Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Antidepresivo

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
20081223 mgb Antidepresivo .jpg

Los antidepresivos son medicinas que tratan la depresión. El médico puede recetárselos. Pueden mejorar el estado de ánimo, el sueño, el apetito y la concentración. Pueden ser necesarias varias semanas para sentir sus efectos. Existen muchos tipos de antidepresivos. Con su médico, quizá tengan que provar varios de éstos hasta encontrar el que surta un mejor efecto.

Algunas veces, las medicinas causan efectos secundarios indeseables. Por ejemplo, cuando empiece a tomar los antidepresivos puede que se sienta cansado, tenga dificultad para dormirse o se sienta mal del estómago. Estos efectos suelen desaparecer en poco tiempo. Infórmele al médico si tiene cualquier efecto secundario. También debe informarle al médico si toma otras medicinas, vitaminas o suplementos herbolarios.

Es importante que continúe tomando las medicinas, aunque si se sienta mejor. No deje de tomarlas sin hablar con el médico. Generalmente, los antidepresivos deben interrumpirse gradualmente.

Tipos de antidepresivo

  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS): Alaproclate, citalopram , etoperidona, escitalopram, fluoxetina, fluvoxamina, paroxetina, sertralina, zimelidina.
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de dopamina (ISRD): Amineptina, fenmetrazina, modafinilo, vanoxerina.
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de noradrenalina (o norepinefrina) (ISRN): Atomoxetina, maprotilina, reboxetina, viloxazina.
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y noradralina (o norepinefrina) (IRSN): Duloxetina, milnacipran, venlafaxina.
  • Inhibidores selectivos de la recaptación de dopamina y noradrenalina (o norepinefrina) (IRDN): Bupropion, reboxetina.
  • Antidepresivos tricíclicos (ATC): Amitriptilina, amoxapina, butriptilina, clomipramina, desipramina, dibenzepina, dosulepina, doxepina, imipramina, iprindole, lofepramina, melitracen, nortriptilina, opipramol, protriptilina, trimipramina.
  • Inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO): Brofaromina, harmalina, iproclozida, iproniazida, isocarboxazida, moclobemida, nialamide, fenelzina, selegilina, toloxatona, tranilcipromina.
  • Antidepresivos tetracíclicos: Maprotilina, mianserina, nefazodona, trazodona.
  • Noradrenérgicos y antidepresivos serotoninérgicos específicos (NaASE): Mirtazapina.
  • Potenciadores selectivos de la recaptación de serotonina (PSRS): Tianeptina.
  • Opioides.

Mecanismo

Se cree que los efectos terapéuticos de los antidepresivos modernos están relacionados con una actividad sobre los neurotransmisores. En particular, por la inhibición de las proteínas transportadoras de monoamina de la serotonina, dopamina o noradrenalina (norepinefrina), o dos de ellas al mismo tiempo.

Inhibiendo de forma selectiva la recaptación de dichos neurotransmisores por esos antidepresivos, se incrementa el nivel de éstos en las sinapsis, es decir los puntos de conexión entre las neuronas, o células nerviosas.

Por el contrario, los primeros antidepresivos, los inhibidores de la monoaminooxidasa, bloquean la oxidación de los neurotransmisores por la enzima monoaminooxidasa, que los descompone.

Desarrollados también antes de los antidepresivos modernos, los antidepresivos tricíclicos previenen al igual que éstos la recaptación de neurotransmisores, pero de forma no selectiva, por lo que actúan entre otros sobre la serotonina, la noradrenalina y la dopamina a la vez.

Aunque estos medicamentos son claramente efectivos para tratar la depresión, la teoría actual aún deja algunas cuestiones sin respuesta. Por ejemplo, los niveles terapéuticos de concentración sanguínea se alcanzan en sólo unos pocos días y comienzan a afectar la actividad de los neurotransmisores en poco tiempo.

Sin embargo, generalmente los cambios en el estado de ánimo tardan en aparecer cuatro semanas o más. Una explicación sostiene que la "desregulación" de los receptores para los neurotransmisores es aparentemente una consecuencia del exceso de señales entre las neuronas, y que por lo tanto el efecto tarda algunas semanas en notarse.

Otra teoría, basada en investigaciones recientemente publicadas por los Institutos Nacionales de Salud de los Estados Unidos sugieren que los antidepresivos podrían derivar sus efectos de la promoción de la neurogénesis en el hipocampo.

Investigaciones recientes apuntan a que los antidepresivos actuarían sobre algunos factores de transcripción llamados "genes reloj", los cuales también estarían involucrados en patologías situaciones de abuso de drogas y posiblemente en la obesidad.

Efectos secundarios

A menudo los antidepresivos pueden causar efectos secundarios o colaterales. La incapacidad para tolerar esos efectos es la causa más común de la suspensión de un antidepresiva, aunque resulte eficaz.


Generales

Aunque los fármacos más recientes tienen una menor cantidad de efectos colaterales, a veces los pacientes informan de efectos colaterales severos asociados con su suspensión, particularmente con la paroxetina y la venlafaxina.

Adicionalmente, un cierto porcentaje de pacientes no responden a los medicamentos antidepresivos. Otra ventaja de algunos antidepresivos más nuevos es que pueden mostrar su efecto en pocos días (tan pocos como 5 días), en tanto que la mayoría tarda cuatro o cinco semanas en mostrar un cambio en el ánimo.

Sin embargo, algunos estudios muestran que esos nuevos medicamentos también tendrían mayor probabilidad de producir disfunción sexual moderada a severa. Por otra parte, hay medicamentos en pruebas que parecen tener un perfil mejorado en relación a la disfunción sexual y otros efectos secundarios importantes.

Los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) pueden producir una reacción hipertensiva peligrosa, incluso potencialmente letal, si se toman con alimentos que contengan altos niveles de tiramina, tales como los quesos maduros, carnes curadas o extractos de levadura.

De igual forma, entrañan riesgos serios la toma de determinados medicamentos de prescripción médica y también de fármacos de venta libre. Cualquier paciente actualmente sometido a tratamiento con medicamentos inhibidores de la MAO debería ser controlado estrictamente por su psiquiatra, al cual siempre debería consultar antes de tomar otro medicamento. Estos pacientes deberán informar otros médicos, incluso dentistas, que toman estos antidepresivos, a fin de que no administren fármacos ni anestesia sin el debido conocimiento.

Aunque parece una paradoja, los estudios indican que la ideación suicida es un componente relativamente común en las fases iniciales de la terapia antidepresiva, y puede ser aún más prevalente en los pacientes más jóvenes tales como los preadolescentes y los adolescentes. Por ello es importante que otros miembros de la familia y aquellas personas relacionadas afectivamente, vigilen el comportamiento de los pacientes jóvenes, en especial durante las primeras ocho semanas de la terapia.


Sexuales

La disfunción sexual es un efecto secundario común, especialmente con los SSRIs. En muchos casos, el Bupropion, un inhibidor de recaptación dual (NE y DA), produce un incremento moderado de la libido, debido al aumento de la actividad dopaminérgica.

Este efecto también se observa con los inhibidores de la recaptación de la dopamina, los estimulantes del Sistema Nervioso Central y los agonistas de la dopamina. Se debe al aumento de la producción de testosterona (causada por la inhibición de la prolactina) y un aumento de la síntesis del óxido nítrico.

Se ha demostrado que la apomorfina, la nefazodona y la nitroglicerina revierten alguna disfunción sexual a través del aumento de la actividad de óxido nítrico. Se ha comunicado que los IMAO tienen la menor cantidad de efectos negativos sobre la función sexual y la libido, particularmente la moclobemida. Se ha informado que el betanechol revierte la disfunción sexual inducida por IMAO mediante sus propiedades de agonista colinérgico, es decir estimulando la función de la acetilcolina.


Sueño

Prácticamente todos los antidepresivos principales suprimen la fase REM del sueño. De hecho, se ha propuesto que la eficacia clínica de estos medicamentos deriva en gran parte de sus efectos supresores sobre el sueño REM.

Los IMAO suprimen de forma completa el sueño REM, en tanto que los ATC y los ISRS han evidenciado que producen reducciones puntuales y sostenidas del sueño REM. Por otra parte, un efecto secundario que se da con frecuencia en la mayoría de los antidepresivos es el aumento de los sueños vívidos, incluso las pesadillas.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.