Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Bypass Gástrico

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar

El bypass gástrico, un tipo de cirugía bariátrica (cirugía para adelgazar), es un procedimiento quirúrgico que altera el proceso de digestión. La cirugía bariátrica es la única opción que actualmente trata la obesidad excesiva con eficacia en las personas en las que han fracasado medidas más conservadoras como la dieta, el ejercicio y los medicamentos. El bypass gástrico es la operación más antigua. Se realiza desde al año 1966, y ha pasado la prueba del tiempo al ser la única operación que lleva realizándose más de 34 años. Se la considera la operación Standard con la que deben comparase todas las demás. Durante los últimos años se han mejorado muchos detalles que la hacen más segura y efectiva. Hay varios tipos de procedimientos de bypass gástrico, pero todos implican un mayor o menor grado de derivación de parte del intestino delgado. Por esta razón, este tipo de procedimientos se conocen como procedimientos malabsortivos, porque implican que los alimentos pasen de largo de una porción del intestino delgado que absorbe nutrientes.

Contenido

Procedimiento

20071016 mgb Bypass .jpg

Se puede hacer "proximal" o "distal" dependiendo del segmento intestinal excluido y que significa que en un obeso supermórbido se añade un componente de mala-absorción importante para conseguir mayores pérdidas de peso. La intervención quirúrgica consiste en dejar un estómago con una capacidad de aproximadamente 15 a 20 cc de capacidad, denominado bolsa gástrica, que se conecta directamente al intestino delgado de forma que los alimentos pasan directamente a él, lo que consigue que el paciente se sacie con una cantidad de comida menor y que disminuya la absorción calórica de los alimentos ingeridos. La parte de estómago excluida y no utilizada queda intacta, porque tienen una provisión normal de sangre. De esta manera se elimina completamente el tránsito de los alimentos a través del estómago, duodeno y yeyuno proximal (bypass gástrico). Esta asa alimentaria de 150 cm. de largo, conduce los alimentos hasta unirse a la llamada asa biliopancreática. Desde ahí en adelante los alimentos se mezclan con las sales biliares y jugo pancreático donde se realiza su digestión y absorción.

Tipos de cirugías

Este procedimiento puede realizarse por via abierta o laparoscópica. Los pacientes operados con técnica laparoscópica requieren una hospitalización de aproximadamente 3 a 4 días y un reposo que no supera las dos semanas. Es decir, en 15 días es posible reiniciar la actividad laboral normal e incluso actividad física controlada. Las ventajas de la vía Laparoscopica, son menor dolor, el postoperatorio mejor tolerado, y especialmente no hay cicatriz de una incisión en el abdomen sobre el ombligo.

Candidatos para bypass gástrico

Esta cirugía está indicada para pacientes con un IMC mayor a 40, o para quienes tienen un IMC de 35 con enfermedades asociadas como hipertensión arterial, diabetes mellitus y asfixia del sueño, entre otras. Tener entre 18 a 65 años de edad. Sin dependencia al alcohol ni drogas. No ser fumador actualmente.

Antes del procedimiento

  • Su médico le explicará el procedimiento y le ofrecerá la oportunidad de formular las preguntas que tenga al respecto.
  • Se le pedirá que firme un formulario de consentimiento que le da permiso a su médico para realizar el procedimiento. Lea el formulario cuidadosamente y pregunte si hay algo que no le resulta claro.
  • Además de señalar los antecedentes médicos completos, su médico puede necesitar realizar un examen físico completo para asegurarse de que usted se encuentra en buen estado de salud antes de practicar la cirugía. Es posible que le realicen análisis de sangre y otras pruebas.
  • Se le pedirá que ayune durante ocho horas antes del procedimiento, generalmente, después de la medianoche.
  • Si está embarazada o sospecha estarlo, debe notificar a su médico.
  • Avise a su médico si es sensible o alérgico a algún fármaco, látex, yodo, cinta o agentes anestésicos (locales o generales).
  • Informe a su médico sobre todos los medicamentos (con receta y de venta libre) y suplementos de hierbas que esté tomando.
  • Avise a su médico si tiene antecedentes de trastornos hemorrágicos o si está tomando medicamentos anticoagulantes (diluyente sanguíneo), aspirina u otros medicamentos que afecten la coagulación de la sangre. Quizás sea necesario dejar de tomar estos medicamentos antes de practicar el procedimiento.
  • Es posible que se le pida que comience a hacer ejercicio y que altere su dieta varias semanas antes de la cirugía.
  • Si es una mujer en edad fértil, probablemente reciba asesoramiento sobre anticonceptivos para no quedar embarazada durante el año siguiente a la cirugía, debido al riesgo que supone para el feto la pérdida rápida de peso.
  • Es posible que reciba un sedante antes del procedimiento para ayudarle a relajarse.
  • Es posible que le afeiten la zona donde se realizará la cirugía.
  • En función de su estado clínico, su médico puede solicitar otra preparación específica.

Postoperatorio

Al principio recibirá líquidos por vía intravenosa. Después de uno o dos días se le darán líquidos, como caldo o un jugos, para que beba. A medida que comience a tolerar los líquidos, se le darán líquidos más espesos, como pudín, leche o sopa en crema, seguido de alimentos que no tenga que masticar, como cereal caliente o purés. Su médico le indicará por cuánto tiempo tendrá que comer purés después de la cirugía. Es probable que al mes de su cirugía pueda comer alimentos sólidos.

Después del procedimiento

  • Comer tres veces al día sin omitir ni una vez. Cada comida deberá durar entre 30 y 45 minutos
  • El régimen es muy amplio, pero en cada comida deberá ingerir proteínas, de preferencia animal, como el pollo, pescado, pavo, y carne magra, leche y sus derivados. También las legumbres aportan buenas proteínas. También deberá comer frutas y vegetales, y deberá ingerir vitaminas. Esto por el resto de su vida.
  • Usted no debe beber líquidos durante su comida y tampoco durante 30 minutos después de la comida
  • Deberá beber bebidas con cero calorías, no jugos de fruta ni alcohol
  • Deberá comer lentamente y masticar muy bien los alimentos
  • Los almidones se limitan a dos veces por semana
  • Las grasas y el azúcar deben ser evitadas, es importante modificar estos hábitos.
  • Deberá prepararse para sus comidas de modo de estar tranquilo y con tiempo, para hacer su ingesta lentamente y concentrado, para no olvidar el comer pausadamente, bocados pequeños, y masticar muy bien los
  • Deberá participar en un programa de ejercicio, que irá aumentando gradualmente, dependiendo de las características físicas del paciente. Al comienzo es suficiente con caminar, y progresivamente aumentar la intensidad de los ejercicios. A las 6 semanas puede hacer aeróbicos, y a las ocho semanas abdominales.El ejercicio es fundamental para proteger la masa muscular, pues la dieta sola consume antes la fibra muscular que la grasa y nuestro interés es consumir sólo la grasa
  • Para el éxito de esta cirugía en cuanto a baja de peso y de mejorar su condición física, y calidad de vida en el curso de los años, usted deberá mantenerse en contacto con su equipo médico, y consultar cualquier duda.

Resultados

Su efectividad, con pérdida del 60 a 70 % del exceso de peso en un año, junto a una mejoría importante de las enfermedades asociadas, especialmente diabetes mellitus tipo 2, la han convertido en una de las intervenciones más realizadas. Investigaciones recientes realizadas en diferentes centros del mundo, demuestran que cerca de un 90% de los pacientes diabéticos obesos que se someten a Bypass Gástrico se curan completamente de esta enfermedad al volver a tener niveles de glicemia plasmáticos normales sin necesidad de medicamentos orales o inyecciones de insulina.

Complicaciones

Las complicaciones de este procedimiento es similar a cualquier otra cirugía abdominal e incluyen: sangramiento, infección y obstrucción. También dependerá de las comorbilidades asociadas y de la experiencia del cirujano. Sin embargo esta cirugía no es menos segura que otras técnicas, y sus riesgos en general son menores que el dejar la obesidad mórbida sin tratar. El componente de malabsorción (Disminución de la absorción de los alimentos) de esta cirugía hacen indispensable la suplementación de vitaminas y minerales de por vida, además de un adecuada pauta de alimentación y control periódico con el fin de evitar deficiencias nutricionales. La estenosis estomacal se produce cuando hay una estenosis (estrechamiento) de la abertura entre el estómago y el intestino después de un procedimiento. Cuando esto sucede, es posible que se produzcan vómitos después de comer y a veces después de beber. La estenosis estomacal se puede tratar fácilmente pero se debe hacer inmediatamente. Además, con estos procedimientos, aumentan las probabilidades de que se produzca el “síndrome de dumping” (o de evacuación gástrica rápida) debido a que los alimentos del estómago se desplazan a los intestinos rápidamente. Los síntomas pueden incluir náuseas, sudor, desmayo, debilidad y diarrea. Existe el riesgo de que el paciente necesite otra cirugía debido a complicaciones, que incluyen los cálculos biliares. Una de las complicaciones más serias del bypass gástrico es un derrame estomacal que provoque peritonitis.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.