Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Circuncisión

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
Pene sin circuncidar (izquierda) y pene circuncidado a la derecha

La circuncisión es el proceso por medio del cual se corta el prepucio (la piel que recubre el pene), dejando el glande al descubierto, sin protección. En algunos países esta costumbre estuvo muy consolidada hasta la década de 1980 por diversas razones, sobre todo religiosas y sanitarias. Se realiza mediante cirugía irreversible en adultos, para curar la fimosis (la imposibilidad total de deslizar el prepucio para descubrir el glande durante la erección, lo cual genera una erección dolorosa) o la parafimosis (la imposibilidad parcial).

En 2006 30 % de hombres del mundo son circuncidados (Organización Mundial de la Salud )

Contenido

Origen de la Circuncisión

La circuncisión se menciona en el siglo V antes de Cristo por Herodoto, que la nombra en el segundo libro de sus Historias y le atribuye su origen a los egipcios. Este origen parece confirmado por los numerosos vestigios arqueológicos, el más antiguo es un grabado de la tumba de Ankhamahor (entre 2300 y 2200 antes de Cristo) que representa una circuncisión practicada con una piedra de sílex en un hombre de pie.

Esta práctica se encuentra extendida en el judaísmo, cuya realización es una práctica obligatoria desde hace mas de 5.700 años, cuando el patriarca Abraham fue circuncidado por una orden divina.

Circuncisión Neonatal

A diferencia de la circuncisión practicada por motivos religiosos, la circuncisión neonatal (en recién nacidos) es practicada por motivos de higiene y prevención de enfermedades infecciosas en los neonatos o recién nacidos.

Fue a finales del siglo XIX cuando se originó la circuncisión neonatal por motivos no religiosos en Inglaterra, como medida preventiva contra la masturbación, por lo que esta práctica se extendió a casi todos los países angloparlantes. Hoy en día, en muchos países de habla inglesa la tasa de circuncisión en los bebés ha disminuido relativamente; sin embargo, en Estados Unidos la mayoría de los hombres son circuncidados a los pocos días del nacimiento, si bien el porcentaje varía dependiendo de la región. Cabe mencionar que en otros países no angloparlantes también se extendió la práctica de la circuncisión neonatal (aunque de manera mucho menos generalizada que en los Estados Unidos), como son México, varios países de Centroamérica, Filipinas y Corea del Sur, entre otros.

En algunos estudios epidemiológicos observacionales, se ha señalado una aparente tendencia de los niños circuncidados a presentar menos infecciones urinarias que los incircuncisos, y de los adultos a infectarse por el VIH y a padecer menor cáncer de pene. Tales estudios, sin embargo, están actualmente en entredicho. Porque lo cierto es que en Europa, donde la mayoría de los hombres no están circuncidados, hay una menor tasa de cáncer de pene, infecciones urinarias, e infecciones por VIH que en los EEUU, donde la mayoría de los hombres sí lo están. En los países donde se practica la circuncisión neonatal, además de las razones anteriores por las cuales los médicos recomiendan la circuncisión, se añade la de la higiene, ya que el pene circuncidado no produce una sustancia llamada esmegma, que protege y lubrica el espacio prepucial, aunque al acumularse produce mal olor. Sin embargo varios especialistas, como Dimitri Christakis profesor de la Universidad de Washington, sugieren que estas ventajas no son necesarias, ya que la naturaleza no hubiera creado una parte del cuerpo que no se necesitara; además de que con la adecuada limpieza los problemas de infección se pueden evitar. En los países donde se practica la circuncisión neonatal, ésta es realizada sólo por especialistas, como lo urólogos. En la mitad de las ocasiones se practica sin anestesia. Aun así, se han dado casos de riesgos en esta práctica, principalmente de hemorragias que en general son finalmente controladas. Si la operación no es realizada por especialistas y a una edad superior al año, pueden existir riesgos mayores.

Debido a estos riesgos, sobre todo cuando no se realiza por especialistas médicos, la circuncisión a la población general no se recomienda como una práctica médica preventiva.

El glande del pene constantemente descubierto se ve expuesto a todo tipo de influencias, tales como el roce con la ropa de vestir que, con el tiempo, lo hacen menos sensible a la estimulación sexual; esto puede llevar a que las relaciones sexuales se alarguen más de lo normal antes de la eyaculación.

También, al faltarle la piel que normalmente lo cubre (el prepucio), el glande está más expuesto a las heridas.

El prepucio no es un trozo de piel inútil. Este repliegue de piel y mucosa considerablemente dotado con terminaciones nerviosas es un órgano funcional: protege las zonas erógenas del pene fláccido (glande, frenillo, cara interna del prepucio) preservándolas de estímulos molestos durante la vida cotidiana y de la queratinización, la cual alteraría su sensibilidad, y tiene un papel importante en los estímulos sensoriales durante la actividad sexual (coito, masturbación, etc.): proporciona la reserva de piel móvil que permite una erección completa, y por sus propiedades biomecánicas, facilita el movimiento de vaivén, además de ser uno de los principales receptores nerviosos del estímulo sensorial.

Algunos grupos consideran, por ello, que la circuncisión neonatal es una mutilación de tejidos sanos y funcionales, y por lo tanto constituye una violación a la integridad física de un ser humano, que por su edad no puede decidir por cuenta propia.

Circuncisión del Frenillo

La circuncisión del frenillo se practica cuando el frenillo es demasiado corto o tenso. En estas ocasiones el afectado puede notar molestias o incluso dolor cuando se encuentra en erección o durante el acto sexual. Es recomendable circuncidarlo en estos casos, pues es muy común que el frenillo llegue a romperse y a sangrar profusamente.

La operación es más simple que la fimosis y a las 2 semanas normalmente el afectado está completamente recuperado

Circuncisión por Razones Médicas

La circuncisión por razones médicas (no neonatal) se practica principalmente cuando el prepucio es demasiado estrecho y no permite que el glande se deslice durante la erección (fimosis), provocando dolor. A aquellos que padecen este problema los médicos suelen recomendar la circuncisión, a pesar de los posibles inconvenientes. En algunos países donde la circuncisión neonatal no es común, esta práctica puede ser un tema tabú, y la gente que padece de este problema puede estar reticente a circuncidarse. Entre las principales indicaciones médicas de la circuncisión se encuentran:

  • La fimosis.
  • La balanopostitis crónica.
  • Algunas infecciones.

No obstante, existen otras formas igualmente efectivas de tratar la fimosis, que evitan la circuncisión y conservan el prepucio. Consisten en ensanchar la abertura del prepucio para permitir su retracción detrás del glande, mediante cirugía (plastia del prepucio), simples manipulaciones (expansión progresiva de los tejidos del orificio prepucial sometidos a un estiramiento suave y duradero), o aplicación de ungüentos esteroides en el área afectada, lo que usualmente resulta menos costoso que una cirugía de circuncisión. También debe saberse que un prepucio no retractable es una condición normal antes de la madurez sexual, por lo que tratar la supuesta fimosis de un niño es generalmente innecesario.

Estudios epidemiológicos señalan que sólo un 10% de los varones necesitan operarse del prepucio por alguna de las razones médicas aquí expuestas, lo que indica que la circuncisión neonatal preventiva extendida a todos los varones resulta una medida excesiva.

Expertos en el estudio del SIDA han afirmado que la circuncisión reduce considerablemente el riesgo del contagio del SIDA por ello recomiendan la circuncisión universal para todos los hombre con nivel de higiene y sanidad óptimos.




40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

{{Avisomédico]]