Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Dolor de diente

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
20090522 mgb Dolor de muela .jpg

Un dolor de muelas es el dolor en o alrededor de un diente.

Un dolor de diente o dolor de muela suele ser el resultado de caries dentales o algunas veces de una infección. La caries dentales a menudo son causadas por una higiene dental deficiente, aunque la tendencia a padecerlas es en parte hereditaria.

Algunas veces, el dolor que se siente en el diente en realidad se debe a un dolor en otras partes del cuerpo. Esto se denomina dolor referido o irradiado. Por ejemplo, un dolor de oído algunas veces puede causar dolor de muela.


Contenido

Etiología


Clasificación

Dolor dentinario

Es un tipo de dolor intenso y que dura unos pocos segundos, y se produce ante estímulos extrernos Estos estímulos pueden ser bebidas frías o calientes, ácidos o dulces etc.) Los estímulos naturales, como los cambios extremos de temperatura, pueden ser notables en dientes muy sensibles, pero no tiene porqué indicar una alteración dentinaria.

Es un dolor que no está muy bien localizado; el paciente no sabe decir qué diente le duele, e indica un área y no un diente como el afectado por el dolor. Casi siempre, la causa de este dolor es la caries. Una restauración en mal estado, la pérdida de un empaste, abrasiones del esmalte etc. son situaciones que pueden hacer que el diente esté más sensible al dolor.


Dolor pulpar

La respuesta de la pulpa a un estímulo externo depende de la intensidad del estímulo que se aplica, y del estado de ésta. La pulpa sufre modificaciones con la edad y con otras situaciones no fisiológicas etc. y es difícil valorar en cada momento el estado, por lo que el diagnóstico del tipo de proceso patológico que sufre la pulpa no es sencillo.

El dolor puede variar desde ligero a insoportable, puede aparecer de manera espontánea sin que haya estímulos externos, o ante estímulos térmicos o químicos. Puede ser intermitente, con periodos sin dolor, o continuo. Vemos por tanto, que es un tipo de dolor con un amplio margen de variabilidad.

Ante un dolor en el área bucal, el odontólogo por lo general pensará que se trata de un dolor dental, y posiblemente será el primer tipo de dolor que tenderá a descartar.El dolor pulpar que podemos encontrar puede ser agudo o crónico.

El dolor pulpar agudo puede aparecer de manera espontánea, como un pinchazo breve e intenso que altera al individuo momentáneamente, o ante diversos estímulos, dándose el caso de aumentar ante el frío y el calor, o aumentando con el calor y disminuyendo por el frío. Puede ser continuo o intermitente, momentáneo o mantenido. Aumenta generalmente al acostarse porque aumenta la presión sanguínea del cráneo. Cesa cuando el diente recibe el tratamiento adecuado o al pasar un tiempo, ya que tras esta inflamación aguda de la pulpa, ésta muere produciéndose su necrosis.

Al igual que en el dolor dentinario, es difícil localizar el diente que sufre el dolor, sobre todo cuando el dolor es leve.

El dolor pulpar crónico suele ser la consecuencia por la continuidad en el tiempo de una alteración aguda. El dolor puede variar de intenso, como en una lesión aguda, a ser simplemente un malestar que no cesa

El dolor mixto se produciría en dos ocasiones; o bien cuando se ha afectado el periodonto porque la inflamación aguda de la pulpa con afectación del periápice (la parte final de la raíz del diente) es rápida, o cuando la pulpa se afecta de manera secundaria (de manera ascendente) desde un proceso patológico que ocurre inicialmente en el periodonto.

Lo primero que busca el odontólogo cuando el paciente refiere un dolor bucal, es una lesión o una posible causa que afecte al diente. La causa más frecuente que produce dolor dental es la caries. El odontólogo buscará lesiones cariosas.

Para saber si ha afectado al periodonto, el paciente referirá dolor al masticar o ante la presión, por lo que el diagnóstico será más fácil.

Cuando el paciente muestre una gran sensibilidad a los estímulos térmico y eléctricos (los provocados por el odontólogo), se tratará generalmente de una pulpitis aguda. Si los estímulos son ligeros aumentando la respuesta dolorosa en el tiempo, se tratará de un proceso crónico.

Anestesiando el diente observaremos si cesa el dolor que se trataba de un dolor dental, buscaremos la causa y realizaremos el tratamiento oportuno. A medida que la caries, que suele ser la causa más frecuente de dolor dental, progresa, habrá que realizar tratamientos más drásticos para el diente (como puede ser una endodoncia -matar el nervio), por lo que es importante localizar el dolor y tratarlo lo antes posible.


Síntomas

  • Dolor y molestia que pueden impedir masticar.
  • Inflamación, enrojecimiento y/o sangrado de encías.
  • Secreción de líquidos con mal olor.
  • Abscesos (acumulación de pus) en la raíz de la pieza dental.
  • Las mejillas pueden verse abultadas.
  • En ocasiones dolor de cabeza y fiebre.
  • Cuando se trata de erupción dental pediátrica e infantil se presenta dolor, inflamación y secreción de saliva.


Diagnóstico

El especialista (odontólogo o dentista) deberá incluir en su diagnóstico un interrogatorio al paciente para conocer sus síntomas, y valorará el aspecto del diente, muela o encías para determinar la causa.

Si no hay evidencia de una lesión externa deberá recurrirse a radiografías, con las cuales se puede identificar posible daño en la raíz de la pieza.

Si los rayos X no muestran evidencia de deterioro, puede pensarse que la dolencia es a consecuencia de sinusitis, ansiedad y tensión nerviosa.


Prevención

  • Buena higiene bucodental, ya que evita la aparición de caries y mantiene las encías sanas. Para que los resultados sean óptimos debe aplicarse la técnica correcta de cepillado, usar enjuagues bucales, soluciones antisépticas e hilo dental.
  • Cambiar el cepillo dental cada dos meses.
  • Se recomienda seguir dieta equilibrada, rica en alimentos que contengan vitamina C (presente en naranja, tangerina, mandarina, limón, guayaba, kiwi, fresa y tomate verde), calcio (leche y derivados, sardinas y salmón enlatados, hortalizas de hoja verde, berros, semillas de ajonjolí, perejil, nueces, brócoli y frijoles) y baja en azúcares para que dientes y encías se mantengan fuertes y no sean propensos a sufrir lesiones. La vitamina C y el calcio también pueden obtenerse al tomar suplementos vitamínicos, complementos alimenticios o productos fortificados.
  • La aplicación de flúor protege a los dientes al proporcionarles mayor resistencia al ataque de las bacterias que causan caries dental.
  • Debe evitarse en lo posible el consumo alternado de líquidos muy calientes o fríos.
  • Cuando se extrae una pieza dental es recomendable tomar un analgésico antes de que pase el efecto de la anestesia, pues de esta forma se sentirá menos dolor en la herida.
  • Si se sufre sinusitis, es recomendable acudir al otorrinolaringólogo para que proporcione el tratamiento adecuado, ya que esta enfermedad ocasiona trastornos dentales. En caso de que se deba a una reacción alérgica puede recurrirse a antihistamínicos de venta sin receta.
  • Aprender a controlar los estados emocionales que alteren la estabilidad.
  • Acudir al dentista cada seis meses.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngEste no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.