Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Escorbuto

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
20090227 mgb Escorbuto .jpg

El escorbuto es una avitaminosis producida por el déficit de vitamina C. Era común en los marinos que subsistían con dietas en las que no figuraban fruta fresca ni hortalizas, fue reconocida hace más de dos siglos por los médicos navales británicos, que la prevenían o curaban añadiendo jugo de lima a la dieta.

En niños, el escorbuto es a veces llamado enfermedad de Barlow, nombre debido al médico británico Thomas Barlow que fue quien la describió. Otros epónimos son enfermedad de Moeller y enfermedad de Cheadle. Los síntomas son algo diferentes en niños: rigidez meníngea, agresividad, anorexia, supuraciones, gastroenteritis, hemorragias múltiples y muerte súbita.

Contenido

Historia

El escorbuto fue común en épocas pasadas entre marineros y piratas, que pasaban mucho tiempo en barcos donde las frutas y verduras perecederas no podían ser almacenadas durante mucho tiempo. Fue descrito por Hipócrates (460 a.C.- 380 a.C).

Las curas de hierbas para el escorbuto eran conocidas en muchas culturas durante la prehistoria. Por ejemplo, en 1536, el explorador francés Jacques Cartier, explorando el río St. Lawrence, usó el conocimiento de los nativos para salvar a sus hombres que morían de escorbuto.

Hirvió las hojas del árbol conocido como cedro blanco del este para hacer un té que más tarde se demostró contenía 50 mg de vitamina C por cada 100 gramos. Sin embargo, tales tratamientos no estaban disponibles a bordo del barco, donde la enfermedad era más común.

Fue un cirujano escocés de la Marina Británica, James Lind, el que demostró por primera vez que el escorbuto podía tratarse con cítricos, en experimentos que describió en su libro de 1753 titulado "Un tratado del escorbuto".

Fisiopatología

La síntesis normal del colágeno depende de la hidroxilación correcta de la lisina y la prolina (para obtener hidroxiprolina e hidroxilisina) en el retículo endoplásmico. Dicha hidroxilación la llevan a cabo la lisil y prolil hidroxilasa, enzimas que necesitan el ácido ascórbico (vitamina C) como coenzima. La deficiencia de ácido ascórbico impide la correcta hidroxilación de éstos, por tanto se obtienen cadenas de procolágeno defectuosas y la síntesis no puede finalizarse correctamente.

Síntomas

Las características de la enfermedad consisten en:

  • Pápulas perifoliculares hiperqueratósicas en las que los pelos se fragmentan y caen.
  • Hemorragias perifoliculares.
  • Púrpura que se inicia en la parte posterior de las extremidades inferiores y acaba confluyendo y formando equimosis.
  • Hemorragias en los músculos de los brazos y las piernas con flebotrombosis secundarias.
  • Hemorragias intraarticulares.
  • Hemorragias en astilla en los lechos ungueales.
  • Afectación de las encías, sobre todo en personas con dientes que comprenden hinchazón, friabilidad, hemorragias, infecciones secundarias y aflojamiento de los dientes.
  • Mala cicatrización de las heridas y reapertura de las recientemente cicatrizadas.
  • Hemorragias petequiales en las vísceras.
  • Alteraciones emocionales.

Pueden aparecer síntomas similares a los del síndrome de Sjögren. En estados terminales son frecuentes la ictericia, el edema y la fiebre, y pueden producirse súbitamente convulsiones, shock y muerte.


Diagnóstico

En algunos hospitales se utiliza la determinación de los niveles de ácido ascórbico en las plaquetas para establecer el diagnóstico de escorbuto, pues en esta enfermedad su valor suele ser inferior a la cuarta parte de la cifra normal. Los niveles plasmáticos de la vitamina guardan peor correlación con el estado clínico. En los lactantes, las alteraciones radiológicas óseas pueden ser diagnósticas. La bilirrubina está a menudo elevada. La fragilidad capilar es anormal.

Pronóstico

El escorbuto no tratado es invariablemente mortal. Sin embargo, como todo lo que se requiere para una recuperación plena está en una dieta equilibrada, la muerte por escorbuto es muy rara actualmente.

La eficacia plena de la vitamina C para curar el escorbuto se da solo en presencia de unas sustancias llamadas flavonoles (que se ha calificado de vitamina C2). Ni la vitamina C ni los flavonoles por sí solos pueden curar el escorbuto, sino que es necesaria una combinación de ambos en pequeñas cantidades.

La vitamina C es destruida en el proceso de pasteurización, por lo que los bebés que se alimentan con leche embotellada ordinaria a veces sufren de escorbuto si no se les suministran suplementos de vitamina C adecuados. Prácticamente todas las fórmulas comercialmente disponibles contienen vitamina C añadida por esta razón; sin embargo, el calor y el almacenamiento destruyen la vitamina C. La leche materna humana contiene la suficiente vitamina C si la madre tiene un consumo adecuado por sí misma.

El escorbuto es una de las enfermedades que acompañan a la desnutrición (otras carencias micronutritivas son el beriberi o la pelagra) y debido a ello aún se da en áreas del mundo donde hay hambrunas. Aunque es raro, hay también casos documentados de escorbuto debido a una pobre alimentación en personas que viven en naciones desarrolladas.

Prevención

  • Llevar una dieta balanceada, que incluya el consumo de alimentos ricos en vitamina C o ácido ascórbico, como son los cítricos (naranja, limón, lima, toronja, mandarina), frutas en general (fresa, melón, piña, plátano) y las verduras y hortalizas crudas (tomates, papas, pimientos, col, etc.).
  • El embarazo y la etapa de lactancia incrementan la demanda de vitamina C, por lo que es importante incluir frutas o complementos alimenticios en la dieta, asimismo, cuando una persona se recupera de quemaduras o una intervención quirúrgica.
  • Recuerde que la vitamina C no debe consumirse en exceso.
  • Evitar o moderar el consumo de alcohol.
  • Controlar el nerviosismo y estrés; puede recurrirse a tranquilizantes de origen natural e infusiones de hierbas.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngEste no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.