Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Estudio Micológico

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
20100310 pbv estudiomicologico .jpg

La Micología es la ciencia que trata del estudio de los hongos.

El estudio micológico se refiere a las pruebas de laboratorio realizadas para determinar o detectar la micosis que afecta a un determinado individuo.

Las micosis pueden ser superficiales o profundas, según se localicen en la capa córnea de la piel o sus faneras (pelos y uñas), mucosas y semimucosas o, más profundamente, en la dermis, tejido celular subcutáneo y diversos sistemas de la economía (micosis sistémicas). Las micosis superficiales pueden ser epidémicas, están extendidas a todo el mundo, son benignas y curan más o menos rápidamente con el tratamiento adecuado, en tanto que las micosis profundas son endémicas, graves, frecuentemente mortales en su forma clínica evolutiva y no son contagiosas. La edad, sexo, profesión, vestimenta, condiciones higiénicas y sociales, y el estado de salud, influyen en la incidencia de las diversas micosis.

El diagnóstico micológico de laboratorio puede ser difícil debido al reducido número de microorganismos presentes en algunas lesiones, el lento crecimiento de algunos de éstos, y la dificultad en distinguir la colonización de las superficies mucosas de la infección. Una biopsia tisular con elementos fúngicos, y el cultivo son los mejores métodos para diagnosticar enfermedad sistémica. Los hemocultivos pueden ser repetidamente negativos aún en presencia de infecciones intravasculares. Los tests para detectar anticuerpos y antígenos son actualmente poco sensibles para diagnosticar la mayoría de las infecciones sistémicas, pero la serología es útil en casos de coccidioidomicosis e histoplasmosis, y la detección de antígenos es útil en histoplasmosis y criptococosis .

El riesgo de tratamiento empírico es mayor en las infecciones fúngicas que en las bacterianas, debido a la toxicidad de algunas drogas antifúngicas (especialmente anfotericina B), la frecuente necesidad de administración prolongada por vía parenteral, y los limitados datos disponibles para elegir la mejor dosis o régimen. La demora en tratar la enfermedad sistémica puede llegar a ser fatal. De esto se desprende la importancia de un diagnóstico precoz, y una terapéutica oportuna.

Las infecciones fúngicas han asumido un rol cada vez más importante en la clínica infectológica actual, debido al incrementado uso de antimicrobianos de amplio espectro, y al número cada vez mayor de pacientes inmunodeprimidos.

Las claves en el diagnóstico radican en una correcta anamnesis, incluyendo un buen examen físico y una acertada sospecha epidemiológica en casos de micosis endémicas, siendo el examen por métodos complementarios fundamental para arribar al diagnóstico, incluyendo una oportuna decisión de realizar el estudio, una correcta toma de la muestra, transporte, observación, cultivo e identificación

TÉCNICAS DE DIAGNÓSTICO DE MICOSIS PROFUNDAS

Técnicas Directas

  • Exámenes microscópicos:
    • Materiales no fijados: Examen al estado fresco, con tinta china o contraste de fase, coloración de Gram, Ziehl Neelsen, Kinyoun, o Giemsa.
    • Materiales fijados en formol: Hematoxilina-eosina, PAS, Grocott, Gram para tejidos, mucicarmín.
  • Cultivos:
    • Medios simples con antibióticos: Sabouraud glucosado, Czapek, agar papa glucosado. A 28ºC. Para fase filamentosa de hongos difásicos.
    • Medios enriquecidos con antibióticos: Agar infusión cerebro y corazón solo o con sangre, agar sangre-cisteína. A 37ºC. Para fase levaduriforme.
    • Sistemas especiales: Células de carcinoma rectal y de Converse.
    • Cultivo de Actinomycetales (microaerófilos y aerobios).
    • Hemocultivos: En medios para bacterias y repique a la semana en Sabouraud glucosado, a 37ºC.


Técnicas Indirectas

  • Intradermorreacciones.
  • Inmunodifusión en gel de agar.
  • Contrainmunoelectroforesis.
  • Prueba de fijación de complemento.
  • Aglutinación de partículas de látex sensibilizadas.
  • Precipitinas en tubo.

Técnicas De Estudio Del Sistema Inmune

  • Intradermorreacciones.
  • Rosetas E a 4º C.
  • Subpoblaciones de linfocitos T CD4 y CD8.
  • Ventana cutánea.
  • Fagocitosis de polimorfonucleares neutrófilos y monocitos.
  • Proteinograma electroforético.
  • Dosaje de inmunoglobulinas por inmunodifusión radial.

Técnicas De Diagnóstico De Micosis Superficiales

Métodos directos

  • Exámenes directos: Al estado fresco, preparaciones con hidróxido de potasio (KOH)
  • Cultivos: Medios simples con antibióticos (Sabouraud – Lactrimel), caldo glicerinado con furoxona, medios adicionados con vitaminas, medio de Sabouraud con aceite de oliva, agar glicerinado.
  • Coloraciones: Azul de metileno, Giemsa, Kinyoun o Gram (previo KOH)


Métodos indirectos

  • Pruebas serológicas: de escaso valor.
  • Intradermorreacciones con tricofitina.


Anatomía Patológica

Para la demostración de hongos en los cortes histológicos se pueden usar dos técnicas de coloración: la reacción del ácido periódico de Schiff (PAS), que tiñe a los hongos de rojo intenso, y el método de metenamina de plata (Grocott), que los tiñe de negro. La reacción positiva con el PAS se debe a la presencia de celulosa y quitina en las paredes celulares, dos sustancias ricas en mucopolisacáridos.

Recolección, envío y utilidad de los distintos materiales clínicos.

Los tests de laboratorio son esenciales para establecer el diagnóstico de una infección fúngica. Los métodos usados implican: la detección del patógeno por examen directo, su aislamiento e identificación en cultivo y la detección de una respuesta inmunológica al microorganismo.

Es importante proveer al laboratorio con especímenes adecuados para investigación, junto con suficiente información clínica sobre la enfermedad subyacente, viajes recientes o previa residencia, contacto con animales, y la ocupación del paciente si se considera relevante. Con la excepción de las muestras de piel, uñas y pelos, todas deben ser recolectadas en recipientes estériles .


I. Materiales de micosis superficiales

  • Lesiones de piel lampiña: Indicar al enfermo que no se coloque polvos o cremas sobre la lesión los días previos, y suspender los antimicóticos por vía general. Limpiar la piel con agua y jabón, luego raspar los bordes de la lesión con bisturí o cureta, recoger las escamas desprendidas sobre un portaobjetos limpio y flameado, colocar otro encima, envolver y rotular para estudio.
  • Lesiones de uñas: Para los casos de paquioniquia y onicólisis se debe raspar con un bisturí flameado la tabla interna, luego se colocan las escamas entre dos portaobjetos y se remite. En la perionixis deben rasparse los bordes laterales de las uñas y la zona de la matriz.
  • Tiñas de cuero cabelludo y barba: Lo más útil es la porción intrarradicular de los pelos y éstos se deben sacar con pinza de depilar o extraer las costras que los aglutinan.
  • Lesiones de mucosas y semimucosas: Son en su mayoría producidas por hongos del género Candida. Se obtiene con hisopo estéril, se deben levantar las pseudomembranas y colocarlas en un tubo con agua estéril. Para recolectar el exudado vaginal se utiliza un espéculo.
  • Lesiones de oído externo: Se deben generalmente a hongos del género Aspergillus. Bajo control otoscópico se obtienen las escamas, costras o pseudomembranas con un hisopo humedecido, y se lo coloca en un tubo para remitir al laboratorio .


II. Materiales de micosis profundas

  • Lesiones de piel y mucosas: Las úlceras y pápulo-úlceras pueden ser escarificadas y colocadas en portaobjetos. Se pueden también obtener biopsias de piel y mucosas de la forma habitual. En los nódulos y gomas se punza con jeringa y aguja, y seguidamente se aspira.
  • Estas muestras deben ser remitidas, al igual que la mayoría de las restantes, en tres tubos, para estudio micológico, microbiológico e histopatológico.
  • Lesiones abscedadas: Se obtienen por punción-aspiración y son de alto valor diagnóstico.
  • Adenopatías: Se obtienen quirúrgicamente.
  • Micetomas: Si tienen secreción se estudia el mismo, si no la tienen se obtiene biopsia quirúrgica.
  • Lesiones del aparato respiratorio: Se pueden obtener biopsias de laringe, tráquea y bronquios. También biopsias pulmonares a cielo abierto o por punción transparietal, así como la obtención de secreciones respiratorias (por expectoración espontánea, lavado bronquial y broncoalveolar).
  • Orina: Con previa higiene de la zona genital, tapón vaginal en mujeres y técnica del chorro medio. En pacientes con sonda vesical se realiza punción suprapúbica.
  • Materia fecal: Se debe recoger separada de orina, se descontamina de bacterias, se tamiza y luego se centrifuga. Se siembra en placa de Petri en medio de Sabouraud.
  • Lesiones de córnea: Se raspan los bordes de la misma y se coloca en portaobjetos.
  • Materiales de cámara anterior y posterior: Por punción-aspiración.
  • Pus de saco lagrimal: Por compresión de la lesión y excreción.
  • Médula ósea: Por punción-aspiración, se coloca sobre portaobjetos para observación y se cultiva otra porción del material. También se puede biopsiar.
  • Hemocultivos: Se coloca en medio con anticoagulantes. Se incuba 7 días y se repica a medio sólido. En pacientes inmunocomprometidos se realiza también un frotis y se tiñe con Giemsa.
  • Punción biopsia hepática: Por punción transparietal, de valor diagnóstico relativo.
  • Materiales para estudio serológico: Se extrae sangre venosa, se deja retraer el coágulo y se separa el suero por centrifugación.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.