Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Flúor

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
Algunos fluoruros se añaden a la pasta de dientes para la prevención de caries.

El flúor es el elemento químico de número atómico 9 situado en el grupo de los halógenos (grupo 17) de la tabla periódica de los elementos. Su símbolo es F.

Es un gas a temperatura ambiente, de color amarillo pálido, formado por moléculas diatómicas F2. Es el más electronegativo y reactivo de todos los elementos. En forma pura es altamente peligroso, causando graves quemaduras químicas en contacto con la piel.


Contenido

Historia

El flúor (del latín fluere, que significa "fluir") formando parte del mineral fluorita, CaF2, fue descrito en 1529 por Georgius Agricola por su uso como fundente, empleado para conseguir la fusión de metales o minerales. En 1670 Schwandhard observó que se conseguía grabar el vidrio cuando éste era expuesto a fluorita que había sido tratada con ácido. Karl Scheele y muchos investigadores posteriores, por ejemplo Humphry Davy, Gay-Lussac, Antoine Lavoisier o Louis Thenard, realizaron experimentos con el ácido fluorhídrico (algunos de estos acabaron en tragedia).

No se consiguió aislarlo hasta muchos años después debido a que cuando se separaba de alguno de sus compuestos, inmediatamente reaccionaba con otras sustancias. Finalmente, en 1886, el químico francés Henri Moissan lo consiguió aislar, lo que le valió el Premio Nobel de Química de 1906.

La primera producción comercial de flúor fue para la bomba atómica del Proyecto Manhattan, en la obtención de hexafluoruro de uranio, UF6, empleado para la separación de isótopos de uranio. Este proceso se sigue empleando para aplicaciones de energía nuclear.


Características

El flúor es el elemento más electronegativo y reactivo y forma compuestos con prácticamente todo el resto de elementos, incluyendo los gases nobles xenón y radón. Incluso en ausencia de luz y a bajas temperaturas, el flúor reacciona explosivamente con el hidrógeno. El flúor diatómico, F2, en condiciones normales es un gas corrosivo de color amarillo casi blanco, fuertemente oxidante. Bajo un chorro de flúor en estado gaseoso, el vidrio, metales, agua y otras sustancias, se queman en una llama brillante. Siempre se encuentra en la naturaleza combinado y tiene tal afinidad por otros elementos, especialmente silicio, que no se puede guardar en recipientes de vidrio.

En disolución acuosa, el flúor se presenta normalmente en forma de ion fluoruro, F-. Otras formas son fluorocomplejos como el [FeF4]-, o el H2F+.

Los fluoruros son compuestos en los que el ion fluoruro se combina con algún resto cargado positivamente.

Funciones

  • Proteger a los dientes ante las caries: El flúor tiene acciones cariostáticas, es decir inhibe o detiene el inicio o el desarrollo de la caries dental a través de las siguientes acciones:
    • Inhibe la pérdida de minerales de la superficie dental (desmineralización) y favorece la reconstrucción de los cristales de calcio y fosfato, ambos componentes minerales del diente (remineralización).
    • Aumenta la resistencia a los ácidos: Previene e inhibe la formación de placa bacteriana alterando la adherencia, crecimiento y metabolismo de las bacterias. Inhibe varias enzimas producidas por las bacterias, lo cual les limita la ingesta de glucosa reduciendo la cantidad de ácido producida por las mismas. El flúor también está presente en la saliva y en el fluído crevicular proveniente de las encías.
  • Interviene en la maduración de dientes primarios (dientes de leche)
  • Favorece la formación ósea: Participa en la formación y mantenimiento de los huesos actuando sobre los osteoblastos (células del hueso) aumentando la densidad ósea. El fluoruro de sodio ha sido investigado por sus posibles efectos contra la perdida ósea y la osteoporosis. Altas dosis de fluoruro de sodio (50 mg /día) han demostrado aumentar la masa ósea notablemente pero no disminuir el riesgo de sufrir fracturas ya que el hueso formado es quebradizo más allá de los efectos secundarios producidos por la alta ingesta de fluoruros. Ciertas investigaciones sugieren que dosis bajas dadas por un tiempo prolongado (20-50 mg/día) de fluoruro en combinación con calcio y vitamina D podrían tener beneficios sobre la densidad ósea, aumentándola y reduciendo el riesgo de fracturas vertebrales. Debido a que todos los resultados de estas investigaciones son controversiales, el uso de fluoruro de sodio para el tratamiento de osteoporosis no se sugiere.


Requerimientos diarios de Flúor

Edad Mg/día
0-6 meses 0.01
7-12 meses 0.5
1-3 años 0.7
4-8 años 1
9-13 años 2
14-70 años hombres 4
14-70 años mujeres 3
<70 años hombres 4
<70 años mujeres 3
Embarazo 3
Lactancia 3

Deficiencia

Como consecuencia de una ingesta deficiente de flúor se da un aumento an la incidencia y severidad de las caries dental. La fuente más importante de fluoruro en la dieta es el agua de consumo. La fluoración del agua tiene como fin la reducción en el desarrollo de caries. Las concentraciones óptimas de fluoruro en las aguas de consumo oscilan entre 0.7 a 1.2 mg/litro dependiendo del clima (0.7-1.2 ppm). Con concentraciones menores a 0.7 ppm se recomienda el uso de suplementos fluorados.


Toxicidad aguda

Se da ante la ingesta en grandes cantidades de fluoruro. Normalmente es causada por accidentes. Por ello los productos que tengan fluoruro concentrado deben ser almacenados en lugares fuera del alcance de niños. La dosis mínima que puede desencadenar un cuadro de toxicidad es de 5 mg/Kg. de peso corporal. La dosis letal se calcula entre 5 a 10 gramos de fluoruro de sodio en el adulto de 70 Kg. (32-64 mg/Kg. peso corporal) y de 500 mg en niños pequeños.

Signos y síntomas: náuseas, vómitos, dolor abdominal. Ocasionalmente aumento de salivación (sialorrea), lagrimeo, diarrea, dolor de cabeza, sudoración fría y convulsiones. Si el cuadro progresa puede dar debilidad, espasmos musculares, tetania. El centro respiratorio se deprime, se desarrolla acidosis respiratoria y arritmias cardiacas seguidas de estado de coma y muerte.


Toxicidad crónica

Se refiere a la acumulación de fluoruros en los órganos y tejidos de nuestro organismo debido a la exposición prolongada de fluoruro en el tiempo. Es mucho más frecuente que la anterior. Ante una sobre exposición con fluoruro se produce fluorosis dental seguida de fluorosis esquelética.

Fluorosis dental:

Se da normalmente por la ingesta de agua con alta cantidad de flúor mayor a 2 mg/litro-2 ppm durante el período de desarrollo dentario, previo a la erupción del 1 molar permanente, generalmente antes de los 8 años de edad. Una vez que el esmalte del diente ha madurado deja de ser susceptible. Es decir, el riesgo de fluororis finaliza alrededor de los 8 años. Características (según el avance de la enfermedad):

  • Líneas delgadas blancas en la superficie dental.
  • Confluencia de las áreas afectadas dando un diente blanquecino opaco (tiza)
  • Pigmentaciones marrones difusas.
  • Irregularidades del esmalte (porosidades),
  • Alta fragilidad del diente a la exploración y masticación.


Fluorosis esquelética:

Se da por al ingesta excesiva de fluoruro de al menos 10 a 25 mg/día por 10 años o más lo que trae consecuencias a nivel óseo. Características:

  • Aumento anormal de la densidad ósea (osteosclerosis)
  • Calcificaciones en ligamentos y tendones.
  • Exostosis (formación ósea normal que sobresale de la superficie del hueso)
  • Entumecimiento y dolor en las articulaciones.
  • Inmovilidad.
  • Hipercalcificación de vértebras dando complicaciones neurológicas por compresión de nervios (médula espinal)


Efectos tóxicos sobre otros órganos

  • Riñón: Agrava las alteraciones que ya existen. La insuficiencia renal produce retención de fluoruros. Al existir una ingesta excesiva se produce un aumento de la concentración de fluoruros en los tejidos.


Fuentes nutricionales de Flúor

  • Aguas fluoradas (contienen entre 0.7 - 1.2 miligramos (mg) de fluoruros por litro o 0.7-1.2 ppm-partes por millón)
  • Té (ya preparado, 1 a 6 mg/litro)
  • Pescados de mar (sardinas, salmón, bacalao, mariscos: 0.01 a 0.17 mg/100 gr.)
  • Gelatinas.
  • Pollo.
  • Leche fluorada (0.1 a 0.2 mg/litro)
  • Leche materna (0.007 a 0.01 mg/litro)
  • Sal fluorada.
  • Vegetales verdes: lechuga , espinaca.
  • Papas.
  • Alimentos y bebidas preparados con aguas fluoradas.
  • Productos dentales.
  • Suplementos de flúor.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.