Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Hiperemesis Gravídica

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
20100426 pbv hiperemesisgravidica .jpg

Es la presencia de náuseas y vómitos intensos y persistentes durante el embarazo que pueden conducir a la deshidratación.

Contenido

Causas

Casi todas las mujeres experimentan náuseas o vómitos o "náuseas del embarazo", particularmente durante el primer trimestre del embarazo. Se cree que la causa de las náuseas y el vómito durante el embarazo es una elevación rápida de los niveles séricos de HGC (gonadotropina coriónica humana), secretada por la placenta.

Las náuseas y los vómitos intensos durante el embarazo pueden suceder en caso de estar esperando gemelos (o más) o tener una mola hidatiforme.

Síntomas

  • Náuseas intensas y persistentes durante el embarazo que a menudo conducen a pérdida de peso

Signos y exámenes

La presión arterial puede ser baja y el pulso puede estar alto.

Las siguientes pruebas de laboratorio se llevarán a cabo para verificar si hay signos de deshidratación:

Se llevará a cabo una ecografía del embarazo para ver si usted está esperando gemelos o más, y para verificar si hay una mola hidatiforme.

Pronóstico

Las náuseas y el vómito generalmente alcanzan su punto máximo entre las semanas 2 y 12 de gestación y desparecen hacia la segunda mitad del embarazo. Con adecuada identificación de los síntomas y cuidadoso seguimiento, esta afección rara vez ofrece complicaciones serias para el bebé o la madre.

Complicaciones

Demasiado vómito es dañino debido a que lleva a la deshidratación y al aumento deficiente de peso durante el embarazo. Los problemas psicológicos o sociales pueden estar asociados con este trastorno del embarazo y, si existen, es necesario identificarlos y abordarlos apropiadamente.

Tratamiento

Las comidas pequeñas y frecuentes y el consumo de alimentos secos, como galletas, pueden ayudar a aliviar las náuseas simples. Se debe beber mucho líquido. Aumente los líquidos durante los momentos del día cuando sienta menos náuseas. El agua de soda u otras aguas efervescentes pueden servir.

Se ha demostrado que la vitamina B6 (no más de 100 mg al día) disminuye las náuseas a comienzos del embarazo.

La medicación para prevenir las náuseas está reservada para los casos en que el vómito es persistente y lo bastante severo como para representar un riesgo potencial para la madre y el feto. En casos graves, la mujer puede ser hospitalizada y se le administrarán líquidos por vía intravenosa.

La hidratación intravenosa suele incluir electrolitos y vitamina B1 para reducir el riesgo de la encefalopatía de Wernicke. El peligro de la enfermedad es la acidosis y la deshidratación, los cuales se corrigen con perfusión intravenosa de agua, glucosa y electrólitos. La paciente suele ser hospitalizada y mantenida en reposo en cama y en dieta absoluta durante 24 horas. En muchos casos se indica el uso de antieméticos y ocasionalmente de sedantes. A menudo se requiere un aporte de vitaminas.

Hidratación intravenosa

La hidratación por vía endovenosa a menudo incluye la administración de suplementos de electrolitos debido a que los vómitos persistentes a menudo conducen a una deficiencia de estos. Por el mismo motivo se indica la administración de suplementos de tiamina o vitamina B1. La vitamina A y las del grupo B se agotan en un plazo de dos semanas, por lo que la desnutrición a largo plazo indica la necesidad de evaluación y administración de suplementos. Además, los niveles de minerales deben ser controlados y complementados de ser necesario, de particular preocupación son el sodio y potasio.

Después de la rehidratación, el tratamiento se centra en la gestión de los síntomas para permitir la ingesta normal de alimentos. Una vez corregidos los vómitos y la deshidratación se puede empezar una dieta blanda con comidas pequeñas a intervalos frecuentes, que se va aumentando según la tolerancia de la paciente. Las comidas pequeñas y frecuentes y el consumo de alimentos secos, como galletas, pueden ayudar a aliviar las náuseas simples.

Medicamentos

Mientras que la medicación no se considera totalmente libre de riesgo con su uso durante el embarazo, hay algunos que se utilizan comúnmente para el tratamiento de la hiperemesis y se cree que son seguros.

El tratamiento estándar en la mayoría del mundo es el Benedictin, una combinación de succinato de doxilamina y vitamina B6. Sin embargo, debido a una serie de defectos del nacimiento es un medicamento que no está actualmente en el mercado de los Estados Unidos.

Los antieméticos, especialmente ondansetron (Zofran), son útiles en muchas mujeres. El principal inconveniente del ondansetron ha sido su costo. La metoclopramida a veces se emplea en conjunción con medicamentos antieméticos, pero tiene una mayor incidencia de efectos secundarios. Otros medicamentos menos utilizados para el tratamiento de la hiperemesis gravídica incluyen marinol, antihistamínicos y corticosteroides.

Medicina alternativa

Por lo general, las mujeres descubren que la acupuntura, la homeopatía y los masajes alivian los síntomas de la Hiperemesis Gravídica.

Los tratamientos de la medicina alternativa incluyen la quiropráctica, homeopatía y la psicología energética aunque no se han provado aún por medio de pruebas controladas aleatorias que sean efectivos. Una revisión de 26 estudios que revisaban la utilidad de la acupuntura para el control de náuseas y vómitos encontró que es efectiva, aunque no se distingue entre la nausea y vómitos matutinos del embarazo y la hiperemesis

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.