Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Intolerancia a la lactosa

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
20090202 mgb Lácteos .jpg

La intolerancia a la lactosa o mala absorción de lactosa, es la incapacidad para digerir cantidades significativas de esta azúcar de la leche. Esta malabsorción es debida a la falta de expresión de la enzima lactasa presente normalmente en las células del intestino delgado. Al no existir suficiente lactasa gran parte de la lactosa no es digerida, y por lo tanto pasa sin ser absorbida al intestino grueso o colon. La lactosa en el colon es digerida o fermentada por las bacterias saprófitas o comensales presentes normalmente ahí, cambiando la acides de ese medio, generando gases como metano e hidrógeno, pudiendo producir molestias físicas o intolerancia clínica.


Contenido

Etiología

La causa más frecuente en el mundo de deficiencia de lactasa e intolerancia a lactosa, es la denominada primaria o hereditaria. Deben saber que, aunque parezca raro, lo normal en todos los mamíferos es que después del destete de la madre, la actividad de la enzima lactasa comience a disminuir progresivamente.

En el hombre, esta declinación en los niveles de lactasa puede comenzar tan temprano como a los 2 o 7 años. Sin embargo, dado que la disminución de la lactasa en el intestino es lentamente progresiva, pueden pasar muchos años sin notar síntomas, los cuales aparecen generalmente en la vida adulta.

Esta caída en la actividad de lactasa está programada genéticamente, se hereda en forma recesiva y es permanente en la vida una vez que se instala. En los últimos 3 años investigadores en este tema han podido determinar con precisión las condiciones genéticas que determinan la capacidad de absorber o no absorber lactosa en la vida adulta en poblaciones européas y africanas.

Esto no solo ha permitido conocer mejor el como ocurre esto, sino que también cuan frecuente es en la población y se puede eventualmente contar con un examen genético diagnóstico de esta condición.

La ausencia de lactasa congénita (al nacer) es extremadamente infrecuente, ya que hasta hace poco era incompatible con la vida. Generalmente en el primer año de vida, poseemos la mayor capacidad de digerir lactosa.

Cuando otras enfermedades producen daño en el intestino delgado, se puede generar falta de lactasa e intolerancia a lactosa. Las enfermedades que con mayor frecuencia pueden producir intolerancia secundaria de lactosa incluyen enfermedad celíaca, enfermedad de Crohn, enfermedades inflamatorias o infecciosas del intestino (ej. Giarda lamblia).

Síntomas

Las personas que tienen incapacidad de digerir la lactosa por falta de la enzima lactasa en su intestino, pueden sentirse muy mal cuando consumen leche o cualquier producto o alimento que contenga lácteos (queso, cremas, yogurt, manjar, comidas preparadas con lácteos, etc). Las molestias físicas pueden incluir uno o más de los siguientes síntomas:

  • Nauseas.
  • Hinchazón o meteorismo.
  • Dolor abdominal.
  • Diarrea.

Los síntomas se inician generalmente 30 minutos a 2 horas después de ingeridos (cuando llega al colon). No todas las personas con malabsorción a lactosa refieren molestias físicas frente al consumo de lácteos. La intensidad y frecuencia de los síntomas depende de muchos factores, como la cantidad y tipo de lácteo ingerido, la edad, origen étnico, o existencia de otras enfermedades digestivas.

Diagnóstico

Puede ser difícil establecer esta condición sólo en base a la presencia de síntomas. Síntomas similares pueden ser producidos por otras enfermedades como colon irritable o enfermedad celíaca. Lo más frecuente o práctico, es evaluar en forma guiada, si los síntomas desaparecen al eliminar todo lácteo de la dieta por un tiempo razonable. Los médicos pueden recurrir a algunos exámenes que permiten diagnosticar con precisión la intolerancia a la lactosa, y así poder recomendar con objetividad el evitar la lactosa de por vida.

Los exámenes más utilizados son:

  • Test de Hidrogeno en aire espirado con carga de lactosa.
  • Test de tolerancia a la lactosa.
  • Test de acidez en deposiciones.

También es posible medir directamente la actividad de la enzima lactasa en muestras de mucosa de intestino delgado. Hoy día es posible efectuar esto mediante la realización de una endoscopia digestiva, para tomar una biopsia del duodeno, y medir ahí la actividad enzimática. Este examen que es muy preciso, es por cierto más costoso y conlleva las ventajas y riesgos propios de una endoscopía y biopsia intestinal.

Recientemente, se ha propuesto utilizar un examen genético que permite definir el estado genético de mal absorbedor de lactosa (lactasa-deficiente) o de buen absorbedor de lactosa (lactasa-persistente). El examen es tan simple como proporcionar una muestra de sangre (no requiere ayuno) para ser enviada al laboratorio; en el laboratorio se extrae el ADN y se determina con exactitud la condición genética del sujeto.

Pronóstico

Por lo general, los síntomas desaparecen una vez que se suspende el consumo de productos lácteos en la dieta.


Complicaciones

Las posibles complicaciones son la pérdida de peso y la desnutrición.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.