Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Linfoma

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
Sistema linfático donde se desarrolla este tipo de cáncer.

Un linfoma es una proliferación maligna de linfocitos (células defensivas del sistema inmunitario), generalmente dentro de los nódulos o ganglios linfáticos, pero que a veces afecta también a otros tejidos como el hígado y el bazo. Dicho de otra forma, es un cáncer que se inicia en el tejido linfático. Durante el desarrollo de esta enfermedad se produce una merma en el funcionamiento del sistema inmunitario (las células encargadas de la defensa del organismo) que puede ser más severa cuanto más se haya diseminado la enfermedad. Además, si la médula ósea se ha visto afectada pueden producirse anemia u otros cambios en las células de la sangre.

Contenido

Etiología

La estimulación prolongada (por mucho tiempo) del sistema inmunitario puede causar el linfoma. Cuando las células B se multiplican rápidamente durante muchos años, se producen mutaciones. Algunas mutaciones causan cáncer.

Cada año, aproximadamente el 4% de las personas con síntomas de enfermedad del VIH desarrollan linfoma. El índice de linfoma en personas VIH positivas es 80 veces mayor que el de la población general.

El riesgo de desarrollar linfoma aumenta con la infección con el virus Epstein-Barr y por factores genéticos. El índice de linfoma es dos veces mayor en hombres que en mujeres y dos veces mayor en personas blancas que en personas de descendencia africana o del Caribe.

Hasta ahora no se sabe cómo prevenir el desarrollo del linfoma.

Síntomas

Por regla general los linfomas se presentan como ganglios linfáticos aumentados de tamaño, que cuando aparecen en zonas accesibles como el cuello, las axilas o la ingle se pueden palpar evidenciando su tamaño aumentado. En otras ocasiones los ganglios afectados están muy internos (abdomen, mediastino.) y pueden pasar desapercibidos por lo que el diagnóstico es más difícil y sólo se consigue cuando aparecen otros síntomas (fiebre, pérdida importante de peso.) que obligan a realizar estudios más exhaustivos.


Etapas

  • Etapa I: El cáncer se localiza en un sitio. La médula ósea no está afectada.
  • Etapa II: El cáncer se localiza en dos sitios, y están ambos por encima o ambos por debajo del diafragma. La médula ósea no está afectada.
  • Etapa III: Hay sitios afectados arriba y abajo del diafragma. La médula ósea no está afectada.
  • Etapa IV: La medula ósea está afectada, o las células cancerígenas se propagaron fuera del sistema linfático.

Tipos

Existen dos tipos principales de linfoma. El linfoma de Hodgkin o enfermedad de Hodgkin. Todos los demás tipos de linfoma se denominan linfomas no Hodgkin. Una vez determinado el tipo de linfoma, éste se clasifica según su pronóstico (probabilidad de recuperación) por grados: bajo, intermedio y alto. Sin embargo, un sistema más nuevo, denominado sistema REAL, divide los tipos de linfoma de acuerdo con su comportamiento clínico en tres categorías: indolente, agresivo y altamente agresivo:

  • Los linfomas indolentes tienden a crecer de forma lenta. Aun sin ningún tratamiento, los pacientes con este tipo de linfoma con frecuencia viven muchos años sin presentar problemas a causa de la enfermedad. Para algunos de estos pacientes, no se recomienda ningún tratamiento hasta que se desarrollen síntomas.
  • Los linfomas agresivos y altamente agresivos crecen más rápidamente. Sin tratamiento, la esperanza de vida de estos pacientes es de semanas o meses. Afortunadamente, la mayoría de los linfomas agresivos y altamente agresivos responden bien a la quimioterapia y muchos de ellos se curan.

Diferencias entre linfoma de Hodgkin y linfoma no-Hodgkin

  • Se considera que las variedades del linfoma de Hodgkin son manifestaciones de una misma enfermedad (enfermedad de Hodgkin). Los distintos linfomas no-Hodgkin serían diferentes enfermedades.
  • El linfoma de Hodgkin se disemina en forma ordenada: de un grupo ganglionar a los otros, según la disposición de la circulación linfática; luego al bazo, hígado, médula hematopoyética, etcétera. Los linfomas no-Hodgkin se diseminan en orden no siempre predecible.
  • Ambas clases de linfoma comprometen de preferencia grupos ganglionares centrales o axiales (cervicales, mediastínicos); sin embargo, en los linfomas no-Hodgkin se comprometen con cierta frecuencia ganglios periféricos (inguinales, axilares).
  • El linfoma de Hodgkin casi nunca compromete el anillo de Waldeyer y los ganglios mesentéricos. Los linfomas no-Hodgkin pueden afectarlos.
  • Aunque la gran mayoría de todos los linfomas son de origen ganglionar, los linfomas no-Hodgkin a veces tienen un origen extraganglionar; los linfomas de Hodgkin casi nunca.

Factores de riesgo

Diagnóstico

Pueden utilizarse las siguientes pruebas y procedimientos:

  • Examen físico y antecedentes: Examen del cuerpo para verificar el estado general de salud e identificar cualquier signo de enfermedad como nódulos o cualquier otra cosa que parezca inusual. También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, antecedentes de enfermedades y los tratamientos aplicados en cada caso.
  • Recuento sanguíneo completo (RSC): Procedimiento en el cual se extrae una muestra de sangre y se verifica lo siguiente:
    • El número de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas.
    • La cantidad de hemoglobina (la proteína que transporta el oxígeno) en los glóbulos rojos.
    • La fracción de la muestra que comprende glóbulos rojos.
  • Estudios de la química de la sangre: Procedimiento en el cual se examina una muestra de sangre para medir las cantidades de ciertas sustancias liberadas a la sangre por órganos y tejidos del cuerpo. Una cantidad (mayor o menor que lo normal) de una sustancia puede ser signo de enfermedad en el órgano o el tejido que la fabrica.
  • Biopsia de ganglios linfáticos: Extracción total o parcial de un ganglio linfático. Luego un patólogo examina el tejido bajo el microscopio en busca de células cancerosas. Se puede realizar uno de los siguientes tipos de biopsia:
    • Biopsia por exéresis: Extracción de todo un ganglio linfático.
    • Biopsia por incisión: Extracción de parte de un ganglio linfático.
    • Biopsia central: Extracción de parte de un ganglio linfático mediante el uso de una aguja ancha.
    • Biopsia con aguja: Extracción de parte de un ganglio linfático mediante una aguja fina. Este procedimiento se conoce también como biopsia de aspiración con aguja fina.
  • Aspiración y biopsia de la médula ósea: Extracción de una muestra de médula ósea y sangre, y un trozo pequeño de hueso mediante la inserción de una aguja en el hueso de la cadera o el esternón. Un patólogo observa y analiza las muestras de médula ósea, sangre y hueso bajo un microscopio para determinar la presencia de signos de cáncer.
  • Examen de la función hepática: Procedimiento en el cual se analiza una muestra de sangre a fin de medir las cantidades de ciertas sustancias liberadas a la sangre por el hígado. Para el linfoma no Hodgkin, se examina la sangre en relación con una enzima llamada deshidrogenasa láctica (DHL). Las concentraciones de DHL ayudan a determinar el pronóstico (posibilidad de recuperación).
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.