Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Mielitis

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
20071203 mgb mielitis transversa .jpg

La mielitis transversa es un trastorno neurológico causado por la inflamación en ambos lados de un nivel, o segmento, de la médula espinal. El término mielitis se refiere a la inflamación de la médula espinal; transversa describe simplemente la posición de la inflamación, es decir, que abarca el ancho de la médula espinal.

Los ataques de inflamación pueden dañar o destruir la mielina, la sustancia grasa aisladora que recubre las fibras de las células nerviosas. Estos daños causan cicatrices en el sistema nervioso que interrumpen la comunicación entre los nervios de la médula espinal y el resto del cuerpo.

Los síntomas de la mielitis transversa incluyen la pérdida de función de la médula espinal durante varias horas o varias semanas. Lo que comienza generalmente por un dolor repentino en la espalda, debilidad muscular o sensaciones anormales en los pies y los dedos de los pies, puede progresar rápidamente a síntomas más severos, incluyendo parálisis, retención urinaria y la pérdida de control del intestino.

Aunque algunos pacientes se recuperan de la mielitis transversa con pocos o ningún problema residual, otros sufren daños permanentes que afectan su capacidad de realizar tareas normales de la vida diaria. La mayoría de los pacientes padecen solamente de un episodio de mielitis transversa; un porcentaje pequeño puede sufrir una recaída.

El segmento de la médula espinal en el cual ocurre el daño determina qué partes del cuerpo se ven afectadas:

  • Los nervios de la región cervical (cuello) controlan las señales que viajan hacia el cuello, los brazos, las manos y los músculos respiratorios (el diafragma).
  • Los nervios de la región toráxica (parte superior de la espalda) envían señales al torso y a algunas partes de los brazos.
  • Los nervios de la región lumbar (parte media de la espalda) controlan las señales a las caderas y las piernas.
  • Finalmente, los nervios sacros, situados dentro del segmento más bajo de la médula espinal, retransmiten señales a la ingle, a los dedos de los pies y a algunas partes de las piernas.

Los daños que ocurren en un segmento afectan las funciones de ese segmento y los segmentos inferiores. En pacientes que padecen de mielitis transversa, la desmielinización ocurre generalmente a nivel toráxico, causando problemas de movimiento en las piernas y el control del intestino y de la vejiga, los cuales requieren señales de los segmentos inferiores de la médula espinal.

Etiología

Los investigadores desconocen a ciencia cierta las causas exactas de la mielitis transversa.

  • La mielitis transversa también puede ocurrir como complicación de la sífilis, el sarampión, la Enfermedad de Lyme y de algunas vacunas, incluyendo las de la varicela y la rabia. Los casos en los cuales no se puede identificar la causa se denominan idiopáticos.
  • En casos post-infecciosos de la mielitis transversa, son los mecanismos del sistema inmunológico, en lugar de infecciones virales o bacterianas activas, los que parecen desempeñar un papel importante en ocasionar daños a los nervios espinales. Aunque los investigadores todavía no han identificado los mecanismos exactos de lesión de la médula espinal en estos casos, el estímulo del sistema inmunológico en respuesta a la infección indica que puede ser debida a una reacción autoinmune.
  • En enfermedades autoinmunes, el sistema inmunológico, que normalmente protege el cuerpo contra organismos extraños, ataca por error a los propios tejidos del cuerpo causando inflamación y, en algunos casos, daños a la mielina de la médula espinal. Debido a que algunos individuos afectados también tienen enfermedades autoinmunes tales como el lupus eritematoso, síndrome de Sjogren y sarcoidosis sistémica, algunos científicos sugieren que la mielitis transversa también puede ser un trastorno autoinmune. Además, algunos cánceres pueden desencadenar una respuesta inmune anormal que puede conducir a la mielitis transversa.
  • Una forma de la mielitis transversa, aguda y de rápida progresión, señala a veces el primer ataque de la esclerosis múltiple (multiple sclerosis o MS por su sigla en inglés), sin embargo, los estudios indican que la mayoría de las personas que padecen de mielitis transversa tienden a no desarrollar MS. Los pacientes con mielitis transversa deben, sin embargo, ser evaluados para descartar MS porque los pacientes con este diagnóstico requieren diversos tratamientos.
  • Algunos casos de la mielitis transversa resultan de malformaciones arteriovenosas espinales (anormalidades que alteran los patrones normales del flujo de la sangre) o de enfermedades vasculares, tales como arteriosclerosis que causan isquemia, una reducción en los niveles normales del oxígeno en los tejidos de la médula espinal.
  • La isquemia puede resultar en hemorragia (sangramiento) dentro de la médula espinal, obstrucción o estrechamiento de los vasos sanguíneos u otros factores menos comunes. Los vasos sanguíneos llevan el oxígeno y los alimentos a los tejidos de la médula espinal y sacan los residuos metabólicos. Cuando estos vasos se estrechan o se bloquean, no pueden llevar suficientes cantidades de sangre oxigenada a los tejidos de la médula espinal. Cuando una región específica de la médula espinal llega a necesitar oxígeno, es decir, a estar isquémica, las células y las fibras nerviosas pueden comenzar a deteriorarse relativamente rápido. Estos daños pueden causar inflamaciones extensas conduciendo a veces a la mielitis transversa.
  • La mayoría de las personas que desarrollan la condición como resultado de una enfermedad vascular, por lo general tienen más de 50 años de edad, enfermedades cardiacas o han sido recientemente operadas en la región del pecho o el abdomen.

Síntomas

La mielitis transversa puede ser:

  • Aguda (es decir, que se desarrolla en cuestión de horas o varios días).
  • Sub-aguda (desarrollándose entre una y dos semanas).

Los síntomas iniciales incluyen generalmente:

  • Dolores en la parte inferior de la espalda.
  • Parestesias repentinas (sensaciones anormales tales como ardor, cosquilleo, pinchazos u hormigueo) en las piernas.
  • Pérdida sensorial y la paraparesis (parálisis parcial de las piernas.
  • La paraparesis a menudo se convierte en paraplejía (parálisis completa de las piernas y de la parte inferior del tronco).
  • Es común la disfunción de la vejiga urinaria y del intestino.
  • Muchos pacientes también se quejan de espasmos musculares.
  • Sensación general de malestar.
  • Dolores de cabeza.
  • Fiebre.
  • Pérdida del apetito.
  • Dependiendo de qué segmento de la médula espinal esté involucrado, algunos pacientes también pueden padecer problemas respiratorios.

De esta amplia gama de síntomas, se derivan cuatro características clásicas de la mielitis transversa:

  • La mayoría de los pacientes padecen diversos grados de debilidad en las piernas; algunos también padecen debilidad en los brazos. Inicialmente, los pacientes con mielitis transversa pueden notar que tropiezan o arrastran un pie o que sus piernas parecen más pesadas de lo normal. La coordinación de los movimientos de la mano y del brazo, así como también la fuerza de ambos, pueden verse afectadas. La progresión de la enfermedad durante varias semanas conduce a menudo a la parálisis completa de las piernas, requiriendo al paciente utilizar una silla de ruedas.
  • El dolor es el síntoma principal de la mielitis transversa entre aproximadamente un tercio y la mitad de todos los pacientes. El dolor se puede localizar en la parte inferior de la espalda o puede consistir en breves sensaciones punzantes que se desplazan hacia las piernas, los brazos o alrededor del torso.
  • Los pacientes que padecen de problemas sensoriales utilizan a menudo términos tales como entumecimiento, hormigueo, sensación de frío o ardor para describir sus síntomas. Hasta 80 por ciento de los pacientes que padecen de mielitis transversa señalan áreas con aumento en la sensibilidad al tacto, por lo que la ropa o el tacto ligero pueden causar malestar o dolores significativos (una condición denominada alodinia). Muchos también padecen un aumento en la sensibilidad a los cambios en la temperatura, o al calor o al frío extremos.
  • Los problemas de la vejiga y del intestino pueden involucrar un aumento en la frecuencia de las ganas de orinar o evacuar, incontinencia, evacuación dificultosa, la sensación de evacuación incompleta y estreñimiento. Durante el curso de la enfermedad, la mayoría de las personas con mielitis transversa padece uno o varios de estos síntomas.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngEste no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.