Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Parto

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
20080125 mgb Parto .jpg

En condiciones normales, cuando el embarazo va llegando a su término, la madre y el hijo entran en la fase de preparación para el trabajo de parto. El bebé ha crecido y madurado lo suficiente para sobrevivir y adaptarse a la vida en el medio externo. El organismo de la madre, por su parte, ha experimentado numerosos cambios durante la gestación que la han preparado para el parto y la maternidad.

La labor del equipo de atención médica (médicos, enfermeras, preparadores de psicoprofilaxis obstétrica, etc.) comprende el control juicioso y prudente del curso del embarazo para detectar y dar solución a los factores denominados de alto riesgo que pueden poner en peligro la vida de la madre o del feto durante la gestación, el parto o el postparto, la preparación física y emocional de la mujer durante el embarazo para que comprenda y enfrente con naturalidad y sin miedo los cambios implicados en el proceso del parto y la crianza, y la vigilancia estrecha del proceso del parto para estar atentos a la aparición de situaciones anormales que entorpezcan el curso normal y que obliguen a la intervención sobre alguno de los factores o la terminación anticipada del proceso mediante la cesárea.

El trabajo de parto se desencadena por múltiples factores, que intervienen en la aparición de las contracciones uterinas del trabajo de parto y pueden ser tanto de origen materno como fetal. Se habla de los efectos de ciertas sustancias de la placenta, de la madre o del feto, y de factores mecánicos como el tamaño del bebé y su efecto sobre el músculo uterino. Al parecer, los efectos coordinados de todos estos factores son la causa de la aparición de las contracciones.

De manera general se puede decir que el parto es el proceso mediante el cual el feto, la placenta y las membranas dejan el útero, cruzan por el canal del parto y salen al exterior. Hay varios mecanismos implicados en el proceso y éste se divide en varias etapas.

Contenido

Preparto

Es el periodo de cerca de dos semanas que antecede al parto. Durante él, la mujer experimenta varios cambios que pueden ser indicios de la proximidad.

  • El primero de ellos es el descenso del útero en el abdomen, que parece estar causado por el encajamiento de la cabeza fetal en la pelvis materna, principalmente en las primerizas. Esto trae un alivio relativo de la respiración y la digestión, que estaban siendo dificultadas hasta cierto punto por la presión de útero sobre el diafragma y el estómago. No obstante, el mismo fenómeno tiene el efecto de hacer reaparecer la frecuencia urinaria (polaquiuria) a causa de la presión de la cabeza del bebé sobre la vejiga de la madre.
  • El segundo signo es el aumento de la frecuencia y la intensidad de las contracciones de preparación que normalmente hacen su aparición en el octavo mes.
  • Otro signo es el aumento de la descarga o flujo vaginal y la posible aparición de moco de color marrón o vino tinto (tapón mucoso) proveniente del cérvix. El cérvix sufre un proceso de maduración, por el cual su consistencia se hace más blanda y su posición cambia con relación al suelo pélvico. En las primíparas el cérvix primero se borra (adelgaza) y luego se dilata durante el trabajo de parto. En las multíparas, en cambio, puede haber dilatación en este periodo de preparto, y el borramiento se produce más adelante, cuando ya hay contracciones regulares y el bebé está descendiendo. Otro fenómeno corriente e interesante es un aumento momentáneo de energía que la madre usualmente aprovecha para arreglar la casa y dejar todo en orden.

Trabajo de parto

Las contracciones tienen tres características:

  • Frecuencia, o sea el número de contracciones por unidad de tiempo.
  • Duración, o sea el tiempo que toma una contracción individual de comienzo a fin.
  • Intensidad, o sea la fuerza de cada contracción, que en general es una medida subjetiva del endurecimiento de la pared uterina a la palpación.

Se habla de trabajo de parto verdadero cuando la frecuencia es de tres contracciones en un periodo de diez minutos, la duración es de 45 segundos a un minuto y la intensidad es buena (la pared abdominal se palpa rígida). A partir de este momento comienza a contabilizarse el tiempo del parto.

El trabajo de parto en su totalidad puede tomar entre 8 y 12 horas en una primeriza, o entre 6 y 8 en una multípara y puede dividirse en tres etapas:

  • Primer periodo, que va desde el momento en que se regularizan las contracciones hasta cuando se completan la dilatación y el borramiento; este periodo puede dividirse a su vez en dos fases:
    • Inicial o de latencia, que va desde la regularización de las contracciones hasta los 5 o 6 cm de dilatación del cérvix, que es la más prolongada, principalmente en las primerizas.
    • Final, denominada fase activa, que va desde los 6 hasta los 10 cm de dilatación; su duración es más corta y se caracteriza por el encajamiento y el descenso progresivos del bebé en el canal del parto.
  • Segundo periodo, o expulsivo, comienza cuando la dilatación y el borramiento están completos y termina con la salida del niño. Su duración es variable y depende de la actividad de las contracciones, de la reserva de energía de la madre, del tamaño del bebé y del uso de anestesia o analgesia obstétrica. Puede estar entre 45 minutos y dos horas.
  • El tercer periodo del parto se denomina alumbramiento y va desde la expulsión del feto hasta la salida completa de la placenta y las membranas. En condiciones normales tiene una duración de pocos minutos, hasta un máximo de 45.
  • En la actualidad se habla de un cuarto periodo que sería el de recuperación inmediata, es decir las primeras 2 horas del nacimiento del bebé, durante el cual debe haber una observación estrecha de la madre y el hijo.

Complicaciones

Los trastornos que pueden relacionarse con un nacimiento complicado pueden incluir, entre otros, los siguientes:

  • Bebés del gran tamaño (peso al nace superior a los 4000 gramos).
  • Prematurez (Bebés que nacen antes de las 37 semanas. Los bebés prematuros son más frágiles y tienden a sufrir más lesiones).
  • Desproporción céfalo pelviana (el tamaño y la forma de la pelvis materna no son adecuados para un parto por vía vaginal).
  • Distocia (trabajo de parto o parto complicados).
  • Trabajo de parto prolongado.
  • Presentación anormal durante el parto (presentación pelviana en donde las nalgas aparecen primero).
  • Entre las lesiones más comunes en el bebé durante parto podemos señalar las siguientes:
    • Tumor sero sanguíneo.
    • Céfalo hematoma.
    • Moretones o marcas por fórceps.
    • Hemorragia sub-conjuntival.
    • Parálisis facial.
    • Parálisis del plexo braquial.
    • Fracturas.

Técnicas para aliviar el dolor de parto

Todas las mujeres sienten los dolores del trabajo de parto de manera diferente. Algunas son más sensibles al dolor que otras y los factores médicos, tal como el tamaño y presentación del bebé, influyen en su intensidad. Otras puedan manejar efectivamente el dolor con técnicas de respiración y relajación que aprenden en las clases de parto. Pero muchas mujeres reconocen que necesitan otro tipo de ayuda para aliviar el dolor.

Existe una cantidad de métodos para que el trabajo de parto y alumbramiento en sí sean menos dolorosos, incluyendo:

  • Técnicas de relajación.
  • Ejercicios para la respiración.
  • Medicamentos para aliviar el dolor.

Aprenda lo más que pueda sobre sus opciones. Averigue qué opciones están disponible en su hospital o centro para el parto. Hable de sus preferencias con el profesional médico que la atiende con anticipación.

Lo mejor es ser flexible y ver cómo progresa el trabajo de parto. Si repentinamente el trabajo de parto se torna complicado, deberá cambiar su plan. Estos son algunos de los métodos más comunes para aliviar el dolor durante el trabajo de parto y el alumbramiento.

  • Medicamentos para aliviar el dolor: Es común el uso de diferentes medicamentos para ayudar a aliviar el dolor del trabajo de parto y alumbramiento, los que, en general, son seguros para la madre y para el bebé. No obstante, los medicamentos difieren en su eficacia y todos presentan cierto riesgo de efectos secundarios (aunque leves) para la mamá y el bebé.

Los medicamentos para aliviar el dolor caen en dos categorías:

  • Los analgésicos alivian el dolor sin perder por completo la sensación o los movimientos musculares. Disminuyen el dolor, pero no siempre lo elimina por completo.
    • Los analgésicos sistémicos se administran por inyecciones en un músculo o una vena. Se les llama sistémicos porque afectan el sistema nervioso completo. Los analgésicos sistemáticos disminuyen el dolor, pero no causa la pérdida de la conciencia.
    • La analgesia regional tiende a ser la forma más efectiva para aliviar el dolor durante el parto. Pero puede causar algunos efectos secundarios. Ejemplos son los bloques epidurales, bloques espinales, y una combinación de ambos. con estos métodos para aliviar el dolor, la mujer recibe una inyección en la parte baja de la espalda para adormecer la parte inferior del cuerpo.
    • Los narcóticos son un tipo de analgésico. Estos medicamentos poderosos disminuyen la forma en que la persona siente el dolor. Estos hacen que la mujer en trabajo de parto descanse con facilidad.
  • Las anestesias impiden todos los sentimientos, incluyendo el dolor. También impiden el movimiento muscular.
    • La anestesia local crea la pérdida o adormece un área pequeña. No disminuye el dolor de las contracciones.
    • Las anestesias generales causan la pérdida de la conciencia. Si a usted le administran una anestesia general, usted se dormirá y no sentirá dolor. Esta opción se usa cuando otras opciones no son posibles o no son las mejores por razones médicas. Si usted tiene un parto por cesárea, puede que le administren una anestesia general, espinal o epidural. La decisión depende de su salud, la salud de su bebé, y las condiciones médicas en torno a su alumbramiento.

Métodos sin medicamentos para aliviar el dolor de parto

Existen muchos métodos sin medicamentos para disminuir el dolor y el estrés del parto y alumbramiento. A continuación mencionamos algunos:

  • Una persona de apoyo (o “doula”): Una persona que se quede con usted durante el trabajo de parto y alumbramiento puede ayudarla mucho. Muchas mujeres cuentan con el apoyo emocional y aliento de sus compañeros, quienes las ayudan con las técnicas de respiración y relajación que aprendieron durante las clases de parto. Muchas embarazadas descubren que una “doula”, es decir una persona capacitada que presta su apoyo durante el trabajo de parto y el alumbramiento, ayuda a aliviar el dolor hasta en aquellos casos cuando Papá también la acompaña.
  • Terapia de agua: Para algunas mujeres, un baño relajante reduce temporalmente las molestias del trabajo de parto. Muchos hospitales ofrecen bañeras para las mujeres en trabajo de parto. Es importante mantener la temperatura del agua cerca de la temperatura corporal (98 ºF a 100 ºF/ o 37°C) para evitar la fiebre de la madre y del bebé.
  • Cambio de posiciones: El cambio de posición durante el trabajo de parto puede ayudar a reducir su malestar. Sentarse en posición vertical puede mejorar su comodidad y acelerar las contracciones al principio del trabajo de parto y, más adelante, podrá lograrlo poniéndose en cuclillas. Algunas mujeres encuentran cómodo sentarse sobre una enorme pelota de caucho. Otras, con dolor de espalda, prefieren arrodillarse con las manos en el piso para aliviarlo.
  • Otras alternativas: Algunos estudios han mostrado evidencia para el uso de la acupuntura y reflexología durante el parto.
    • La acupuntura es una práctica china antigua que ayuda a que usted se relaje durante el parto. Esto puede ayudarla a manejar el dolor mejor.
    • La reflexología es una práctica antigua por la cual se aplica presión en ciertas partes del cuerpo, normalmente en las plantas de los pies. El propósito es afectar positivamente otras partes del cuerpo. Este método puede ayudar a aliviar la tensión muscular y promover la relajación durante el embarazo.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngEste no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.