Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Pene

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
Pene humano en sus diferentes estados de erección

Órgano copulador y urinario del hombre y algunos animales de sexo masculino: el pene forma parte del aparato genital masculino y constituye el final del aparato urinario; el glande es la parte final y más abultada del pene.

Procede del latín “penis”. A su vez, se cree que este término latino deriva del griego πέος.

El término “falo” proviene del latín “phallus”, y éste del griego φαλλός, según la R.A.E. Aunque en la actualidad, “falo” es utilizado como sinónimo de “pene”, el vocablo “phallus” era usado para describir imágenes de dicho órgano, ya sea pintadas o grabadas

Contenido

El Pene Humano

El pene humano alcanza su estado erecto llenándose de sangre, por lo cual carece de báculo, un hueso que se encuentra en el pene de muchas especies de mamíferos y cuya función es la de hacer posible la erección. En el ser humano, el pene no puede retirarse dentro de la ingle y es más largo que el promedio del reino animal, en proporción a la masa corporal.

20071019 jmd pene 2.gif

El pene humano está conformado por tres columnas de tejido eréctil: dos cuerpos cavernosos y un cuerpo esponjoso. Los primeros se encuentran uno al lado del otro en la parte superior del pene, mientras que el último se ubica en la parte inferior.

El glande, una zona muy sensible, constituye el final del cuerpo esponjoso y la parte más ancha del mismo. Tiene forma de cono y está recubierto por un pliegue de piel suelta, el prepucio, que puede ser retirado hacia atrás, para dejar el glande expuesto, o puede incluso eliminarse a través de una sencilla intervención quirúrgica (la circuncisión, muy útil en casos de fimosis o de parafimosis). El área de la parte inferior del pene de donde se sujeta el prepucio se llama frenillo.

La uretra es una vía común para el paso de la orina y del semen, atraviesa el cuerpo esponjoso y termina en un orificio conocido con el nombre de meato urinario, el cual se encuentra en el extremo del glande. El esperma (hasta ese punto aún no se denomina semen) es producido en los testículos y almacenado en el epidídimo. Durante la eyaculación, el esperma es propulsado hacia los vasos deferentes. Los fluidos son agregados por las vesículas seminales. Los vasos deferentes desembocan en los conductos eyaculatorios, los cuales se unen a la uretra dentro de la próstata. Ésta última y las glándulas bulbouretrales (también conocidas con el nombre de glándulas de Cowper) adhieren secreciones y, por último, el semen es expulsado a través del orificio del pene.

La eyaculación de semen ocurre cuando el varón alcanza el orgasmo, el cual puede ser el resultado de un coito, de una masturbación, de una felación o de los sueños húmedos. Estos últimos, también llamados emisiones o poluciones nocturnas, son eyaculaciones que se producen de manera involuntaria durante el sueño.

Erección del Pene

Se conoce como erección al estado en el que el pene se vuelve rígido, aumentando de tamaño, debido a que su tejido interno se llena de sangre. Las erecciones suelen ser consecuencia de excitación sexual, aunque también se presenta en ocasiones en las que no existe estimulación táctil y/o psicológica. El mecanismo primario que hace posible una erección es la dilatación de las arterias que suministran sangre al pene, las cuales permiten de esta manera el paso de más sangre para llenar el tejido esponjoso y eréctil de las tres cámaras internas, causando aumento en el tamaño del pene y rigidez en el mismo.

El tejido eréctil, ahora ensanchado, presiona las venas, impidiéndoles llevarse demasiada sangre. Es más el líquido que entra al pene que el que sale del mismo hasta llegar a un equilibrio, en el que fluye el mismo volumen de sangre a través de las arterias dilatadas que a través de las venas comprimidas, por lo cual el tamaño definitivo en erección del pene no es adquirido sino hasta alcanzar dicho equilibrio.

La erección hace posible el coito, pero no es indispensable para todas las actividades sexuales. Aunque muchos penes erectos apuntan (ángulo eréctil) hacia arriba, es común y normal que lo hagan hacia abajo, paralelamente al suelo o en muchas otras direcciones; esto depende de la tensión del ligamento suspensor que hace que el pene erecto esté en dicha posición. El grado de rigidez de cada pene también es variable.

La falta de erección peneal (antes llamada impotencia, actualmente denominada disfunción eréctil) puede tener múltiples causas, que van desde lo psicomático (las más frecuentes) hasta enfermedades de tipo vascular o sistémicas (es decir, corporales, orgánicas, que implican un problema de salud en toda la economía). Actualmente es muy común que los varones utilicen medicamentos (por ejemplo, el Sildenafil, cuyo nombre comercial es Viagra) para estimular vascularmente el área peneal y lograr, así, una erección satisfactoria (aunque, al igual que cualquier otro medicamento de la farmacología, son muy comunes los efectos secundarios, sobre todo porque quienes utilizan estos medicamentos suelen hacerlo sin atender las recomendaciones de un especialista, pues se trata de un problemas de salud en uno de los ámbitos que es quizá el más íntimo de la vida de un individuo).

También son frecuentes otros procedimientos. El uso de una bomba de vacío, por ejemplo, es un procedimiento físico. Pero quizá el procedimiento más innocuo, el que de hecho no provoca efecto secundario alguno y genera los mayores beneficios es el que consiste en promover un estado de relajación mental del individuo y un cambio en sus procesos cognitivos, conductuales y emocionales: se ha demostrado que un gran porcentaje de los casos con disfunción eréctil se resuelven cuando el paciente modifica los pensamientos, los comportamientos y las emociones que ha venido manifestando durante muchos años acerca de su propia sexualidad, de su relación de pareja y de sus valores acerca de su rol sexual en la familia y en la sociedad, entre otros muchos aspectos

Tamaño del pene

El pene humano puede presentar una gran variedad de tamaños. Sin embargo, en la cultura popular se considera que el tamaño del pene está relacionado con el nivel de masculinidad de cada varón (hombría). Aún así, numerosos estudios han podido demostrar que el tamaño del pene no está directamente relacionado con la masculinidad de un varón, ni tampoco con su capacidad reproductiva.

Aunque los resultados varían en cada estudio, se cree que el tamaño del pene erecto es, en promedio, de aproximadamente 14.5 cm (5.7 pulgadas) de longitud y de aproximadamente 12.7 cm (5 pulgadas) de circunferencia. De acuerdo con una encuesta realizada con un grupo de 1,500 varones cuyo resultado indicaba que el tamaño del pene promedio era de 15 cm (5.9 pulgadas) de largo por 12.7 cm (5 pulgadas) de circunferencia, la longitud más común era de 14.6 cm (5.7 pulgadas), y el 78 por ciento de los varones tienen penes erectos de entre 13.3 y 17.1 cm (5.25 – 6.75 pulgadas). La misma encuesta revelaba que 13.3 cm (5.25 pulgadas) era la circunferencia más común, y que en el 78.4 por ciento de los casos los varones presentaban una erección de entre 12.1 y 14 cm (4.7 – 5.5 pulgadas).


Técnica para la medición de la longitud del pene

El pene erecto se mide por encima del tronco del pene, apoyando la regla contra la sínfisis del pubis, lo que permite una medición más precisa. El varón obeso debe empujar el vientre hacia adentro, hasta lograr que la regla apoye contra el hueso pubiano.


El tamaño del pene y el origen étnico

Mientras que se acepta comúnmente que existen diferencias físicas entre las razas o grupos de distinto origen étnico (por ejemplo, el color de los ojos, la textura del pelo, la forma de la nariz, la altura o el ancho de la cadera), el tema de la variación del tamaño del pene ha sido un tabú porque podría hacerse una lectura que implicara que un grupo étnico específico es "superior" o "inferior" a otro. La cuestión de la correlación entre el tamaño del pene y el origen étnico es por lo tanto muy polémica, y no se ha establecido definitivamente.

El intelectual Franz Fanon cubre este tema en Black Skin, White Mask (‘Piel negra, máscara blanca’, 1952), donde se inclina hacia la opinión de que la supuesta correlación positiva entre los penes grandes y la ascendencia africana es un mito. Por otro lado, un estudio estadístico intitulado Race, Evolution, and Behavior: A Life History Perspective (‘Raza, evolución y comportamiento: Una perspectiva de la historia de la vida’, 1995) defiende la opinión opuesta.

La regla de Allen y la regla de Bergmann proponen que los animales de sangre caliente (incluyendo los mamíferos) en climas más calientes tienden a presentar un cociente superficie-volumen más alto, para ayudar a la disipación del calor.

Las cuestiones culturales implicadas en la relación entre el tamaño del pene y el origen étnico son complejas. Por ejemplo, en la historia estadounidense, los esclavos africanos se percibieron a menudo como animales sexuales, según lo ilustrado por el personaje principal de la novela El hombre invisible, de Ralph Ellison.

Hasta la fecha, no hay pruebas definitivas de que el origen étnico y el tamaño del pene estén relacionados, y todos los estudios correlativos que se han realizado han sido rechazados por la comunidad científica, debido a su falta de rigor metodológico o a la ausencia de datos demostrables.


El tamaño del pene y la satisfacción sexual de la pareja hombre-mujer

Existe el mito de que un pene más largo es más deseable para satisfacer a la pareja en el coito vaginal. Este mito no es ciento por ciento sustentable, debido a que las zonas sensoriales femeninas se hallan en el exterior de la vagina. Al momento del contacto copular, el varón imprime una serie de movimientos estimulantes en los labios sensoriales del clítoris, provocando señales estimulantes a la pareja. Estudios y encuestas han apuntado al hecho de que para la mujer es más estimulante obtener del varón una mejor erección que un pene más largo (es decir, al parecer es más importante el grosor que la longitud).


Estadísticas sobre el tamaño del Pene

Se conocen dos estudios etnográficos donde se han promediado los tamaños de los penes erectos:

Según Info-Pene.com/Tamano-del-pene:

  • Orientales: 10 a 14 cm (3.95 - 5.5 pulgadas) de largo y 3 cm (1.2 pulgadas) de diámetro.
  • Caucásicos: 14 a 15.2 cm (5.5 - 6 pulgadas) de largo y 3.8 cm (1.4 pulgadas) de diámetro.
  • Africanos (y afroamericanos): 16 a 20 cm (6.3 - 7.9 pulgadas) de largo y 5 cm (2 pulgadas) de diámetro.

Según SizeSurvey:

  • Orientales: 14 cm (5.5 pulgadas) de longitud media (longitud promedio)
  • Hispanos (es decir, de origen latinoamericano, también denominados "latinos" en gran parte de las publicaciones de las áreas de salud y de las disciplinas sociales): 15 cm (5.9 pulgadas) de longitud media
  • Caucásicos: 16.5 cm (6.5 pulgadas) de longitud media
  • Africanos (y afroamericanos (es decir, ciudadanos estadounidenses de origen africano)): 15.5 cm (6.1 pulgadas) de longitud media

Pene Normal

El rango de tamaños normales de penes es bastante amplio, al igual que lo que ocurre con las demás partes del cuerpo. Y al igual que con las demás partes del cuerpo, el aspecto del pene también varía bastante en las distintas etapas de la vida del varón. Uno no esperaría que alguien que tiene 11 años tenga el mismo aspecto que alguien que tiene 19.

Es normal que cada varón tenga su propio ritmo de desarrollo. Algunos pueden comenzar a desarrollarse a los 9 años, mientras que otros quizá no empiecen hasta los 15 años o más tarde. La edad a la que un varón comienza a crecer varía de uno a otro. Todo depende del momento en el que ingresa en la pubertad y sus hormonas comienzan a hacer su trabajo.

El crecimiento del tamaño del pene es sólo uno de los aspectos de la pubertad, que también incluye otros cambios, como el crecimiento del vello púbico, el aumento de tamaño de los testículos, el desarrollo de los músculos y el "estirón". Los varones que ingresan en la pubertad más tarde casi siempre alcanzan el nivel del resto; simplemente llegan a la plena madurez un poco después.

Los penes tienen distintos tamaños, formas y colores. Estos rasgos son hereditarios, al igual que el color de los ojos o el tamaño de los pies, y no hay nada que uno pueda hacer para cambiarlos. Más allá de lo que puedas escuchar o leer, no existen ejercicios especiales, complementos o dietas que puedan acelerar el proceso de crecimiento o cambiar el tamaño en un varón. Además, al igual que lo que le sucede con los pies, a un varón puede parecerle que su pene es más pequeño porque la perspectiva es diferente cuando uno mira hacia abajo Y la diferencia en el tamaño del pene entre los varones es mucho menor cuando están teniendo una erección que cuando el pene está relajado.

Además del tamaño, los varones se preguntan acerca de otros temas relacionados con el aspecto de su pene, como si la piel que lo cubre es normal o si está bien que el pene cuelgue hacia la derecha o la izquierda (¡Es absolutamente normal!). Si estás preocupado por el aspecto de tu pene, consulta a tu médico. Los varones que están llegando a la pubertad deben hacerse exámenes testiculares regularmente. Ése es un buen momento para que le preguntes al médico acerca de cualquier duda que tengas.

Las variaciones hormonales generan muchos cambios -e infinidad de inquietudes- tanto para los varones como para las jóvenes. Así como los varones quizá se pregunten acerca del desarrollo de su pene, muchas jóvenes se hacen las mismas preguntas sobre sus senos.

Si tienes dudas acerca de tu desarrollo, no te compares con tu hermano mayor o tu mejor amigo; es probable que ellos estén transitando por otra etapa del desarrollo. Lo importante es que recuerdes que no tienes por qué ser el reflejo del muchacho que está en el urinario de al lado.


40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngEste no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.