Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Poliomielitis

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
20090202 mgb Poliomielitis1 .jpg

Poliomielitis es una enfermedad que también se llama parálisis infantil y afecta al sistema nervioso. La produce el virus poliovirus. Se llama infantil porque las personas que contraen la enfermedad son especialmente los niños entre cinco y diez años.

Dentro del sistema nervioso central, el poliovirus preferencialmente infecta y destruye las neuronas motoras. Esa destrucción de neuronas causa debilidad muscular y parálisis aguda flácida.

Es una enfermedad muy infecciosa, pero se combate con la vacunación.

La enfermedad afecta al sistema nervioso central. En su forma aguda causa inflamación en las neuronas motoras de la médula espinal y del cerebro y lleva a la parálisis, atrofia muscular y muy a menudo deformidad. En el peor de los casos puede causar parálisis permanente o la muerte al paralizarse el diafragma.

El poliovirus se desarrolla en las zonas templadas con más facilidad.

La enfermedad fue descrita por primera vez por el alemán Jakob Heine en 1840.

Esta enfermedad es más probable que ocurra en niños de 4 a 15 años en climas templados, en verano cálido e invierno un poco frío.


Contenido

Historia

La poliomielitis empezó a controlarse en 1949 cuando el bacteriólogo John Franklin Enders logró hacer crecer los virus en laboratorio dentro de tejidos. Basándose en esa técnica el epidemiólogo Jonas Edward Salk desarrolló una vacuna para los tres tipos de poliomielitis conocidos. Tras las pruebas clínicas pertinentes que demostraron que era segura, en 1954 se empezó la inoculación. La vacuna Salk, como se la conoce, es inyectable.

En 1964 se autorizó otra vacuna que había sido desarrollada por Albert Bruce Sabin. Se la llamó trivalente porque atacaba a los tres tipos de virus mencionados. A diferencia de la vacuna de Salk ésta se administraba por via oral, por lo que muy rápidamente la Sabin sustituyó a la Salk.

En muy poco tiempo hubo campañas masivas de vacunación y como consecuencia de todo ello, el 21 de junio de 2002, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado a la Región Europea libre del virus de la polio. Esta región está formada por 51 países y 850 millones de habitantes. El último caso, en esta región, se dio en Turquía en noviembre de 1998.

La Organización Mundial de la Salud declara que una zona está libre de una enfermedad cuando transcurren tres años sin que se dé ningún caso.

En 1994, la OMS consideró a la Región de las Américas (36 países) libre de polio, en el año 2000 lo hizo con la Región del Pacífico (37 países, incluyendo China). En 2002 se declaró a la Región Europea.

La OMS empezó su campaña para erradicar la poliomielitis en 1988. En esa época seguía siendo endémica en todo el mundo, y de hecho aquel año hubo 350.000 infectados. Durante 2005, sólo unas 1.880 personas en todo el mundo contrajeron la enfermedad. A comienzos de 2006, y después de haber sido erradicada de Egipto y Níger, la OMS ha declarado que sólo quedan cuatro países en el mundo en que la enfermedad sigue siendo endémica. Estos son Nigeria, India, Pakistán y Afganistán. La OMS, Unicef, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) y Rotary International han anunciado que redoblarán los esfuerzos en aquellos países, con lo cual estiman que en dos años más no se producirán nuevos casos de la enfermedad. Luego habrá que esperar 3 años más para que la poliomielitis sea declarada oficialmente como erradicada.

Si se consigue será la segunda enfermedad eliminada de la faz de la Tierra. La primera fue la viruela.


Factores de riesgo

Los riesgos son, entre otros:

  • Falta de vacunación contra la poliomielitis y luego la exposición a esta enfermedad.
  • Viajar a un área en donde se haya presentado un brote de polio.

En las áreas donde hay un brote, las personas con mayor vulnerabilidad para contraer la enfermedad abarcan los niños, las mujeres embarazadas y los ancianos. Esta enfermedad es más común en el verano y el otoño.

Etiología

La poliomielitis es una enfermedad causada por la infección con el poliovirus, el cual se transmite por contacto directo de persona a persona, por contacto con las secreciones infectadas de la nariz o de la boca o por contacto con heces infectadas.

El virus entra a través de la boca y la nariz, se multiplica en la garganta y en el tracto intestinal para luego ser absorbido y diseminarse a través de la sangre y el sistema linfático. El tiempo desde el momento de resultar infectado con el virus hasta el desarrollo de los síntomas de la enfermedad (incubación) oscila entre 5 y 35 días con un promedio de 7 a 14 días.

El síndrome pospoliomelitis (PPS por sus siglas en inglés) es una afección que ataca a los sobrevivientes de la polio. Aproximadamente del 20 al 40% de las personas que se recuperan de la polio posteriormente desarrollan PPS. El comienzo del PPS puede ocurrir en cualquier momento de 10 a 40 años después de un ataque inicial poliomielítico. Puede progresar lentamente hasta por diez años.


Clasificación

Durante las epidemias agudas de polio a principios del siglo XX, se definieron varias categorías de poliomielitis para clasificar la extensión y seriedad de la enfermedad. Dos patrones básicos de infección por polio se describieron: una de menor cuantía, que no afectaba el sistema nervioso central (SNC), llamado polio abortivo, y la enfermedad mayor, con parálisis o no.

Durante la infección activa, el virus está presente en la faringe y en las excreciones intestinales, vale decir, que la transmisión es por via fecal-orofaríngea.

Poliovirus es un nombre genérico que se aplica a tres tipos de virus: Brunhilde (tipo I), Lansing (tipo II), y Leon (tipo III). Las personas inmunizadas para uno de los virus no están protegidas para los otros.

Síntomas

Hay tres patrones básicos de infección por polio: infección subclínica, no paralítica y paralítica. Aproximadamente el 95% son infecciones subclínicas que pueden pasar inadvertidas.


INFECCIÓN SUBCLÍNICA

Las personas con la infección de polio subclínica podrían no presentar síntomas o podrían durar sólo 72 horas o menos.

La poliomielitis clínica afecta al sistema nervioso central (el cerebro y la médula espinal) y se divide en las formas no paralítica y paralítica. Se puede presentar después de la recuperación de una infección subclínica.


POLIOMIELITIS NO PARALÍTICA

  • Dolor de espalda o lumbago.
  • Diarrea.
  • Cansancio excesivo, fatiga.
  • Dolor de cabeza.
  • Irritabilidad.
  • Dolor en las piernas (músculos de la pantorrilla).
  • Fiebre moderada.
  • Rigidez muscular.
  • Sensibilidad muscular y espasmos en cualquier área del cuerpo.
  • Dolor y rigidez en el cuello.
  • Dolor en la parte anterior del cuello.
  • Dolor o rigidez en la espalda, brazos, piernas y abdomen.
  • Erupción o lesión en la piel acompañada de dolor.
  • Vómitos.

Los síntomas generalmente duran de 1 a 2 semanas.


POLIOMIELITIS PARALÍTICA

  • Sensibilidad anormal, pero sin pérdida de la sensibilidad, de un área.
  • Distensión abdominal.
  • Dificultad para respirar.
  • Estreñimiento.
  • Dificultad para comenzar a orinar.
  • Babeo.
  • Fiebre, que ocurre de 5 a 7 días antes que otros síntomas.
  • Dolor de cabeza.
  • Irritabilidad o poco control del temperamento.
  • Espasmos o contracciones musculares, particularmente en la pantorrilla, el cuello o la espalda.
  • Dolor muscular.
  • Debilidad muscular asimétrica (sólo en un lado o empeora en un lado)
    • La localización depende de la parte en que la médula espinal se afecte.
    • Que progresa a parálisis.
    • De inicio rápido.
  • Sensibilidad al tacto; un toque leve puede ser doloroso.
  • Rigidez de nuca y espalda.
  • Dificultad para deglutir.


Diagnóstico

El médico puede encontrar signos de irritación meníngea (parecida a la meningitis), como rigidez de nuca o espalda con dificultad para doblar el cuello. La persona también podría tener dificultad para levantar la cabeza o las piernas cuando está acostada boca arriba y reflejos anormales.

Los exámenes abarcan:

  • Examen de rutina del LCR.
  • Examen para niveles de anticuerpos frente al virus de la polio.
  • Cultivos virales de gargarismos, heces o líquido cefalorraquídeo ( LCR).


Pronóstico

El pronóstico de la enfermedad depende de la forma (subclínica, no paralítica o paralítica) y del sitio afectado. Si la médula espinal y el cerebro no se han afectado, como ocurre en más del 90% de los casos, es posible una recuperación completa.

El compromiso del cerebro y de la médula espinal es una emergencia médica que puede terminar en una parálisis o en la muerte, generalmente por dificultades respiratorias.

La discapacidad es más común que la muerte. La infección en la parte alta de la médula espinal o en el cerebro incrementa el riesgo de problemas respiratorios


Complicaciones

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.