Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Prurito

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
20080425 mgb Prurito .jpg

Es un hormigueo o irritación incómoda de la piel que provoca el deseo de rascarse en el área afectada. El prurito puede presentarse en todo el cuerpo (generalizado) o únicamente en un lugar específico (localizado).

Etiología

Existen muchas causas para el prurito o picazón. Los siguientes factores pueden causar prurito localizado o generalizado:

  • Mordeduras y picaduras de insectos.
  • Quemadura solar.
  • Urticaria o ronchas.
  • Parásitos como oxiuros.
  • Resequedad de la piel
  • Piel envejecida.
  • Dermatitis de contacto (con hiedra venenosa o roble venenoso).
  • Irritantes de contacto (como jabones, químicos o lana).
  • Dermatitis atópica.
  • Erupciones cutáneas (pueden o no causar picazón).
  • Infecciones superficiales de la piel como foliculitis e impétigo.
  • Pitiriasis rosada.
  • Psoriasis.
  • Dermatitis seborreica.

El prurito generalizado puede ser causado por:

Mecanismo del Prurito

Se han hipotetizado mecanismos a partir de estudios sobre el dolor, ya que el dolor y el prurito comparten algunos mecanismos moleculares y neurofisiológicos. Tanto el dolor como el prurito son el resultado de la activación de los terminales nerviosos en la epidermis de toda la red nerviosa.

Esta activación puede ser el resultado de una estimulación interna o externa de origen químico, mecánico, eléctrico o térmico. La estimulación de los terminales nerviosos cutáneos está mediada por una serie de sustancias como la histamina, los péptidos vasoactivos, las encefalinas, las takininas y las prostaglandinas.

Se cree que algunos factores no anatómicos (como el estrés o la presencia de otras sensaciones) determina la presencia de picores en diferentes regiones del cuerpo. La sensación del picor es transmitida por los mismos nervios por los que viajan los estímulos dolorosos (es decir, desde los terminales nerviosos de la piel, hasta los cuernos dorsales de la médula espinal, ascendiendo por el tracto espinotalámico hasta llegar a los núcleos laminares del tálamo contralateral).

A la percepción del picor sigue la respuesta motora del rascado, respuesta que es modulada por el centro córtico-talámico y que es un reflejo espinal. Después del rascado, se consigue un alivio que puede durar entre 15 y 25 minutos. Aunque se desconoce el mecanismo por el cual el rascado alivia el prurito, se cree que el el primero genera unos impulsos sensorales que rompen los circuitos en las áreas de la médula espinal.

Sin embargo, el rascado puede aumentar la sensación de prurito, creando un círculo vicioso picor-rascado-picor. Los estímulos físicos pueden disminuir el picor y, un pinchazo en el mismo dermatoma que controla un área pruriginosa elimina la sensación de picor, sustituyendo esta sensación por dolor. Se piensa que esto se debe a una modulación espinal de los estímulos aferentes (teoría de la compuerta) y que algunos mecanismos centrales juegan un papel en el alivio de los picores.

La patogenesis del prurito asociado a algunas condiciones patológicas ha sido objeto de varias hipótesis. Las enfermedades biliares, hepáticas, renales y malignas pueden producir prurito al introducir en la circulación sustancias tóxicas. La histamina liberada por los basófilos y la excreción de leucopeptidasa por los leucocitos puede desencadenar el prurito asociado a las leucemias y linfomas.

En la enfermedad de Hodgkin, los niveles de kininógeno están aumentados y los tumores sólidos liberan precursores de histamina y bradikinina que pueden estar relacionados con el prurito. En las personas que además reciben quimioterapia citotóxica o irradiaciones, la probabilidad de un prurito es mayor por estar más expuestos a agentes que modifican la integridad de la piel y que van desde la xerosis hasta la desescamación producida por la radiación.

Diagnósticco

El prurito es un síntoma, no un diagnóstico ni una enfermedad. El prurito generalizado es un síntoma cardinal de gran importancia médica y debe ser tomado seriamente. La evaluación del prurito debe incorporar un extenso historial y un amplio examen clínico. La historia debe incluir los siguientes puntos:

  • Localización, comienzo, duración e intensidad de los picores.
  • Historia previa de prurito.
  • Historias previas de otros desórdenes sistémicos.
  • Uso de fármacos (antibióticos, analgésicos, otros).
  • Presencia de infecciones.
  • Estado nutricional.
  • Presencia de infección.
  • Existencia de otros factores desencadenantes de prurito.
  • Revisión de los parámetros de laboratorio más relevantes (fórmula, recuento, bioquímica).
  • Factores de alivian o agravan el prurito.
  • Estado emocional del paciente.

El examen físico facilitará información sobre los puntos siguientes:

  • Posibles infecciones puntuales.
  • Signos de reacciones a fármacos.
  • Factores ambientales (temperatura, humedad).
  • Factores físicos (prendas constrictivas o ajustadas).
  • Evidencia de lesiones (eritema, sequedad, escoriacianes).
  • Textura de la piel, color, temperatura y lesiones.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.