Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Quemadura

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
20081015 mgb Quemadura .jpg

Es toda lesión accidental, fundamentalmente de la piel y tejidos subepidérmicos, que puede ser producida por el calor, substancias químicas, o electricidad.

Contenido

Tipos de quemaduras

Existen tres niveles de quemaduras:

  • Quemaduras de primer grado: Afectan sólo la capa exterior de la piel y causan dolor, enrojecimiento e inflamación.
  • Quemaduras de segundo grado (espesor parcial): Afectan tanto la capa externa como la capa subyacente de la piel, produciendo dolor, enrojecimiento, inflamación y ampollas.
  • Quemaduras de tercer grado (espesor completo): Se extienden hasta tejidos más profundos, produciendo una piel de coloración blanquecina, oscura o carbonizada que puede estar entumecida.


Antes de administrar los primeros auxilios, se debe evaluar la extensión de las quemaduras de la víctima y tratar de determinar la profundidad del área de mayor gravedad, para entonces tratarla toda adecuadamente. En caso de alguna duda, ésta debe ser tratada como si fuera una quemadura grave.

La administración de los primeros auxilios antes de recibir ayuda médica profesional puede disminuir la gravedad de la quemadura. La atención médica oportuna, en los casos de quemaduras graves, puede ayudar a evitar la cicatrización, discapacidad y deformaciones. Las quemaduras en la cara, las manos, los pies y los genitales pueden ser particularmente graves.

Las víctimas menores de 4 años o mayores de 60 tienen una mayor probabilidad de complicaciones y muerte a causa de quemaduras graves.

En caso de incendio, las personas están en riesgo de envenenamiento por monóxido de carbono y se las debe evaluar si presentan síntomas como dolor de cabeza, entumecimiento, debilidad o dolor en el pecho.

Etilogía

Las quemaduras pueden ser causadas por calor seco (como el fuego), por calor húmedo (como vapor o líquidos calientes), por radiación, fricción, objetos calientes, el sol, electricidad o sustancias químicas.

Las quemaduras térmicas son las más comunes y ocurren cuando metales calientes, líquidos hirvientes, vapor o llamas entran en contacto con la piel. Suelen ser producto de incendios, accidentes automovilísticos, juegos con fósforos, gasolina mal almacenada, calentadores y mal funcionamiento de equipos eléctricos. Entre otras causas, se puede mencionar el mal manejo de petardos y los accidentes en la cocina, como puede suceder cuando un niño se sube a una estufa o toma una plancha caliente.

Las quemaduras de las vías respiratorias pueden ser causadas por inhalación de humo, vapor, aire sobrecalentado o vapores tóxicos, a menudo en espacios poco ventilados.

En algunas ocasiones, se hace seguimiento a las quemaduras en los niños en búsqueda de maltrato por parte de los padres.

Fisiopatología

Siendo la quemadura una lesión inflamatoria constante con muerte celular por la acción directa del agente que produce coagulación protoplasmática y a la que se suma la isquemia prolongada secundaria por coagulación intravascular, la superficie quemada sufre alteraciones que afectan el espacio vascular, liberándose sustancias vasoactivas que ocasionan aumento de la permeabilidad del endotelio capilar y en grados máximos coagulación intravascular; estos fenómenos marcan las características semiológicas de la quemadura, su evolución y su curso destructivo o reversible.

Las sustancias vasoactivas entran a la circulación general que se suma al desequilibrio coloido-osmático por la fuga de proteínas, favoreciendo el edema en el resto de los territorios; la fuga plasmática y consecuente contracción del volumen circulatorio determina, si no hay una reposición adecuada, estados de shock por falta de microcirculación; se suma la hemoconcentración entorpeciendo la circulación capilar, favoreciendo la coagulación intravascular que agrava el déficit circulatorio.

La hipoxia mantenida ocasiona acidosis que determina alteración de la membrana celular provocado salida de potasio y entrada de sodio, si la hipoxia es muy intensa hay desintegración enzimática con paralización de la actividad metabólica celular traduciéndose en falla orgánica funcional múltiple.

Extención de la quemadura

Mediante la regla de los nueve:

  • Cabeza y cuello: 9%
  • Torax anterior: 9%
  • Torax posterior: 9%
  • Abdomen anterior: 9%
  • Región lumbosacra: 9%
  • Miembros superiores: 9% cada uno.
  • Miembros inferiores: Cara anterior: 9%, cara posterior: 9%; por cada miembro:18%
  • Región inguinal: 1%

Síntomas

  • Ampollas.
  • Dolor (el grado de éste no está relacionado con la gravedad de la quemadura, ya que las quemaduras más graves pueden ser indoloras).
  • Peladuras en la piel.
  • Enrojecimiento de la piel.
  • Shock: Se debe observar si hay palidez y piel fría y húmeda, debilidad, labios y uñas azuladas y disminución de la capacidad de estar alerta.
  • Inflamación.
  • Piel blanca o carbonizada.


Los síntomas de quemaduras en las vías respiratorias son:

  • Boca carbonizada, labios quemados.
  • Quemaduras en la cabeza, cara o cuello.
  • Sibilancia.
  • Cambio en la voz.
  • Dificultad al respirar; tos.
  • Pelos de la nariz o de las cejas chamuscados.
  • Moco oscuro o con manchas de carbón.

Cuidados

  • Tranquilice a la víctima.
  • Valore el tipo de quemadura y el grado.
  • Retire con cuidado anillos, pulseras, reloj o prendas apretadas y cinturones que

queden sobre el área afectada, antes de que se empiece a inflamar.

  • Enfríe el área quemada durante varios minutos, aplicando compresas de agua fría

limpia sobre la lesión. No use hielo sobre la zona quemada.

  • No aplique pomadas o ungüentos.
  • Cubra el área afectada con una compresa o tela limpia húmeda y fíjela con una

venda floja.

  • En quemaduras de pies o manos, separe cada dedo con una gasa húmeda antes

de poner la venda.

  • Administre un analgésico si es necesario. Tenga en cuenta las precauciones.
  • Si está conciente, administre abundantes líquidos vía oral, en lo posible

suero fisiológico.

  • Si hay quemaduras en cara, cuello coloque una almohada o cojín debajo de los

Hombros. Controle la respiración y el pulso.

  • En quemaduras de la cara, cúbrala con gasa estéril o tela limpia, dejando agujeros

para la nariz, ojos y boca.

  • Traslade a la víctima a un centro asistencial.

Complicaciones

Locales

La infección es la complicación más frecuente e importante, tanto por bacterias Gram positivas, Stafilococos y Streptococos, como Gram negativas. Las endo y exotoxinas de estas bacterias son fuente de shock. Por otro lado, la sobreinfección de las quemaduras complica y prolonga el proceso de cicatriz, pudiendo provocar un queloide, el cual, y dependiendo de la localización, puede dar lugar a retracciones de la piel con implicaciones mecánicas si están próximas a una articulación.


Sistémicas

  • Shock.
  • Úlceras gástricas y duodenales, frecuentes en el paciente quemado y que se deben a la hipoxia por reducción de la volemia, junto a la liberación masiva de catecolaminas y otros mediadores de la inflamación.
  • Otras comunes a pacientes largamente encamados como las bronquitis y neumonías, el ileo intestinal (que si es mantenido puede ser el primer signo de sepsis), o las alteraciones inmunológicas consistentes en un descenso global de la inmunidad, depresión de la inmunidad celular y de la humoral.

Prevención

Para ayudar a prevenir las quemaduras se recomienda:

  • Instalar alarmas de humo en el hogar. Revisarlas y cambiarles las baterías regularmente.
  • Enseñar a los niños las medidas de seguridad adecuadas en caso de incendio y el peligro que ofrecen la manipulación de fósforos y juegos pirotécnicos.
  • Impedir que los niños trepen a la estufa o tomen objetos calientes como planchas y puertas de los hornos.
  • Voltear los mangos de las ollas hacia la parte posterior de la estufa, de tal manera que los niños no puedan tomarlas y que no puedan ser volcadas accidentalmente.
  • Colocar extinguidores de incendios en lugares clave en la casa, el trabajo y la escuela.
  • Retirar los cordones eléctricos de los pisos y mantenerlos fuera de alcance.
  • Reconocer y ensayar rutas de escape en caso de incendio en casa, en el trabajo y en la escuela.
  • Fijar la temperatura del calentador de agua a 120 grados F (48,9º C) o menos.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngEste no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.