Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Rubéola

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
20081024 mgb Rubéola .jpg

La rubéola es una infección viral contagiosa con síntomas leves, asociada con una erupción cutánea.

Contenido

Etiología

La enfermedad es causada por un virus que se propaga a través del aire o por contacto directo; también puede ser transmitida de la madre con infección activa al feto causándole enfermedad severa. Esta condición suele ser leve en niños y adultos e incluso puede pasar inadvertida.

En los niños se presentan pocos síntomas, pero los adultos pueden experimentar fiebre, dolor de cabeza, malestar y secreción nasal antes de la aparición de la erupción cutánea. Una persona puede transmitir la enfermedad desde 1 semana antes de la aparición de la erupción hasta 1 ó 2 semanas después de su desaparición. La enfermedad es menos contagiosa que el sarampión (sarampión rojo). La inmunidad de por vida es permanente después de haber sufrido la infección y existe una vacuna segura y efectiva para la prevención de la rubéola.

La rubéola es muy peligrosa por la capacidad de producir defectos en el feto en desarrollo si la madre está infectada al principio del embarazo. El síndrome de rubéola congénita se presenta en un 25% o más de niños nacidos de madres que han sufrido rubéola durante el primer trimestre del embarazo.

Los defectos son raros si la infección se presenta después de la vigésima semana de embarazo. En un feto infectado se pueden presentar uno o dos defectos que pueden ser sordera, cataratas, microcefalia, retardo mental, enfermedad cardíaca congénita entre otros. Igualmente, se puede presentar aborto espontáneo o mortinato.

Los factores de riesgo comprenden falta de inmunización y exposición a un caso activo de rubéola.

Patogenia

El reservorio de esta enfermedad es el ser humano. La infección se transmite por contacto directo con los enfermos, a través de gotitas o secreciones de las vías nasales y de la faringe.

El período de incubación de la enfermedad es de 14 a 21 días y se puede transmitir una semana antes del período de erupción y, por lo menos, cuatro días después que éste empiece. Dado que no siempre se presentan síntomas, es posible que una persona aparentemente sana transmita el virus.

Los lactantes con Rubéola Congénita expulsan grandes cantidades de virus en las secreciones faríngeas y en la orina y son una importante fuente de infección para sus contactos.

En medios cerrados, como internados o grupos militares, pueden sufrir la infección todas las personas susceptibles que tengan contacto con el virus, ya que se trata de una enfermedad altamente contagiosa.


Síntomas

  • Fiebre baja (38,9° C - 102 F o menos).
  • Dolor de cabeza.
  • Inconformidad general o ansiedad (malestar).
  • Secreción nasal.
  • Inflamación de los ojos (ojos inyectados de sangre).
  • Erupción cutánea con enrojecimiento o inflamación.
  • Dolor muscular o articular.
  • Encefalitis (rara).
  • Hematomas debido al conteo bajo de plaquetas (raro).

Recomendaciones

  • Conviene que el enfermo tome bastante líquido.
  • Baje la temperatura con paños húmedos en la frente.
  • Evite el contacto con las embarazadas, especialmente de quienes tienen menos de tres meses de embarazo.

Diagnóstico

  • Serología para rubéola.
  • Exudado faríngeo o nasal para cultivo viral.

Pronóstico

La rubéola generalmente es una infección leve que se resuelve espontáneamente.

Cerca del 25% o más de los bebés nacidos de madres infectadas con rubéola en la primera etapa del embarazo desarrollarán el síndrome de rubéola congénita asociado con un pronóstico desalentador.


Complicaciones

Prevención

La rubéola se previene con la vacunación. La vacuna existente contra el virus de la rubéola se recomienda para todos los niños y rutinariamente se administra entre los 12 y 15 meses de edad, pero a veces se aplica antes durante las epidemias. Una segunda dosis (refuerzo) se aplica normalmente entre los 4 y 6 años. La triple viral es una vacuna combinada que protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola.

A las mujeres en edad de procrear se les puede hacer un examen por medio de serología para rubéola. Si no hay inmunidad, se las puede vacunar siempre que se pueda prevenir la concepción durante 28 días después de la vacuna. La vacuna no se debe aplicar en ningún momento durante el embarazo o a una persona con un sistema inmune alterado por cáncer, terapia con corticosteroides o tratamiento de radiación.

Es importante aclarar que aunque se toman grandes precauciones para no aplicar la vacuna a una mujer que ya está embarazada, en los casos raros en donde esto ha ocurrido, no se ha detectado ningún tipo de anomalía en los bebés.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.