Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Síndrome respiratorio agudo severo

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
20100531 mgb SARS1 .jpg

Es una forma grave de neumonía, causada por un virus aislado en el año 2003. La infección con el virus del SARS provoca una molestia respiratoria aguda (dificultad respiratoria intensa) y, algunas veces, la muerte. Éste es un ejemplo impresionante de la forma rápida como los viajes alrededor del mundo pueden diseminar una enfermedad y es igualmente un ejemplo de la forma rápida como un sistema de salud interconectado puede responder a una amenaza que se presente.

Contenido

Historia

Esta infección respiratoria contagiosa fue descrita por primera vez el 26 de febrero de 2003. El SARS fue identificado como una nueva enfermedad por parte del Dr.Carlo Urbani, médico de la Organización Mundial de la Salud (OMS), quien la diagnosticó en un hombre de negocios de 48 años que había viajado desde la provincia de Guangdong en la China, a través de Hong Kong, hasta Hanoi, en Vietnam, y quien murió a causa de dicha enfermedad. El Dr. Urbani murió posteriormente a causa del SARS el 29 de marzo de 2003 a la edad de 46 años.

Entre tanto, el SARS se estaba propagando y 6 semanas después de su descubrimiento había infectado a miles de personas alrededor del mundo, incluyendo personas en Asia, Australia, Europa, Norte y Sur América. Las escuelas cerraron en todo Hong kong y Singapur. Las economías nacionales resultaron afectadas.

La OMS había identificado el SARS como una amenaza a la salud global y expidió una advertencia sin precedentes a los viajeros. Las actualizaciones diarias de la OMS rastreaban la diseminación del SARS 7 días a la semana, pero no era claro si éste se convertiría en una pandemia global o se establecería en un patrón menos agresivo.

La respuesta rápida de la salud pública global ayudó a contener la diseminación del virus y, para junio de 2003, la epidemia había descendido a tal grado que la OMS dejó de emitir los informes diarios. No obstante, aun cuando el número de casos se redujo y se comenzaron a levantar las advertencias a los viajeros, la realidad no había cambiado: cada nuevo caso tenía el potencial de disparar otra epidemia. Parece que el SARS está aquí para quedarse y ha cambiado la forma como el mundo responde a enfermedades infecciosas en la era de los viajes internacionales generalizados.


Etiología

El SARS es causado por un miembro de la familia coronavirus (la misma familia que puede causar el resfriado común).

Cuando alguien que padece SARS tose o estornuda, las gotitas infectadas se esparcen en el aire. Uno puede contraer SARS si inhala o toca estas partículas. El virus del SARS puede vivir en las manos, tejidos y otras superficies hasta por 6 horas en dichas gotitas y hasta 3 horas después de que las gotitas se han secado.

Aunque la transmisión por gotitas a través del contacto cercano fue responsable de la mayoría de los primeros casos de SARS, la evidencia comenzó a mostrar que el SARS también podría diseminarse por medio de las manos y otros objetos con los cuales las gotitas hubieran tenido contacto. La transmisión a través del aire era una posibilidad real en algunos casos. Se había encontrado incluso virus vivo en las heces de personas con SARS, en donde había demostrado que vivía hasta 4 días. El virus puede ser capaz de vivir por meses o años cuando la temperatura está por debajo del punto de congelación.

Con otros coronavirus, es común que se presente la reinfección (volverse a infectar y enfermarse de nuevo) y los informes preliminares sugieren que éste también puede ser el caso con el SARS.

Los síntomas por lo general ocurren aproximadamente de 2 a 10 después de entrar en contacto con el virus, aunque ha habido casos donde la enfermedad comenzó considerablemente más pronto o más tarde. Las personas con los síntomas activos de la enfermedad son sin duda contagiosas, pero no se sabe durante cuánto tiempo una persona puede ser contagiosa antes o después de que se presenten los síntomas.

Coronavirus

Los coronavirus son un grupo de virus que tienen un halo o apariencia de corona cuando son vistos con el microscopio. Estos virus son una causa común en humanos de enfermedad respiratoria alta de grado medio a moderado y son asociados con enfermedad respiratoria, gastrointestinal, hepática y neurológica en animales. Los coronavirus pueden sobrevivir en el medio ambiente hasta tres horas.


Síntomas

Los síntomas distintivos son fiebre superior a 38º C (100.4° F), tos, dificultad respiratoria u otros síntomas respiratorios. Los síntomas en el orden de frecuencia de aparición han sido:

Los síntomas menos comunes abarcan (también en orden):

Diagnóstico

El médico puede escuchar ruidos pulmonares anormales mientras ausculta el pecho con un estetoscopio. En la mayoría de las personas que padecen SARS, el empeoramiento de los cambios en una radiografía o en una tomografía computarizada del tórax muestra la presencia de neumonía o del síndrome de dificultad respiratoria.

Los exámenes utilizados en el diagnóstico del SARS podrían abarcar los siguientes:

  • Exámenes de coagulación sanguínea.
  • Análisis bioquímico de la sangre:
    • Los niveles de alanina transaminasa y creatina-cinasa algunas veces están elevados.
    • Los niveles de deshidrogenasa láctica con frecuencia están elevados.
    • Los niveles de sodio y potasio algunas veces están bajos.
  • Una radiografía o una tomografía computarizada de tórax.
  • Un conteo sanguíneo completo (CSC)
    • Conteo de glóbulos blancos que puede estar bajo.
    • Conteo de linfocitos que puede estar bajo.
    • Conteo de plaquetas que puede estar bajo.

Cuando se inició el brote, se le prestó mucha atención al desarrollo de una prueba sensible y rápida para el SARS. Las pruebas específicas para el virus del SARS son, entre otras: la prueba PCR para el virus del SARS, pruebas de anticuerpos para el SARS y el aislamiento directo del virus del SARS. Todas las pruebas actuales tienen algunas limitaciones.


Pronóstico

A medida que la primera oleada de casos de SARS comenzó a reducirse, la tasa de mortalidad resultó ser del 14 ó 15% de los casos diagnosticados y en personas de más de 65 años, dicha tasa era superior al 50%. Muchas más personas estuvieron tan enfermas que necesitaron ventilación mecánica y otras más hasta requirieron hospitalización en unidades de cuidados intensivos.

Las políticas intensivas de salud pública están demostrando su efectividad en el control de los brotes y muchos países han detenido la epidemia dentro de su propio territorio. Sin embargo, todas las naciones deben estar atentas para mantener la enfermedad bajo control. Los virus en la familia coronavirus son conocidos por su capacidad para cambiar (mutar) con el fin de diseminarse mejor entre los seres humanos.


Complicaciones

Prevención

El hecho de reducir el contacto con alguien que padece SARS disminuye el riesgo de contraer dicha enfermedad. Las formas de hacerlo pueden incluir la reducción de viajes a lugares en donde haya un brote incontrolable de esta afección. Cuando sea posible, evitar el contacto directo con personas que padezcan la enfermedad hasta durante al menos 10 días después de que la fiebre y otros síntomas hayan desaparecido.

Los Centros para el Control y Prevención de las Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) dicen que la higiene de las manos es la parte más importante en la prevención del SARS, lo cual podría incluir el lavado de las manos o la limpieza de éstas con un desinfectante instantáneo para manos a base de alcohol.

A las personas se les debe enseñar a cubrirse la boca y la nariz al estornudar o toser. Las secreciones respiratorias se deben considerar infecciosas, lo cual significa no compartir alimentos, bebidas ni utensilios. Las superficies que se tocan frecuentemente se pueden limpiar con un desinfectante aprobado por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés).

En algunas situaciones, puede ser útil el uso de máscaras y gafas protectoras apropiadas para prevenir la diseminación de la enfermedad. Igualmente, se podrían utilizar guantes para manipular secreciones potencialmente infecciosas.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.