Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Sueño

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
20081204 mgb Sueño .jpg

El sueño (en cuanto acto de dormir) es un estado de reposo uniforme de un organismo. En contraposición con el estado de vigilia (cuando el ser está despierto), el sueño se caracteriza por los bajos niveles de actividad fisiológica (presión sanguínea, respiración, latidos del corazón) y por una respuesta menor ante estímulos externos.

Contenido

Etapas del sueño

Los estados y las fases del sueño humano se definen según los patrones característicos que se observan mediante el electroencefalograma (EEG), el electrooculograma (EOG, una medición de los movimientos oculares) y el electromiograma de superficie (EMG). El registro de estos parámetros electrofisiológicos para definir los estados de sueño y de vigilia se denomina polisomnografía. Estos perfiles entregan dos estados del sueño:

  • Sueño sin movimientos oculares rápidos (NMOR). Se divide en 4 estados:
    • La fase 1 del NMOR: Es la transición desde la vigilia al sueño; se la reconoce por la desaparición del patrón regular α (alfa) e instauración de un patrón de amplitud baja y de frecuencia mixta, predominantemente en el intervalo theta (2 a 7 Hz), con movimientos oculares lentos "en balancín".
    • La fase 2 del NMOR:Se define por la aparición de complejos K y de husos de sueño superpuestos a una actividad de base similar a la del estado 1. Los complejos K son descargas lentas, negativas (hacia arriba) y de amplitud elevada que se continúan inmediatamente después por una deflexión positiva (hacia abajo). Los husos de sueño son descargas de alta frecuencia de corta duración que presentan una amplitud característica con subidas y bajadas. No hay actividad ocular y el EMG da un resultado similar al estado 1.
    • La fase 3 del NMOR: Se caracteriza por ser un sueño con más del 20% (pero menos del 50%) de actividad delta de amplitud elevada (> 75 microV)(0,5 a 2 Hz). Los husos del sueño pueden persistir, sigue sin haber actividad ocular, y la actividad del EMG permanece en un nivel reducido.
    • La fase 4 del NMOR: El patrón electroencefalográfico lento y de alto voltaje de la fase 3 comprende al menos el 50% del registro. El conjunto formado por las fases 3 y 4 del NMOR se denomina sueño de ondas lentas, delta o profundo.
  • Sueño de movimientos oculares rápidos (MOR):

Conocido también como "sueño paradójico", desincronizado o D. El sueño MOR se caracteriza por un EEG de baja amplitud y de frecuencia mixta similar al de la fase 1 del NMOR. En este contexto, se producen brotes de actividad más lenta (3 a 5 Hz) con deflexiones negativas superficiales ("ondas en diente de sierra") que se superponen con frecuencia a este patrón. El EOG da muestras de MOR similares a las que se observan cuando la persona en cuestión permanece despierta y con los ojos abiertos. La actividad del EMG permanece ausente reflejando la atonía muscular completa de la parálisis motora descendente característica de este estado.

¿Cuánto necesita dormir?

Esto depende principalmente de nuestra edad, aunque también varía mucho entre las personas de una misma edad. Los bebés duermen cerca de 17 horas al día, que se reducen a 9 o 10 horas cuando se van haciendo mayores.

La mayoría de los adultos necesitan entre 7 y 8 horas de sueño cada noche, aunque éstas serán menos según el individuo envejezca. Existen grandes diferencias entre unas personas y otras, hasta el punto que algunas personas pueden estar bien con sólo 3 horas de sueño por noche. Las personas mayores necesitan menos horas de sueño que el adulto joven y es frecuente que por las noches se encuentren despiertos, especialmente si durante el día han dormido la siesta.

Áreas del encéfalo implicadas en el sueño

  • Región anterior del hipotálamo, área del prosencéfalo basal (sueño).
  • Región posterior del hipotálamo, área del mesencéfalo (vigilia).

Estas dos áreas del encéfalo qué están involucradas en la regulación del sueño fueron descubiertas a principios del siglo XX, antes de que surgiera la neurociencia comportamental moderna, por el neurólogo vienés Barón Constantin Von Economo. Posteriormente la implicación de estas dos áreas se confirmará mediante estudios de lesión en animales experimentales.

Fármacos que afectan al sueño

La mayoría de los fármacos que influyen en el sueño pueden clasificarse en una de dos categorías diferentes:

Hay una tercera categoría que cabría introducir, la de los fármacos que influyen sobre la ritmicidad circardiana, siendo el principal fármaco la melatonina.

Patologías relacionadas con el sueño

Las pesadillas, los terrores nocturnos, el sonambulismo, hablar mientras duerme, los golpes en la cabeza, orinarse en la cama y rechinar los dientes son formas de problemas del sueño llamados parasomnias. Existen tratamientos para la mayoría de los problemas del sueño. Algunas veces, es suficiente con mantener hábitos regulares para dormir.


Recomendaciones

  • Sigue un horario regular de sueño-vigilia: Si te acuestas cada día a la misma hora, cuando se acerque esa hora tu cuerpo sabrá que ha llegado el momento de dormir. El hecho de levantarte cada día a la misma hora también te ayudará a establecer un patrón regular de sueño, de modo que intenta ajustarte a ese horario incluso los fines de semana. No retrases más de una hora la hora de acostarte ni la de levantare más de 2 o 3 horas.
  • Haz ejercicio regularmente: De todos modos, intenta no hacer ejercicio justo antes de acostarte, puesto que eso puede subirte la temperatura corporal y activarte, dificultando que concilies el sueño. Sin embargo, los expertos en sueño consideran que practicar ejercicio 5 o 6 horas antes de acostarse (a media tarde) puede favorecer el sueño.
  • Evita los estimulantes: No tomes bebidas con cafeína, como refrescos que contengan cola o café, después de las 16 horas. La nicotina también es un estimulante, así que dejar de fumar puede ayudarte a dormir mejor. Y el hecho de beber alcohol por la noche también puede hacer que una persona esté inquieta y se despierte durante la noche.
  • Relaja la mente: Evita ver películas o programas de televisión violentos, de terror o acción justo antes de acostarte — cualquier cosa que te pueda acelerar la mente o el corazón. Leer libros de suspenso o intriga también puede dificultar que concilies el sueño.
  • Reduce la intensidad de la iluminación: La luz le indica al cerebro que hay que estar despierto. Antes de acostarte, mantente alejado de luces fuertes (¡incluyendo la pantalla del ordenador!), y medita o escucha música suave para ayudar a tu cuerpo a relajarse.
  • No hagas siestas demasiado largas: Dormir más de 30 minutos durante el día puede dificultar que concilies el sueño por la noche.
  • Crea un ambiente adecuado para dormir: Los estudios muestran que la gente duerme mejor en una habitación oscura que está tirando a fresca. Baja la persiana y/o cierra las cortinas (y asegúrate de que éstas son lo bastante recias como para bloquear el paso de la luz) y desconecta la calefacción o baja el termostato de tu habitación (ten preparadas algunas mantas por si acaso o ponte un pijamas caliente si tienes frío). El ruido también dificulta el sueño.
  • Levántate con la primera luz de la mañana: La luz matutina le indica al cuerpo que es hora de levantarse y ponerse en marcha.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.