Blog de medicina, noticias médicasAgregar a FavoritosCompartir en Facebook

Tétanos

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Saltar a: navegación, buscar
Clásica postura de persona con Tétanos.

Es una enfermedad del sistema nervioso potencialmente mortal debida a la bacteria Clostridium tetani (C.tetani ).

Contenido

Historia

Aunque se trata de una enfermedad conocida desde la antigüedad y señalada por Hipócrates y Galeno, fue Nicolaier, en 1884, el que la reprodujo en el conejo tras la inoculación subcutánea de tierra.

En 1889 Kitasato hizo ulteriores aportaciones, de aquí que se le conozca al germen productor con el nombre de bacilo de Nicolaier-Kitasato. En 1926 Ramón propone la utilización de la anatoxina y posteriormente se hacen grandes avances en las técnicas de soporte terapéutico mejorando el pronóstico de la enfermedad de forma muy significativa.

Etiología

Las esporas de la bacteria Clostridium tetani viven en el suelo y se encuentran en todo el mundo. En su forma de espora, la C. tetani puede permanecer inactiva en el suelo, pero puede seguir siendo infecciosa por más de 40 años.

La infección comienza cuando las esporas penetran en el organismo a través de una lesión o una herida. Las esporas liberan bacterias activas que se diseminan y producen un tóxico llamado tetanospasmina, el cual bloquea las señales nerviosas desde la médula espinal a los músculos, causando espasmos musculares severos. Los espasmos pueden ser tan fuertes que pueden llegar a causar desgarros musculares o fracturas de la columna.

El tiempo entre la infección y el primer signo de síntomas es de 5 días a 15 semanas, con un promedio de 7 días. La mayoría de los casos ocurre en aquellas personas que no han sido vacunadas de manera apropiada contra la enfermedad.

Clasificación

Se describen 3 formas clínicas:

  • Tétanos Leve: Con contracturas tónicas leves o moderadas, trismus leve, contracturas clónicas leves o ausentes, sin compromiso respiratorio ni signos de hiperactividad simpática. (Período de incubación igual o mayor a 12 días y período de invasión igual o mayor a 5 días).
  • Tétanos Moderado: Presenta contracturas tónicas más intensas, trismus de 1 a 2 cm; contracturas clónicas de intensidad, frecuencia y duración variable, pero siempre presentes y, en algunos casos, asociadas a compromiso respiratorio (disnea, cianosis, alteraciones del ritmo respiratorio), a signos de estimulación del sistema nervioso autónomo (hipertensión arterial, taquicardia, hipertermia, sudoración). (Período de incubación de 7 – 11 días y período de invasión de 3 a 5 días).
  • Tétanos Grave: Se caracteriza por contracturas tónicas y clónicas intensas, trismus a menudo total y alta frecuencia de compromiso respiratorio e hiperactividad simpática. (Período de incubación igual o menor de 6 días)

Existe una estrecha relación entre la forma clínica de la enfermedad, la frecuencia de complicaciones y la letalidad. Así, en el tétanos grave, las complicaciones alcanzan un 84% y la letalidad un 75% y en el Tétanos Leve, un 9% en ambas.

Destaca, además, la posibilidad de poner énfasis en la valoración dinámica de la forma clínica, ya que un enfermo puede evolucionar, a veces muy rápidamente, desde una forma de menor a una de mayor gravedad.

Síntomas

Con frecuencia, el tétanos comienza con espasmos leves en los músculos de la mandíbula (trismo). Los espasmos también pueden afectar el tórax, el cuello, la espalda y los músculos abdominales. Los espasmos musculares de la espalda con frecuencia causan arqueamiento, llamado opistótonos.

Algunas veces, los espasmos afectan músculos que ayudan con la respiración, lo cual puede llevar a problemas respiratorios.

La acción muscular prolongada causa contracciones súbitas, fuertes y dolorosas de grupos musculares, lo cual se denomina tetania. Estos episodios pueden provocar fracturas y desgarros musculares.

Otros síntomas abarcan:

  • Babeo.
  • Sudoración excesiva.
  • Irritabilidad.
  • Fiebre.
  • Espasmos de la mano o del pie.
  • Micción o defecación incontrolables.
  • Dificultad para deglutir.

Diagnóstico

El médico llevará a cabo un examen físico y hará preguntas acerca de la historia clínica. No existe una prueba de laboratorio específica disponible para determinar el diagnóstico de tétanos.

Se pueden usar otros exámenes para descartar meningitis, rabia, intoxicación por estricnina y otras enfermedades con síntomas similares.

Pronóstico

Sin tratamiento, una de cada tres personas muere y la tasa de mortalidad para los recién nacidos con tétanos que no ha sido tratado es incluso más alta. Con el tratamiento apropiado, menos del 10% de los pacientes infectados muere.

Las heridas en la cabeza o la cara parecen ser más peligrosas que las que ocurren en otras partes del cuerpo. Si la persona sobrevive la fase aguda de la enfermedad, la recuperación por lo general es completa. Los episodios de hipoxia (carencia de oxígeno) no corregidos, ocasionados por espasmos musculares en la garganta, pueden llevar a daño cerebral irreversible.


Complicaciones

Prevención

El tétanos es completamente prevenible con una vacuna antitetánica activa, la cual se piensa que brinda protección por 10 años. Los estudios realizados en soldados sugieren que la protección efectiva persiste hasta por 12 años después de la última vacunación.

En los Estados Unidos, las vacunas comienzan a aplicarse antes del primer año de vida, con series de inyecciones de DTPa, una vacuna "3 en 1" que protege contra difteria, tos ferina y tétanos. Ésta es una versión más segura de una vacuna anterior conocida como DTP, que ya no se utiliza en los Estados Unidos.

La vacuna Td o DTPa se utiliza como refuerzo para mantener la inmunidad en aquellas personas de edades entre 11 y 65 años.

Los adolescentes mayores y los adultos que hayan sufrido lesiones, especialmente de tipo punzante, deben recibir vacuna de refuerzo contra el tétanos si ya han pasado más de 10 años desde el último refuerzo.

La limpieza completa de todas las lesiones y heridas, al igual que la eliminación de tejidos muertos o que han sufrido daños severos (desbridamiento), cuando se considere apropiado, puede reducir el riesgo de desarrollar tétanos. Si la persona ha sufrido una lesión externa o de alguna manera que posibilite el contacto con el suelo, se debe consultar con el médico con relación al posible riesgo de sufrir de tétanos.

Muchas personas creen que las lesiones causadas por clavos oxidados son las más peligrosas. Esto es cierto sólo si el clavo está sucio y oxidado, como generalmente sucede. En este caso, es la suciedad y no el óxido la que ofrece el riesgo del tétanos.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.