Actinomicosis

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20110214 mgb Actinomicosis .jpg

Es una infección bacteriana prolongada (crónica) que comúnmente afecta la cara y el cuello.

Etiología

La actinomicosis usualmente es causada por una bacteria anaerobia, llamada Actinomyces israelii, la cual es un organismo común, que normalmente no causa enfermedad (no patógeno) y que se encuentra en la nariz y en la garganta.

Dada la localización normal de la bacteria en la nariz y en la garganta, la actinomicosis aparece más comúnmente en la cara y el cuello. Sin embargo, la infección algunas veces puede darse en el tórax (actinomicosis pulmonar), el abdomen, la pelvis u otras áreas del cuerpo. La infección no es contagiosa.

Los síntomas ocurren cuando la bacteria entra en los tejidos faciales después de un traumatismo, cirugía o infección. Un desencadenante común es el absceso dental o la cirugía oral. La infección también se ha observado en algunas mujeres que han tenido un dispositivo intrauterino (DIU) para prevenir el embarazo.

Una vez en el tejido, forma un absceso, produciendo una protuberancia dura de color rojo intenso a rojo púrpura, a menudo en la mandíbula, de donde proviene su nombre común de "mandíbula abultada".

Finalmente, el absceso irrumpe a través de la superficie de la piel para producir un conducto sinusal que drena.

Agente patógeno

Actinomices es un organismo gram positivo anaeróbico, microaerofílico, filamentoso, comensal de la cavidad oral, tractogastrointestinal y genital femenino. Históricamente considerado como un hongo debido a su apariencia microscópica. Hay 14 especies, de las cuales 6 son patógenas:

  • Israelii.
  • Naeslundii.
  • Odontolyticus.
  • Viscosus.
  • Meyeri.
  • Gerencseriae.

Clasificación

  • Actinomicosis cervicofacial: Que se produ­ce como consecuencia de la diseminación de la bacteria en los tejidos subcutáneos de la boca, la garganta y el cue­llo debido a una infección dental o amigdalar. El proceso comienza con la aparición de una zona hinchada y dura sobre el ángulo de la mandíbula y el cuello cuya consis­tencia va aumentando a la vez que se forman trayectos fis­tulosos que drenan pus hacía la piel.
  • Ac­tinomicosis torácica: Debido a la proliferación del microorganismo procedente de abscesos cervicofaciales y esofágicos aunque también puede deberse a la inhala­ción bronquial de la bacteria. La infección se disemina a través de los pulmones para alcanzar la pleura o a través del esófago hacia el mediastino, en cuyo caso se afectan las costillas, el corazón y los grandes vasos. Esta forma de enfermedad se caracteriza por fiebre, tos, fístulas que dre­nan pus, pérdida de peso, sudoración nocturna y en raras ocasiones, derrame pleural.
  • Actinomicosis abdominal: Puede aparecer tras un proceso inflamatorio agudo del es­tómago o los intestinos, como por ejemplo una apendicitis, un divertículo del intestino grueso o una perforación gás­trica. Se palpa una gran masa y en la ingle u otra zona apa­recen fístulas sinuosas que drenan pus procedente de los abscesos situados en la profundidad del abdomen. En ra­ras ocasiones se produce una forma pélvica de actinomi­cosis abdominal tras la colocación de un dispositivo intrauterino anticonceptivo (DIU).


Síntomas

  • Úlceras en la piel, en particular las que se presentan en la pared torácica resultantes de una infección pulmonar con Actinomyces.
  • Fiebre.
  • Dolor mínimo o inexistente.
  • Hinchazón o abultamiento duro y rojo intenso a rojo púrpura que aparece en la cara o parte alta del cuello.
  • Pérdida de peso.

Diagnóstico

  • Cultivo del tejido o líquido que muestra la especie Actinomyces.
  • Examen microscópico del líquido supurado que revela "gránulos de azufre" en el líquido, los cuales son amarillentos y están compuestos por organismos amontonados.
  • Examen microscópico que revela presencia de la especie de bacteria Actinomyces.

Pronóstico

Con tratamiento, usted debe recuperarse por completo.


Complicaciones

La meningitis rara vez se puede desarrollar a partir de esta infección.


Prevención

La buena higiene oral y las visitas regulares al odontólogo pueden ayudar a prevenir algunas formas de actinomicosis.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy