Aneurisma cerebral

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20091120 mgb Aneurisma cerebral .jpg

Es un ensanchamiento o abombamiento anormal de una sección de una vaso sanguíneo y se denomina aneurisma cerebral cuando ocurre en el cerebro.


Etiología

Los aneurismas en el cerebro ocurren cuando hay un área debilitada en la pared de un vaso sanguíneo. Un aneurisma puede presentarse como un defecto presente desde el nacimiento (congénito) o puede desarrollarse más tarde en el transcurso de la vida, por ejemplo, después de la lesión a un vaso sanguíneo.

Clasificación

La clasificación de los aneurismas intracraneales puede ser basada en morfología, tamaño, localización y etiología.


Clasificación por morfología

Los aneurismas intracraneales son divididos en tres tipos básicos:

  • Aneurismas saculares: Los aneurismas saculares son abultamientos con forma de cereza de la pared arterial. La mayoría se originan en bifurcaciones arteriales y constituyen del 66 % al 98 % de todos los aneurismas intracraneales. La gran mayoría de los aneurismas están localizados en la circulación anterior y sólo el 15 % están localizados en la circulación posterior. La mayoría de los aneurismas saculares no se consideran congénitos, sino que se desarrollan durante la vida. Los aneurismas cerebrales son poco frecuentes en niños y casi nunca ocurren en neonatos. Si un neonato o niño pequeño sufre una hemorragia aneurismática, usualmente se trata de una enfermedad de los tejidos conectivos como causa subyacente. La hipertensión arterial, tabaquismo y el alcoholismo contribuyen al engrosamiento de la capa íntima en la pared arterial, en los sitios de ramificación proximal y distal. Esta es la etapa más temprana de la formación de los aneurismas. Dentro de estos cojinetes, la capa íntima no es elástica, por lo que ocasiona una tensión elevada sobre las porciones mas elásticas de la pared del vaso. Anormalidades en las proteínas de la matriz extracelular contribuyen adicionalmente a la formación del aneurisma. La teoría popular de un defecto congénito en la túnica media de la capa muscular es como un punto débil a través del cual la capa interna de la pared arterial protruira, genera dudas debido a varias observaciones contradictorias. Hendiduras en la capa muscular están igualmente presentes en pacientes con y sin aneurismas. Si un aneurisma se ha formado, el defecto en la pared muscular no está localizado en el cuello, sino en la pared del saco aneurismático. La teoría patogénica más probable es que los aneurismas son adquiridos debido a cargas de tensión hemodinámica sobre las bifurcaciones arteriales que no tienen soporte. Este señalamiento, es respaldado por la observación clínica de que muchos pacientes con aneurismas de ACoA tienen ausente o hipoplasico el segmento A1 y por lo tanto tienen una carga hemodinámica elevada en el complejo de ACoA.
  • Aneurismas fusiformes: Los aneurismas fusiformes son segmentos arteriales alongados, dilatados y tortuosos. El término dolicoectasia describe un vaso gigante ectásico de este tipo de aneurismas. Los aneurismas fusiformes están caracterizados por la ausencia de un cuello definido, afectación circunferencial de la arteria principal y un trayecto largo. El aneurisma puede estar parcialmente trombosado, es decir, coagulado o tapado.
  • Aneurismas disecantes: La disección arterial espontánea está bien identificada en la porción cervical de la arteria carótida y en la porción extracraneal de la arteria vertebral como una causa de accidente cerebro-vascular isquémico en adultos jóvenes. Cuando la disección se presenta en los segmentos intracraneales con mayor frecuencia se manifiesta como HSA. Sasaki y asociados identificaron aneurismas disecantes en el 4.5 % de las personas que fallecieron por HSA. Los aneurismas disecantes ocurren con mayor frecuencia en el sistema vertebro-basilar y son más frecuentes en hombres que en mujeres. Los aneurismas disecantes en la porción extracraneal con mayor frecuencia son traumáticos. Sin embargo, pueden ser también causados por displasia fibromuscular, ateroesclerosis, infección, artritis trastornos hereditarios de los tejidos conectivos u maniobras quiroprácticas, o pueden ocurrir espontáneamente. Los aneurismas disecantes son aneurismas falsos consistentes en una luz falsa en el interior de la pared arterial lesionada.


Clasificación por tamaño

Los aneurismas son también clasificados por tamaño:

  • Aneurisma muy pequeño: menor a 3 milímetros.
  • Aneurisma pequeño: menor de 11 milímetros.
  • Aneurisma grande: 11 a 25 milímetros.
  • Aneurisma gigante: mayor de 25 milímetros.


Clasificación por localización

La localización más frecuente de los aneurismas cerebrales es en las arterias de la base del cerebro, conocido como "círculo polígono de Willis".

  • El 85 % de los aneurismas cerebrales se desarrollan en la porción anterior del polígono de Willis y afectan la arteria carótida interna y sus ramas intracraneales.
  • La localización más frecuente incluye el complejo de la arteria comunicante anterior (39-35 %).
  • El origen de la arteria comunicante posterior a partir de la arteria carótida interna (39-35 %).
  • La bifurcación de la arteria cerebral media (20 %).
  • La bifurcación de la arteria basilar y el resto de las arterias de la circulación posterior (5 %).
  • Pueden ser solitarios (70 % a 75 %).
  • Lesiones vasculares múltiples (25 % a 30 %), usualmente localizados en el polígono de Willis.


Clasificación por etiología

La mayoría de los aneurismas intracraneales son verdaderos aneurismas que contienen todas las capas o componentes de la pared vascular normal. En contraste, en los aneurismas falsos o pseudo-aneurismas la luz del vaso no crece, aún cuando el diámetro externo del segmento anormal puede estar incrementado. Estos aneurismas son poco frecuentes dentro del cráneo.

Algunos factores externos como el tabaquismo, el consumo intenso de alcohol, y el uso de anticoagulantes y anticonceptivos parecen estar relacionados con la formación de este tipo de aneurismas.

La causa más frecuente para el desarrollo de un aneurisma son lesiones vasculares inducidas hemodinámicamente, ateroesclerosis, vasculopatia subyacente y estados de alto flujo. Causas menos comunes son trauma, infección, abuso de drogas y neoplasias.

Los aneurismas intracraneales no cae precisamente en la categoría de verdaderas malformaciones vasculares; usualmente son adquiridos. La mayoría de los aneurismas cerebrales resultan de una anormalidad (debilidad) innata en la pared de la arteria. Los aneurismas cerebrales son también más frecuentes en personas con ciertas anomalías genéticas, como las enfermedad de la colágena o enfermedad de riñones poliquisticos y en ciertos trastornos circulatorios como las malformaciones arteriovenosas (MAV´s).

Otras causas incluyen: Hipertensión arterial, trauma craneal, lesiones penetrantes craneales, infecciones, tumores, ateroesclerosis, y otras enfermedades vasculares, uso de drogas (Ej. cocaína y el tabaquismo). Algunos investigadores especulan que el uso de anticonceptivos orales incrementa el riesgo para el desarrollo de un aneurisma.

Los aneurismas que resultan de la infección en la pared de una arteria son llamados aneurismas micóticos.


Factores de riesgo

Aproximadamente el 5% de la población tiene algún tipo de aneurisma en el cerebro. Los factores de riesgo comprenden:

Síntomas

Los aneurismas generalmente no causan síntomas, a menos que se rompan y ocasionen un sangrado dentro del cerebro. A menudo, los aneurismas se descubren en una tomografía computarizada o en una resonancia magnética realizada por otra razón. Si el aneurisma comprime estructuras circundantes en el cerebro, se pueden presentar síntomas.


Los síntomas dependen de qué estructura comprima el aneurisma, pero pueden abarcar:

  • Visión doble.
  • Pérdida de la visión.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolor en el ojo.
  • Dolor en el cuello.
  • Un dolor de cabeza intenso (a menudo descrito como "el peor dolor de cabeza en la vida") es un síntoma de que un aneurisma se ha roto.

Otros síntomas de la ruptura de un aneurisma pueden abarcar:

  • Confusión, letargo, somnolencia o estupor.
  • Párpado caído.
  • Dolores de cabeza con náuseas o vómitos.
  • Debilidad muscular o dificultad para mover cualquier parte del cuerpo.
  • Entumecimiento o disminución de la sensibilidad en cualquier parte del cuerpo.
  • Crisis epiléptica.
  • Movimiento lento, perezoso, letárgico.
  • Problemas del habla.
  • Cuello rígido (ocasionalmente).
  • Comienzo súbito de irritabilidad, impulsividad o poco control del temperamento.
  • Cambios en la visión (visión doble o pérdida de la misma).

Nota: Un aneurisma que presente ruptura es una emergencia médica. Busque ayuda médica de inmediato.


Diagnóstico

Un examen ocular puede mostrar incremento de la presión dentro del cerebro (aumento en presión intracraneal), incluyendo inflamación del nervio óptico o sangrado dentro de la retina.

Se pueden utilizar los siguientes exámenes para diagnosticar un aneurisma cerebral y determinar la causa del sangrado dentro del cerebro.


Pronóstico

El pronóstico varía. Los pacientes que entran en coma profundo después de la ruptura de un aneurisma no se recuperan tan bien como aquellos que presentan síntomas menos severos.

Los aneurismas cerebrales rotos con frecuencia son mortales; aproximadamente un 25% de las personas muere dentro de las primeras 24 horas y otro 25% muere dentro de un período aproximado de 3 meses. De aquellos que sobreviven, más de la mitad sufre algún tipo de discapacidad permanente.


Complicaciones

  • Aumento de la presión del líquido dentro del cráneo.
  • Pérdida de movimiento en una o más partes del cuerpo.
  • Otros problemas neurológicos (tales como cambios de la visión, dificultad para hablar, deterioro cognitivo).
  • Pérdida permanente de la sensibilidad de alguna parte de la cara o del cuerpo.
  • Convulsiones, epilepsia.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Hemorragia subaracnoidea.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.