Cáncer de colon

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20090611 mgb Cáncer de colon .jpg

El cáncer de colon es una patología causada por la aparición de un tumor maligno en el intestino grueso o en el recto (parte final del colon) y algunas veces se lo denomina "cáncer colorrectal".

La detección precoz de este tipo de cáncer permite la extirpación quirúrgica del tumor y, junto con la administración de una quimioterapia adyuvante apropiada, elimina la enfermedad en un alto porcentaje de los casos. No obstante, en fases avanzadas, los tumores de colon son resistentes a un amplio abanico de fármacos antitumorales y, además, las células cancerosas son capaces de diseminarse por el organismo dando lugar a metástasis. En la actualidad no existen tratamientos efectivos para frenar la progresión del cáncer de colon en estos estadios tardíos y la mayoría de los pacientes mueren como consecuencia del avance de la enfermedad.


Otros tipos de cáncer de colon, como el linfoma, los tumores carcinoides, el melanoma y los sarcomas son poco comunes.


Etiología

No hay una causa única para el cáncer de colon. Casi todos los cánceres de colon comienzan como pólipos no cancerosos (benignos), que lentamente se van convirtiendo en cáncer.


Patogenia

La patología del tumor de colon se reporta por lo general del análisis de tejido obtenido de una biopsia o una operación. El reporte patológico usualmente contiene una descripción del tipo de célula y el grado de avance. El tipo más común de célula cancerígena es el adenocarcinoma, el cual ocupa un 95% de los casos. Otros tipos menos frecuentes incluyen los linfomas y el carcinoma de célula escamosa.

El cáncer del lado derecho (colon ascendente y ciego), tiende a tener un patrón exofítico, es decir, el tumor crece hacia la luz intestinal comenzando desde la pared de la mucosa. Este tipo raramente causa obstrucción del paso de las heces y presenta síntomas como anemia. El cáncer del lado izquierdo tiende a ser circunferencial, y puede obstruir el intestino al rodear la luz del colon.


Anatomía patológica

El adenocarcinoma es un tumor de células epiteliales malignas, originándose del epitelio glandular de la mucosa colorrectal. Invade la pared, se infiltra hacia la muscularis mucosae, la submucosa y la lámina muscularis propia.

Las células malignas describen estructuras tubulares, promoviendo estratificación anómala, luz tubular adicional y estromas reducidos. A veces, las células del tumor tienen un patrón de crecimiento discohesivo y secretan moco, el cual invade el intersticio, produciendo lagunas mucosas y coloides (en el microscopio se ven como espacios vacíos), llamados adenocarcinoma mucinosa o coloide, pobremente diferenciado.

Si el moco permanece dentro de la célula maligna, empuja el núcleo hacia la periferia, formando la característica célula en anillo de sello. Dependiendo de la arquitectura grandular, el pleomorfismo celular y la mucosecreción del patrón predominante, el adenoma puede presentar tres grados de diferenciación: pobre, moderadamente o bien diferenciada.


Factores de riesgo

Una persona presenta mayor riesgo de padecer cáncer de colon si tiene:

Lo que una persona come puede jugar un papel en el riesgo de padecer este tipo de cáncer. El cáncer de colon puede estar asociado con dietas altas en grasas y bajas en fibra, al igual que con el consumo de carnes rojas. Sin embargo, algunos estudios encontraron que el riesgo no se reduce cuando la persona cambia a una dieta alta en fibra, así que la causa de este vínculo aún no es clara.

Fumar cigarrillo es otro factor de riesgo para el cáncer colorrectal.


Etapas

  • Etapa 0: Cáncer muy incipiente en la capa más interna del intestino.
  • Etapa I: Cáncer en las capas internas del colon.
  • Etapa II: El cáncer se ha diseminado a través de la pared muscular del colon.
  • Etapa III: El cáncer se ha diseminado a los ganglios linfáticos.
  • Etapa IV: El cáncer se ha diseminado a órganos distantes.

Síntomas

Muchos casos de cáncer de colon no presentan síntomas. Sin embargo, los siguientes síntomas pueden ser indicios de este tipo de cáncer:


Diagnóstico

Con los exámenes apropiados, el cáncer de colon se puede detectar antes de que los síntomas se desarrollen, cuando es más curable.

El médico llevará a cabo un examen físico y hará presión sobre el área abdominal. El examen físico rara vez muestra algún problema, aunque el médico puede sentir una masa abdominal. Un examen rectal puede revelar la presencia de una masa en pacientes con cáncer rectal pero no cáncer de colon.


Los exámenes imagenológicos para diagnosticar el cáncer colorrectal abarcan:

Nota: sólo con la colonoscopia se puede ver todo el colon.

Un examen de sangre oculta en heces (FOBT, por sus siglas en inglés) puede detectar pequeñas cantidades de sangre en las heces, lo que podría ser indicio de cáncer de colon; sin embargo, este examen a menudo es negativo en pacientes con este tipo de cáncer. Por esta razón, el FOBT se tiene que hacer junto con una colonoscopia o una sigmoidoscopia. Igualmente, es importante anotar que un FOBT positivo no necesariamente significa que la persona tenga cáncer.

Un conteo sanguíneo completo puede mostrar signos de anemia con bajos niveles de hierro.


Si el médico sabe que la persona en verdad tiene cáncer colorrectal, ordenará más exámenes para ver si el cáncer se ha diseminado.


Pronóstico

El cáncer de colon es, en casi todos los casos, una enfermedad curable si se detecta a tiempo.

El pronóstico depende de muchas cosas, incluyendo la etapa de la enfermedad. En general, cuando el tratamiento se hace a una edad temprana, la gran mayoría de los pacientes sobrevive al menos 5 años después del diagnóstico (esto se denomina tasa de supervivencia a 5 años). Sin embargo, la tasa de supervivencia a 5 años baja considerablemente una vez que el cáncer se ha diseminado.

Si el cáncer de colon no reaparece (recurre) en 5 años, se considera curado. Los cánceres en las etapas I, II y III se consideran potencialmente curables y, en la mayoría de los casos, el cáncer en etapa IV es incurable.


Complicaciones

  • Reaparición del cáncer en el colon.
  • El cáncer se disemina a otros tejidos y órganos (metástasis).
  • Desarrollo de un segundo cáncer colorrectal primario.


Prevención

Las pruebas de detección precoz del cáncer colorrectal no sólo pueden diagnosticarlo en una etapa temprana y curable,sino que también pueden prevenirlo al encontrar y extirpar pólipos que pueden malignizarse. Los cánceres también se pueden diagnosticar en sus etapas tempranas si el paciente comunica inmediatamente al médico cualquier síntoma, pero es mejor si se somete a pruebas de diagnóstico precoz antes de que aparezcan los síntomas.


La Sociedad Americana del Cáncer, recomienda tanto a hombres como mujeres a partir de los 50 años de edad, una de las siguientes cinco opciones de detección precoz:

  • Prueba anual de sangre oculta en heces (PSOH).
  • Sigmoidoscopia flexible cada 5 años.
  • Prueba anual de sangre oculta en heces más sigmoidoscopia cada 5 años.
  • Enema de bario de doble contraste cada 5 años.
  • Colonoscopia cada 10 años.


Debe someterse a pruebas de detección precoz de cáncer colorrectal a una edad más joven o hacérselas con mayor frecuencia, si existe cualquiera de los siguientes factores de riesgo de cáncer colorrectal:

  • Antecedentes familiares de cáncer o pólipos colorrectales (cáncer o pólipos en un familiar de primer grado menor de 60 años o en dos familiares de primer grado de cualquier edad).
  • Antecedentes familiares conocidos de síndromes de cáncer colorrectal hereditarios (poliposis adenomatosa familiar y cáncer colorrectal hereditario sin poliposis).
  • Antecedentes personales de cáncer colorrectal o pólipos adenomatosos: Se recomienda colonoscopia anualmente en el caso de cáncer colorrectal y de uno a tres años en el caso de pólipos adenomatosos.
  • Antecedentes personales de enfermedad inflamatoria intestinal.


Sin embargo las recomendaciones del PAPPS, Programa de Actividades Preventivas y Promoción de la Salud (español) son distintas a las de los grupos americanos:

  • Se recomienda el consumo de una dieta rica en fibra y vegetales y pobre en grasas saturadas a toda la población.
  • No existe evidencia científica consistente para recomendar o no la prueba de sangre oculta en heces o la rectosigmoidoscopia como pruebas de cribado efectivas y eficientes para la prevención del cáncer colorrectal en la población asintomática de nuestro medio, sin factores de riesgo reconocidos.
  • Recomendamos la búsqueda activa de los sujetos con factores de riesgo para el desarrollo de cáncer colorrectal, a través de una completa historia personal y familiar que incluya, al menos, dos generaciones, a los que se ofertará el cribado con endoscopia, asociado o no a la prueba de detección de sangre oculta en heces. No se dispone de evidencia suficiente para recomendar una determinada periodicidad en el cribado, excepto en los individuos con pólipos adenomatosos esporádicos de riesgo, como son los de histología vellosa y los de histología tubular de tamaño igual o superior a 1 cm, en los que se recomienda seguimiento colonoscópico a los 3 años de la resección, y si esta exploración es negativa, las colonoscopias posteriores se repetirán cada 5 años.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.