Cáncer de hígado

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20100702 mgb Cáncer de hígado .jpg

El carcinoma hepatocelular es responsable de la mayoría de los cánceres del hígado. Este tipo de cáncer es más frecuente en los hombres que en las mujeres y generalmente se observa en personas entre los 50 y los 60 años de edad.

Esta enfermedad es más común en partes de África y Asia que en Norteamérica, Sudamérica y Europa.

El carcinoma hepatocelular no es lo mismo que cáncer con metástasis al hígado, el cual empieza en otro órgano (como la mama o el colon) y se disemina al hígado.

Etiología

En la mayoría de los casos, la causa del cáncer hepático generalmente es la cicatrización del hígado (cirrosis). La cirrosis puede ser causada por:

  • Consumo excesivo de alcohol (la causa más común en los Estados Unidos)
  • Ciertas enfermedades autoinmunitarias del hígado.
  • Enfermedades que causan inflamación prolongada del hígado.
  • Infección por el virus de la hepatitis B o hepatitis C.
  • Demasiado hierro en el cuerpo (hemocromatosis)
  • Los pacientes con hepatitis B o C están en riesgo de cáncer del hígado, incluso si no tienen cirrosis.


Patogenesis

El Hepatocarcinoma, como cualquier otro tipo de cáncer se desarrolla cuando aparece una mutación en el mecanismo celular que provoca el que la célula se reproduzca a un ritmo más elevado y/o genere una célula sin apoptosis. En concreto, las infecciones crónicas por hepatitis B y/o C pueden favorecer el desarrollo de hepatocarcinomas al provocar que el sistema inmunológico ataque repetidamente a las células del hígado, algunas infectadas por el virus, otras no.

Este constante proceso de daño y reparación puede llevar a errores durante la reparación que acabarían desembocando en una carcinogenesis. Esta situación es más probable en casos de hepatitis C, que ocasionaría el hepatocarcinoma tras una fase de cirrosis. En el caso de la hepatitis B, sin embargo, las últimas investigaciones apunta a que la integración del gen viral en células infectadas puede llevar a un hígado no cirrótico a desarrollar la enfermedad.

Alternativamente, el consumo continuado de grandes cantidades de etanol puede tener un efecto similar. Además, la cirrosis es causada frecuentemente por el alcoholismo y hepatitis B y C crónicas. Las aflatoxinas producidas por ciertas especies del hongo Aspergillus son un carcinógeno y favorecen la aparición de hepatocarcinomas si se alojan en el hígado.

Los elevados niveles de aflatoxinas y hepatitis B en escenarios como China y África Occidental ha hecho aumentar la incidencia del cáncer en estas regiones. Otras hepatitis víricas como la hepatitis A no tienen potencial para convertirse en una infección crónica, por lo que no se pueden relacionar con el cáncer de hígado.


Síntomas

  • Sensibilidad o dolor abdominal, especialmente en el cuadrante superior derecho.
  • Tendencia al sangrado o a la formación de hematomas.
  • Agrandamiento del abdomen.
  • Coloración amarillenta de la piel o los ojos (ictericia)

Diagnóstico

El examen físico puede mostrar un hígado sensible y agrandado.

Los exámenes abarcan:

A algunos pacientes de alto riesgo se les pueden hacer exámenes de sangre periódicos y ecografías para ver si se están desarrollando tumores.


Pronóstico

El pronóstico usual es poco alentador, dado que sólo del 10 al 20% de los carcinomas hepatocelulares se pueden extirpar completamente con cirugía.

Si el cáncer no se puede extirpar por completo, la enfermedad generalmente es mortal al cabo de 3 a 6 meses. Sin embargo, la supervivencia puede variar y, ocasionalmente, las personas sobreviven por mucho más de 6 meses.


Complicaciones

Prevención

La prevención y el tratamiento de la hepatitis viral pueden ayudar a la reducción de los riesgos. La vacuna en la infancia contra la hepatitis B puede reducir el riesgo de cáncer del hígado en el futuro.

Evite tomar cantidades excesivas de alcohol. A ciertos pacientes les puede ayudar una prueba de detección para hemocromatosis.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.