Encefalopatía hepática

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20091026 mgb Higado .jpg

Es un daño al cerebro y al sistema nervioso que se presenta como una complicación de trastornos hepáticos.

Etiología

La encefalopatía hepática es causada por trastornos que afectan al hígado. Éstos incluyen trastornos que reducen la función hepática, tales como la cirrosis o la hepatitis, y afecciones en las cuales la circulación sanguínea no entra al hígado. La causa exacta de esta afección se desconoce.

Un trabajo importante del hígado es transformar sustancias tóxicas que son ya sea producidas por el cuerpo o llevadas a éste (como los medicamentos) y volverlas inofensivas. Sin embargo, cuando el hígado sufre daño, estos "tóxicos" se pueden acumular en el torrente sanguíneo.

El amoníaco, el cual es producido por el cuerpo cuando las proteínas son digeridas, es una de las sustancias dañinas que normalmente el hígado transforma en inofensiva. Muchas otras sustancias también se pueden acumular en el cuerpo si el hígado no está funcionando bien y le pueden causar daño al sistema nervioso.

La encefalopatía hepática puede presentarse de manera súbita en personas que previamente no tenían ningún problema hepático cuando se presenta el daño al hígado. Con mayor frecuencia, la afección se observa en personas con enfermedad hepática crónica.


La encefalopatía hepática se puede desencadenar por:

  • Cualquier afección que ocasione alcalosis.
  • Deshidratación.
  • Comer demasiada proteína.
  • Anomalías electrolíticas (especialmente una reducción de potasio) a raíz del vómito o de tratamientos como la paracentesis o por tomar diuréticos.
  • Sangrado gastrointestinal.
  • Infecciones.
  • Problemas renales.
  • Niveles bajos de oxígeno en el cuerpo.
  • Colocación o complicaciones de una derivación.
  • Cirugía.
  • Uso de medicamentos que inhiben el sistema nervioso central (como los barbitúricos o los tranquilizantes benzodiacepínicos).


Los trastornos que pueden simular o enmascarar síntomas de encefalopatía hepática son, entre otros:

La encefalopatía hepática puede ocurrir como un trastorno agudo y potencialmente reversible o puede presentarse como un trastorno crónico y progresivo que está asociado con enfermedad hepática crónica.

Clasificación

Basado en la duración y severidad de los trastornos hepáticos, la Encefalopatía hepática se presenta en dos formas:

  • Encefalopatía portal sistémica (EPS), fundamentada en hipertensión portal severa.
  • Falla hepática fulminante (FHF).


Síntomas

  • Agitación.
  • Cambios en el estado mental, estado de conciencia, el comportamiento y la personalidad.
    • Cambios en el estado de ánimo.
    • Coma.
    • Confusión, desorientación.
    • Disminución de la agudeza mental, somnolencia durante el día.
    • Disminución de la respuesta.
    • Delirio.
    • Demencia.
    • Falta de memoria.
  • Deterioro de la escritura o pérdida de otros movimientos finos de la mano.
  • Movimiento disfuncional.
  • Rigidez muscular.
  • Temblores musculares.
  • Convulsiones (raro).
  • Deterioro del habla.
  • Movimiento incontrolable.

Los pacientes con encefalopatía hepática a menudo no son capaces de cuidar de sí mismos debido a estos síntomas.


Diagnóstico

Los síntomas neurológicos pueden cambiar. Éstos abarcan:

  • Temblor brusco, "con meneo o sacudida" de las manos al tratar de sostener los brazos afuera en frente del cuerpo y levantar las manos.
  • Estado mental anormal, en particular en tareas cognitivas (del pensamiento), como conectar números con líneas.
  • Signos de enfermedad hepática como ojos y piel amarillos (ictericia), acumulación de líquido en el abdomen (ascitis) y, ocasionalmente, un olor rancio en el aliento y la orina.


Los exámenes pueden abarcar:

Pronóstico

La encefalopatía hepática aguda puede ser curable. Las formas crónicas de la enfermedad a menudo siguen empeorando o continúan reapareciendo.

Ambas formas pueden ocasionar un coma irreversible y la muerte. Aproximadamente el 80 % (8 de cada 10 pacientes) muere si entran en coma. La recuperación y el riesgo de que la afección reaparezca varían de un paciente a otro.


Complicaciones

Prevención

El tratamiento de los trastornos hepáticos puede prevenir algunos casos de encefalopatía hepática. Muchos trastornos hepáticos se pueden prevenir evitando el consumo excesivo de alcohol y el uso de drogas intravenosas.

Si hay síntomas neurológicos en una persona con enfermedad hepática presunta o conocida, solicite atención médica inmediata.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy