Enfermedad Trofoblástica Gestacional

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Las células trofoblásticas son las que ayudan al embrión a implantarse en el útero.

Cualquier tumor de un grupo de tumores que se forman con células trofoblásticas (células del útero que ayudan a un embrión a adherirse al útero y ayudan a formar la placenta) después de que un espermatozoide fertiliza un óvulo.

Mola hidatiforme o completa

Es una masa o tumor poco común que se forma en el interior del útero al comienzo del embarazo.

Etiología

Una mola hidatiforme resulta de la sobreproducción de tejido que se supone forma la placenta, la cual normalmente le brinda alimento al feto durante el embarazo. En esta afección, los tejidos se desarrollan formando un tumor anormal, llamado masa, y con frecuencia no existe un feto en absoluto.

La causa de este trastorno no se ha comprendido completamente, pero existen algunas causas potenciales como anomalías en el óvulo, problemas dentro del útero o deficiencias nutricionales. Las mujeres menores de 20 años y mayores de 40 años tienen un riesgo mayor. Entre otros factores de riesgo se pueden mencionar las dietas bajas en proteína, ácido fólico y caroteno.

Síntomas

  • Sangrado vaginal durante el embarazo en el primer trimestre.
  • Náuseas y vómitos que pueden ser tan intensos que requieren hospitalización.
  • Crecimiento anormal en el tamaño del útero para la etapa del embarazo.
    • Crecimiento excesivo en aproximadamente el 50% de los casos.
    • Crecimiento inferior a lo esperado en aproximadamente el 33% de los casos.
  • Síntomas de hipertiroidismo.
  • Frecuencia cardíaca rápida.
  • Inquietud, nerviosismo.
  • Intolerancia al calor.
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Deposiciones acuosas.
  • Manos temblorosas.
  • Piel más caliente y más húmeda de lo normal.
  • Síntomas similares a los de la preeclampsia que ocurren en el primer trimestre o a comienzos del segundo (esto casi siempre es indicio de mola hidatiforme, ya que la preeclampsia es extremadamente rara tan temprano en los embarazos normales)
  • Hipertensión.
  • Hinchazón de pies, tobillos y piernas.
  • Proteinuria.

Diagnóstico

Un examen pélvico puede mostrar signos similares a los del embarazo normal, pero el tamaño del útero puede ser anormal y no haber signos de sonidos cardíacos fetales. Además, puede haber algún sangrado vaginal.

Los exámenes pueden abarcar:

La enfermedad también puede afectar los resultados de los siguientes exámenes:

Pronóstico

Más del 80% de las molas hidatiformes son benignas (no cancerosas) y el pronóstico después del tratamiento es por lo general excelente. Después del tratamiento, se recomienda usar anticonceptivos muy efectivos por lo menos de 6 a 12 meses para evitar el embarazo.

En 10 al 15% de los casos, las molas hidatiformes se pueden convertir en molas invasivas, las cuales pueden llegar a penetrar hasta un nivel muy profundo en la pared uterina y provocar sangrado u otras complicaciones.

En unos pocos casos, una mola hidatiforme puede convertirse en un coriocarcinoma, una forma de cáncer diseminado y de rápido crecimiento.

Complicaciones

Se pueden presentar problemas pulmonares después de una dilatación y legrado si el útero de la mujer es mayor al tamaño de 16 semanas de gestación.

Mola parcial o incompleta

Constituye alrededor del 30% de los embarazos molares. El útero rara vez está aumentado de tamaño, la preeclampsia es menos frecuente y más tardía, el alza de las gonadotrofinas es menor. Entre las vellosidades alteradas hay vellosidades normales.

Las alteraciones son edema de las vellosidades y proliferación focal del trofoblasto. Las vellosidades tienen contornos muy irregulares, con hendiduras, y frecuentemente hay brotes de trofoblasto inmersos en el estroma y sin conexión con el de la superficie.

Estas alteraciones también se encuentran en abortos con cariotipo triploide. El trofoblasto presenta escasas atipias. El cariotipo de esta mola es triploide: 66XXY, resultante de la fertilización de un óvulo 22X (con el material cromosómico completo) por dos espermios (22X y 22Y). El embrión es viable algunas semanas. Histológicamente pueden encontrarse partes del embrión y eritroblastos en las vellosidades.

El 8 a 40% de las molas en general pueden progresar a molas invasoras y el 2,5%, a coriocarcinomas. No hay correlación entre el grado de atipia nuclear y el riesgo de progresión de la enfermedad. Se acepta que este riesgo es mayor en las molas completas que en las parciales, en esta última el riesgo alcanzaría a sólo 4%.

Mola invasora

La Mola Invasora es una forma infrecuente de Enfermedad Trofoblástica Gestacional (ETG). Presenta características histopatológicas de Mola Completa asociada a invasión miometrial y penetración en el sistema vascular.

Es difícil hacer el diagnóstico histológico debido a que la mayoría de las pacientes con Mola Hidatiforme son tratadas sin cirugía. La hipervascularización y friabilidad tisular observada en la Mola Invasora producen cuadros hemorrágicos, siendo el sangrado la principal causa de morbimortalidad.

Esta enfermedad suele producir metástasis siendo los sitios más frecuentes el tracto genital inferior, pulmón, hígado y sistema nervioso central. Los síntomas dependerán del lugar de localización de los implantes.

En la mola invasora existe mayor riesgo de que se desarrolle un coriocarcinoma que en las molas no invasoras.

Coriocarcinoma

Es una forma de cáncer rápidamente creciente que ocurre en el útero después de un embarazo, un aborto espontáneo o un aborto provocado. Esta afección usualmente hace metástasis, lo que significa que se disemina a otros lugares en el cuerpo.

Etiología

El coriocarcinoma sigue siendo un tipo de cáncer poco común, aunque casi siempre curable, que puede estar asociado con el embarazo.

El cáncer se forma en los tejidos que se desarrollan después de que el bebé es concebido. Un coriocarcinoma luce como las células que normalmente rodean a un bebé en desarrollo (embrión).

En aproximadamente el 50% de los casos de coriocarcinoma, la mujer tuvo una mola hidatiforme.

Casi una cuarta parte de los coriocarcinomas se presenta después de un embarazo a término con un parto de un niño normal, mientras que el resto de casos aparece después de cualquier tipo de aborto, embarazo ectópico o tumor genital.

Síntomas

Un síntoma probable es el sangrado vaginal continuo en una mujer con historia reciente de mola hidatiforme, aborto o embarazo.

Entre los síntomas adicionales se encuentran:

  • Sangrado vaginal irregular.
  • Ciertos tipos de quistes en los ovarios.
  • Hinchazón irregular del útero.
  • Niveles de HCG (hormona del embarazo) persistentemente altos (prueba de embarazo positiva).
  • Dolor.

Diagnóstico

Un examen pélvico puede revelar un crecimiento uterino continuado o un tumor, afecciones que se pueden sentir dentro del tracto genitourinario.

Entre los exámenes se encuentran:

  • HCG sérica cuantitativa (examen de sangre para confirmar un embarazo).
  • TC.
  • Radiografía del tórax.

Estos signos y exámenes se aplican a mujeres con antecedentes recientes de mola hidatiforme, aborto o embarazo.

Pronóstico

Casi todas las mujeres cuyo coriocarcinoma no hizo metástasis se curan y más de un 90% conservan su función reproductiva.

El pronóstico puede no ser tan bueno si el cáncer se ha diseminado y se presenta una o más de las siguientes condiciones:

  • Diseminación de la enfermedad al hígado o al cerebro.
  • Nivel de la HCG sérica mayor a 40.000 mIU/ml en el momento de inicio del tratamiento.
  • Haber recibido quimioterapia anteriormente.
  • Tener síntomas o haber ocurrido el embarazo por más de 4 meses antes del tratamiento.
  • El coriocarcinoma ocurrió después de un embarazo que terminó con la muerte del bebé.

Sin embargo, alrededor del 66% de las mujeres que tienen inicialmente un mal pronóstico experimentan remisión (un estado libre de la enfermedad).

Complicaciones

El coriocarcinoma puede reaparecer, por lo general, a los pocos meses, pero incluso hasta 3 años después de finalizado el tratamiento. También se pueden presentar complicaciones asociadas con la quimioterapia o la cirugía.

Si se hace una histerectomía, tendrá como resultado la infertilidad y se dará el inicio de la menopausia si también se extirpan los ovarios.

Tumor del sitio trofoblástico

El tumor del sitio trofoblástico es una forma clínica de la enfermedad trofoblástica, constituye su variedad más infrecuente.

Puede ser nodular o difuso y está formado casi exclusivamente por células del trofoblasto intermedio. Las células son mononucleares y multinucleadas, no se forman vellosidades, el tejido tumoral tiene tendencia a la invasión vascular. A pesar de esto, la mayoría es de comportamiento benigno. La mortalidad alcanza al 10%.

Se presenta principalmente en mujeres en edad reproductiva, muchas veces asintomático y con buen pronóstico.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.