Enterovirus

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20110701 mgb Enterovirus .jpg

Enterovirus es un género de virus de ARNmc de sentido positivo asociado con diversas enfermedades. En estudios serológicos se han identificado 66 serotipos de enterovirus humanos en base a los test de neutralización de anticuerpos. Se han definido variantes antigénicas adicionales en varios de los serotipos en base a la neutralización cruzada reducida o no recíproca entre diferentes cepas de una misma variante. Los enterovirus fueron originalmente clasificados en cuatro grupos: Poliovirus, Coxsackie A virus (CA), Coxsackie B virus (CB) y Echovirus, pero se observó rápidamente la existencia de solapamientos en las propiedades biológicas de los diferentes grupos. Los Enterovirus aislados recientemente han sido nombrados con un sistema de números consecutivos: EV68, EV69, EV70, etc.

Los Enterovirus afectan a millones de personas en todo el mundo cada año, encontrándose frecuentemente en las secreciones respiratorias (saliva, esputo o moco nasal) y deposiciones de personas infectadas. Históricamente, la poliomielitis era la enfermedad más significativa causada por un enterovirus. Hoy día conocemos 62 enterovirus, además de los Poliovirus, que causan enfermedades en humanos: 23 Coxsackie A virus, 6 Coxsackie B virus, 28 Echovirus, y otros 5 Enterovirus. Los Poliovirus, así como coxsackie y echovirus se transmiten por la vía fecal-oral. Las infecciones producen sintomatología muy diversa, pudiendo provocar desde una ligera afección respiratoria (resfriado común), fiebre aftosa humana, conjuntivitis hemorrágica aguda, meningitis aséptica, miocarditis, enfermedad similar a la sepsis neonatal severa, y parálisis fláccida aguda.


Manifestaciones clínicas

Grupo Manifestación clínica
Poliovirus
  • Poliomielitis paralítica
  • Meningitis aséptica
  • Síndrome febril
Virus Coxsackie A
  • Meningitis aséptica
  • Herpangina
  • Síndrome febril
  • Conjuntivitis
  • Síndrome pie-mano-boca
Virus Coxsackie B
  • Meningitis aséptica
  • Síndrome neonatal grave
  • Miopericarditis
  • Encefalitis
  • Pleurodinia
  • Síndrome febril
Echovirus
  • Meningitis aséptica
  • Conjuntivitis
  • Exantema cutáneo
  • Síndrome neonatal grave
  • Síndrome febril
Enterovirus 68-71
  • Meningitis aséptica
  • Síndrome de pseudo-polio
  • Síndrome pie-mano-boca
  • Conjuntivitis epidémica

Poliovirus

Es el más virulento de los enterovirus, existiendo tres serotipos diferentes (poliovirus 1, 2 y 3). Gracias a las campañas de vacunación se ha conseguido erradicar de los países occidentales, aunque persiste aún en algunos países en vías de desarrollo (India, Pakistán, Nigeria.), por lo que existe el riesgo de importación de casos.

El 90% de las infecciones por poliovirus son subclínicas (ligeramente febriles y no paralizantes). Sin embargo en un 8% de los casos existe meningitis aséptica y en el 1% poliomielitis anterior aguda (sobre todo el serotipo 1) que suele ir precedida de mialgias y raquialgia. Dicho cuadro consiste en la destrucción de motoneuronas grandes del asta anterior de la médula espinal de forma multifocal, produciendo debilidad flácida asimétrica en las extremidades (predomino proximal y en miembros inferiores). En algunos casos puede haber afectación también de las motoneuronas del troncoencéfalo, con tetraparesia, parálisis diafragmática y de los músculos inervados por pares craneales.

Se ha observado mayor predisposición a parálisis en pacientes amigdalectomizados, aquellos que realizaron ejercicio intenso o tuvieron traumatismos durante la enfermedad y en los pacientes a los que se les administraron inyecciones intramusculares en las extremidades más afectadas. Muy rara vez se han descrito cerebelitis y mielitis transversas.


Actualmente aún no está aclarado el mecanismo por el cual alcanzan el sistema nervioso. Se cree que esto ocurre por vía hematógena durante la viremia, aunque también se ha observado en experimentos animales afectación de las placas neuromusculares con desplazamiento retrógrado axonal hasta las motoneuronas del asta anterior medular.


Estructura

Los enterovirus presentan una cápside de simetría icosaédrica, sin envoltura; tienen un tamaño pequeño (20-30 nm), poseen RNA de cadena única y polaridad positiva, por lo que se replican utilizando el propio RNA como mensajero. Su genoma se divide en 4 regiones que codifican proteínas estructurales y 2 regiones no codificadoras, reguladoras. Sus cuatro proteínas estructurales: VP1, VP2, VP3 y VP4 se sintetizan como una poliproteína en la que el extremo 5´ está unido covalentemente a una pequeña proteína VPg.

Dentro de cada grupo, existe un número de serotipos definidos por los epítopos de la cápside que se deben a modificaciones estructurales de la superficie del virión. Los epítopos antigénicos, que definen a cada serotipo, estimulan la formación de anticuerpos específicos que se comportan como neutralizantes de la infección, ya que no permiten su unión al receptor celular.

La evolución de los serotipos sigue un proceso de deriva antigénica, en el que durante el proceso de copia del genoma se producen errores que introducen mutaciones puntuales. Estas mutaciones son acumulativas y modifican progresivamente la estructura de la cápside.

El ciclo replicativo de los enterovirus es lítico y su receptor celular es una molécula perteneciente a la superfamilia de las inmunoglobulinas que se presenta en distintos órganos diana, como el corazón (Coxsackievirus), el sistema nervioso central (Poliovirus), el hígado o el intestino. Son resistentes a todos los antivíricos y quimioterápicos conocidos, y a la inactivación por solventes de lípidos.

Presentan una tendencia natural a la agregación espontánea que los defiende del efecto de los agentes externos. Se inactivan rápidamente a más de 50ºC, por la luz ultravioleta y en condiciones de desecación. Son estables a pH ácido, característica que los diferencia de los Rhinovirus.

Patogenia

El virus penetra en el organismo por vía oral o nasofaríngea, con un periodo de incubación que oscila entre 2 y 30-40 días. Se multiplica localmente en el tejido linfoide de la faringe y las placas de Peyer y después se disemina por vía sanguínea a otros tejidos diana, como la piel, miocardio, meninges, páncreas, etc., en donde se replica.

Los síntomas pueden ser el resultado directo de la destrucción de células diana en los tejidos (como ocurre en la poliomielitis), o puede deberse a la respuesta inmune frente al virus (como ocurre en el modelo murino de miocarditis por virus Coxackie tipo B).

La mayoría de las infecciones son abortivas, debido a la existencia de anticuerpos neutralizantes. Los anticuerpos IgG, IgM e IgA aparecen con bastante rapidez en el curso de la infección. La inmunidad es, predominantemente, humoral, específica de serotipo y duradera (los anticuerpos persisten durante toda la vida). Las personas con un déficit de la inmunidad humoral tienen un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad paralítica cuando se utiliza para su vacunación la vacuna de antipolio oral con virus atenuados (Sabin,OPV), siendo recomendable en esta situación el empleo de la vacuna parenteral de virus inactivados (Salk, IPV).

Diagnóstico

El aislamiento de enterovirus en cultivo celular es el método diagnóstico convencional. Por lo general las muestras de materia fecal, hisopado rectal y fauces son las de mayor rendimiento, pero también se pueden recuperar enterovirus de orina y sangre, durante la enfermedad aguda, y de líquido cefalorraquídeo, cuando hay meningitis.

Es posible detectar coxsackievirus del grupo B y echovirus, y algunos coxsackievirus del grupo A por cultivo celular, pero muchos coxsackievirus del grupo A crecen poco o no lo hacen in vitro. En casos de especial interés clínico o con fines epidemiológicos es posible identificar el serotipo del enterovirus aislado en cultivo celular por métodos serológicos o por secuenciamiento genómico en laboratorios de referencia.

Muchos laboratorios de referencia y comerciales disponen de análisis por Proteína C Reactiva para detectar RNA de enterovirus en muestras de líquido cefalorraquídeo. La Proteína C Reactiva es más rápida y más sensible que el cultivo celular, y permite detectar todos los enterovirus, incluidos los difíciles de cultivar, pero carece de la capacidad de caracterizar mejor a los enterovirus de acuerdo con el tipo.

Se han desarrollado análisis por Proteína C Reactiva específicos de serotipo para algunos enterovirus, si bien no están difundidos. El diagnóstico de infección aguda por un serotipo conocido de enterovirus se puede determinar demostrando un cambio en el título de anticuerpos neutralizantes entre las muestras de suero del estadio agudo y de convalecencia, no obstante este método es relativamente insensible, costoso y sólo factible en laboratorios de referencia. Los análisis serológicos comerciales basados en un formato de enzimoinmunoanálisis están mal estandarizados y carecen de especificidad.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy