Fibrilación auricular

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20081222 mgb Fibrilación auricular .jpg

La Fibrilación Auricular (FA) es una arritmia cardiaca en la que hay una activación auricular desorganizada, no hay coordinación en la sístole auricular y el llenado ventricular es inefectivo.

El ritmo irregular que se produce puede llegar a tener una frecuencia de 160 a 180 latidos por minuto (lpm). En el electrocardiograma (ECG) no hay onda P, en su lugar aparecen ondas rápidas de fibrilación de distinta forma, tamaño y ritmo. En el ecocardiograma (ECC) la onda A del movimiento valvular mitral está ausente.

La Fibrilación Auricular es la arritmia cardiaca más frecuente en la práctica clínica, genera gran número de visitas a los servicios de urgencia y de ingresos hospitalarios. La Fibrilación Auricular afecta al 0.4% de la población general, su prevalencia aumenta con la edad, en las personas mayores de 65 años es del 4-5% y del 9% en los mayores de 80 años.

La mayoría de las veces es asintomática, con frecuencia se detecta por sus complicaciones, como ictus o insuficiencia cardiaca. Es un factor de riesgo independiente muy importante para el Ictus. Se puede presentar asociada a diabetes, hipertensión arterial (HTA) o cardiopatía isquémica, es prudente la evaluación oportunista de estos pacientes para detectar Fibrilación Auricular en las consultas de atención primaria.

Factores de riesgo

La fibrilación auricular es más común en las personas mayores de 60 años de edad. No obstante, a usted le puede dar fibrilación auricular a cualquier edad. Algunas veces, la fibrilación auricular no tiene causa alguna, pero su riesgo aumenta si usted tiene cualquiera de lo siguiente:

Clasificación

Puede clasificarse según la forma de presentación clínica y por la presencia o ausencia de enfermedad cardiaca asociada. Las decisiones terapéuticas van a estar basadas en estas variables. El carácter dinámico de la evolución de la Fibrilación Auricular hace necesario revisar y actualizar la clasificación dada a cada paciente.

La clasificación clínica está basada en el tiempo de duración y su carácter recurrente. Según la forma de presentación se clasifica en:

  • De reciente comienzo o descubrimiento.
    • Sintomática.
    • Asintomática (detectada por primera vez, aparición reciente o desconocida).
  • Paroxística: Sin tratamiento remite a los siete días o menos (muy a menudo a las 48 horas). Sigue un patrón recurrente (2 ó más episodios).
  • Persistente: Los episodios tienen una duración superior a siete días, es un límite a partir del que es poco probable que ocurra una remisión espontánea. Patrón recurrente (2 ó más episodios) tras cardioversión eléctrica o farmacológica.
  • Permanente: Ritmo estable en Fibrilación Auricular, no es eficaz la cardioversión o, si es eficaz de manera inicial, recidiva a las 24 horas. Se incluyen los casos de Fibrilación Auricular de larga evolución en los que no se ha indicado la cardioversión, no se ha intentado o no ha sido aceptada por el paciente (algunas veces se le denomina FA permanente aceptada).

El término Fibrilación Auricular aislada se aplica a individuos de menos de 60 años de edad sin evidencia clínica o electrocardiográfica de enfermedad cardiopulmonar, incluida la hipertensión arterial. Estos pacientes tienen un pronóstico favorable en cuanto a tromboembolias y mortalidad. Con el paso del tiempo abandonan la categoría de Fibrilación Auricular aislada debido al envejecimiento o al desarrollo de anomalías cardiacas que aumentan el riesgo de tromboembolias y mortalidad.

Etiología

Las causas más frecuentes son:

Enfermedad cardiaca o valvular:


Causas no cardíacas:


Relacionados con la dieta y estilos de vida:

  • Tras cirugía sobre todo cirugía cardiaca y toracotomía.

El 11% de las personas con Fibrilación Auricular no tienen enfermedad cardiaca estructural ni enfermedad cardiovascular reconocida como precipitante de Fibrilación Auricular.

Recientemente se ha visto que la obesidad aumenta el riesgo de desarrollar Fibrilación Auricular de manera paralela al aumento del IMC. La presencia de Fibrilación Auricular añade un factor de riesgo cardiovascular a la obesidad.

Fisiopatología

Fundamentalmente se plantean dos mecanismos electrofisiológicos:

  • Múltiples focos de reentrada que originan frentes de onda reentrantes que circulan simultáneamente por ambas aurículas, activan las aurículas en forma aleatoria, desaparecen y vuelven a formarse y una vez establecidos siguen las vías de excitación. En función de la presencia o ausencia de refractariedad auricular muchos de ellos alcanzan el nodo AV activando al ventrículo con una frecuencia irregular y variable.
  • En algunos pacientes la fibrilación auricular parece tener un origne focal, con frecuencia en una de las venas pulmonares. Estos pacientes en general presentas extrasístoles auriculares frecuentes y paroximos de fibrilación auricular sin cardiopatía orgánica.

La propia fibrilación auricular genera modificaciones fisiológicas y anatómicas que favorecen su persistencia: dilatación auricular, desordenación y fibrosis miofibrilar, acortamiento e inhomogeneidad de períodos refractarios auriculares y velocidad de conducción.


Síntomas

Usted puede estar consciente de que su corazón no está latiendo en un patrón anormal, en especial si ha estado ocurriendo por algún tiempo.

Los síntomas pueden abarcar:

  • Dificultad respiratoria al estar acostado.
  • Confusión.
  • Vértigo, mareo.
  • Desmayos.
  • Fatiga.
  • Pulso que puede sentirse acelerado, rápido, palpitante, agitado o puede sentirse demasiado lento.
  • Pulso que puede sentirse regular o irregular.
  • Sensación de percibir los latidos cardíacos ( palpitaciones).
  • Sensación de opresión en el pecho.
  • Dificultad para respirar.

Nota: los síntomas pueden comenzar o parar repentinamente.


Diagnóstico

Muchas personas con Fibrilación Auricular no tienen síntomas y la arritmia se detecta en una exploración por otro motivo.

Los síntomas más frecuentes en las personas que acuden a urgencias por Fibrilación Auricular recién diagnosticada son disnea, dolor torácico y palpitaciones. También pueden presentar: disminución de la resistencia a la actividad física y síntomas inespecíficos como malestar. La poliuria puede ser un indicador de Fibrilación Auricular debido a la elevación del péptido atrial natriurético al comienzo y al final de los episodios de Fibrilación Auricular.

A muchas personas se les diagnostica por las complicaciones como ictus, ataques isquémicos transitorios, embolia periférica o insuficiencia cardíaca.

Así pues, ante la presencia de disnea, palpitaciones, síncope, malestar torácico, AIT e ictus es recomendable evaluar la presencia de Fibrilación Auricular.

La palpación de pulso arrítmico puede indicar una Fibrilación Auricular subyacente, es una prueba sencilla y muy sensible pero poco específica, es necesario realizar un electrocardiograma para su confirmación. Si existe Fibrilación Auricular en el electrocardiograma no habrá ondas P, se verá una línea basal caótica y un ritmo ventricular irregular con una frecuencia ventricular a menudo es de 160 a 180 lpm o menor. Es poco probable la presencia de Fibrilación Auricular ante la palpación de un pulso normal.

Existen una serie de pruebas con indicación individualizada:


Debe hacerse diagnóstico diferencial con:

  • Extrasístoles auriculares (son frecuentes y pueden causar un ritmo irregular).
  • Latidos ventriculares ectópicos.
  • Flutter.
  • Taquicardia sinusal.
  • Taquicardia supraventricular.

Pronóstico

El trastorno generalmente se puede controlar con tratamiento. Muchas personas con fibrilación auricular tienen un buen pronóstico.

La fibrilación auricular tiende a convertirse en una condición crónica, sin embargo, puede regresar incluso con tratamiento.

Complicaciones

Puede presentar las siguientes complicaciones:

  • ACVA y tromboembolismo: Es una de las complicaciones más importantes, su aparición está facilitada por la situación de estasis sanguínea, la presencia de enfermedad estructural del corazón o de anormalidades en los vasos sanguíneos que predispongan a la formación de trombos. Todo ello hace que el riesgo de ACVA se multiplique por cinco en relación con las personas sin Fibrilación Auricular. El riesgo atribuible a la Fibrilación Auricular se asocia a la comorbilidad no al tipo de Fibrilación Auricular y aumenta con la edad desde un 1.5% en personas con Fibrilación Auricular de 50-59 años a un 23% en personas de 80-89 años.
  • Insuficiencia cardíaca: En la Fibrilación Auricular el gasto cardiaco puede verse reducido en un 10-20% según la frecuencia ventricular, lo que puede llevar a insuficiencia cardiaca.
  • Taquicardiomiopatía: Aparece como resultado de una taquicardia ventricular persistente, no se conoce bien el motivo por el que ocurre, tiene tendencia a resolverse a los seis meses de controlar el ritmo.
  • Isquemia cardíaca: Puede precipitarse por una Fibrilación Auricular con la frecuencia cardiaca no controlada.
  • Alteración en la calidad de vida: Puede haber disminución de la capacidad para realizar ejercicio y cambios en la capacidad cognitiva. Las personas con Fibrilación Auricular tienen una calidad de vida significativamente inferior que lo controles sanos, la población general u otros pacientes con cardiopatía isquémica.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy