Gingivitis

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20080129 mgb Gingivitis .jpg

Es la inflamación de las encías (gingiva).

Etiología

La gingivitis es una forma de enfermedad periodontal que involucra inflamación e infección que destruyen los tejidos de soporte de los dientes, incluyendo las encías, los ligamentos periodontales y los alvéolos dentales (hueso alveolar).

La gingivitis se debe a los efectos a largo plazo de los depósitos de placa, un material adherente compuesto de bacterias, moco y residuos de alimentos que se desarrolla en las áreas expuestas del diente. La placa es la principal causa de caries dental y, si no se remueve, se convierte en un depósito duro denominado sarro que queda atrapado en la base del diente. La placa y el sarro irritan e inflaman las encías. Las bacterias y las toxinas que éstas producen hacen que las encías se infecten, se inflamen y se tornen sensibles.

Una lesión a las encías por cualquier causa, incluyendo el cepillado y el uso de seda dental demasiado fuerte, puede causar gingivitis.

Muchas personas experimentan la gingivitis en grados variables. Ésta se desarrolla generalmente durante la pubertad o durante las primeras etapas de la edad adulta, debido a los cambios hormonales, y puede persistir o reaparecer con frecuencia, dependiendo de la salud de los dientes y las encías de la persona.

Factores de riesgo

  • Enfermedad general.
  • Mala higiene dental.
  • Embarazo (los cambios hormonales aumentan la sensibilidad de las encías).
  • Diabetes no controlada.
  • Estrés.
  • Fumar.
  • Mal nutrición.
  • Los dientes mal alineados, los bordes ásperos de las obturaciones y la aparatología oral mal colocada o contaminada (como correctores dentales, prótesis, puentes y coronas) pueden irritar las encías e incrementar los riesgos de gingivitis.
  • Los medicamentos como la fenitoína, las pastillas anticonceptivas y la ingestión de metales pesados, como el plomo y el bismuto, también están asociados con el desarrollo de la gingivitis.

Síntomas

  • Úlceras bucales.
  • Encías inflamadas.
  • Apariencia roja brillante o roja púrpura de las encías.
  • Sangrado de las encías (sangre en el cepillo de dientes incluso con un cepillado suave).
  • Encías que son sensibles sólo al tacto, pero por lo demás indoloras.

Diagnóstico

Se debe consultar con el odontólogo si se presentan signos de gingivitis. El odontólogo examinará la boca y los dientes y observará si las encías están blandas, inflamadas y de color rojo púrpura. Los depósitos de placa y de cálculo se pueden observar en la base de los dientes. Las encías son usualmente indoloras o levemente sensibles.

Aunque generalmente no se necesitan exámenes adicionales, se pueden tomar radiografías de los dientes y hacer un sondeo de las encías (midiendo la cantidad de hueso) para determinar si la inflamación se ha diseminado a las estructuras de soporte de los dientes.

Pronóstico

La remoción de placa de las encías inflamadas puede ser molesta. El sangrado y la sensibilidad gingival deben disminuir en una o dos semanas después de haberse realizado una limpieza profesional y de una higiene oral cuidadosa. Los enjuagues antibacterianos o de agua tibia con sal pueden reducir la hinchazón y los antinflamatorios de venta libre aliviarán la molestia que se pueda haber presentado después de una limpieza rigurosa.

Se debe tener una buena higiene oral durante toda la vida para evitar la recurrencia de la gingivitis. Las encías sanas deben ser rosadas y de aspecto firme.

Complicaciones

Prevención

La buena higiene oral es la mejor prevención contra la gingivitis porque remueve la placa que ocasiona este trastorno. Los dientes se deben cepillar por lo menos dos veces al día y se deben limpiar suavemente con seda dental, mínimo una vez al día. Las personas propensas a la gingivitis deben cepillarse los dientes y limpiarlos con seda dental después de cada comida y antes de acostarse. Es recomendable consultar con el odontólogo o con el higienista oral las técnicas adecuadas de cepillado y de uso de la seda dental.

El odontólogo puede recomendar instrumentos o herramientas especiales de higiene oral a las personas que tienen una propensión particular a desarrollar depósitos de placa. Su uso complementa, pero no reemplaza al cepillado minucioso y uso de la seda dental. Los aparatos y herramientas abarcan mondadientes y cepillos de dientes especiales, irrigación con agua u otros dispositivos. Los cepillos de dientes eléctricos se aconsejaban inicialmente a aquellas personas que tenían problemas con la fuerza o la destreza de sus manos, pero ahora se recomiendan a muchos pacientes con el fin de mejorar su higiene oral.

El higienista oral o el odontólogo pueden igualmente recomendar cremas dentales antisarro, cremas antiplaca o enjuagues bucales.

La limpieza o profilaxis dental profesional hecha con cierta regularidad es importante para remover la placa que se puede formar, incluso con un correcto cepillado y uso de seda dental. Muchos odontólogos aconsejan hacerse una limpieza dental profesional por lo menos cada seis meses.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy