Hipotálamo

De Enciclopedia Médica Ferato
20110421 mgb Hipotálamo .jpg

El hipotálamo es una glándula endocrina que forma parte del diencéfalo, y se sitúa por debajo del tálamo. Libera al menos nueve hormonas que actúan como inhibidoras o estimulantes en la secreción de otras hormonas en la adenohipófisis, por lo que se puede decir que trabaja en conjunto con ésta.

Suele considerarse el centro integrador del sistema nervioso vegetativo (o sistema nervioso autónomo), dentro del sistema nervioso periférico. También se encarga de realizar funciones de integración somato-vegetativa.

En conjunto con la hipófisis, realiza la homeostasis del organismo, por medio de un sistema de realimentación negativa.

Anatomía

El diencéfalo está constituido por el tálamo, el hipotálamo, el epitálamo y el subtálamo. El tálamo son dos masas en el medio del cerebro, entre los dos hemisferios cerebrales. El hipotálamo está debajo del tálamo y sus límites están constituidos por:

  • Superior: El piso del III ventrículo.
  • Anterior: El quiasma óptico.
  • Inferior y lateral: subtálamo.
  • Posterior: Línea imaginaria entre los cuerpos mamilares y la comisura posterior del cerebro.


Núcleos neuronales

  • Núcleos laterales: Se relacionan con el hambre.
  • Preóptico: Función parasimpática.
  • Supraóptico: Produce hormona antidiurética.
  • Paraventricular: Produce oxitocina y regula la temperatura corporal.
  • Hipotalámico anterior: Centro de la sed.
  • Supraquiasmático: Regulación del ciclo circadiano.
  • Ventromedial: Centro de la saciedad.
  • Arcuato: Interviene en la conducta emocional y actividad endócrina.
  • Mamilar: Función simpática.
  • Hipotalámico posterior: Participan en la memoria.


Conexiones nerviosas aferentes

El hipotálamo recibe muchas aferentes desde las vísceras, la membrana mucosa olfatoria, la corteza cerebral y el sistema límbico. Este es considerado como la principal vía eferente del sistema límbico.

  • Aferentes somáticas y viscerales: La sensibilidad somática general y las sensaciones gustativas y viscerales llegan al hipotálamo a través de ramos colaterales de las fibras lemniscales y el tracto solitario y a través de la formación reticular.
  • Aferentes visuales: Estas abandonan al quiasma óptico y se dirigen al núcleo supraquiasmatico.
  • Sentido del olfato: Viaja a través del haz prosencefálico medial.
  • No se han conocidos aferentes auditivas, pero deben existir debido a que los estímulos auditivos pueden influir en las actividades del hipotálamo.
  • Fibras corticohipotalámicas: Nacen en el lóbulo frontal de la corteza cerebral y pasan directamente al hipotálamo.
  • Fibras hipocampohipotalámicas: Pasan desde el hipocampo al tubérculo mamilar a través del fornix.
  • Fibras amigdalohipotalámicas: Estas van del complejo amigdalino al hipotálamo a través de la estría terminal y por una vía que va por debajo del núcleo lenticular.
  • Fibras talamohipotalámicas: Nacen en los núcleos talamicos dorsomedial y la línea media.
  • Fibras tegmentales: Se originan en el mesencéfalo.


Conexiones nerviosas eferentes

  • Fibras que descienden hacia el tronco encefálico y la médula espinal e influyen en las neuronas periféricas del sistema nervioso autónomo: Descienden a través de una serie de neuronas en la formación reticular; esta conectado con los núcleos parasimpáticos de los nervios oculomotor, facial, glosofaríngeo y vago en el tronco encefálico. Las fibras reticuloespinales conectan al hipotálamo con células simpáticas que se originan en las astas grises laterales del primer segmento torácico al segundo segmento lumbar de la medula espinal y la eferencia parasimpática sacra a nivel de los segmentos sacros segundo, tercero y cuarto de la médula espinal.
  • El tracto mamilotalamico: Nace en el tubérculo mamilar y termina en el núcleo anterior del tálamo. Esta vía es relevada hasta la circunvolución cingular.
  • El tracto mamilotegmental: Nace en el tubérculo mamilar y termina en las células de la formación reticular en el tegmento mesencefálico.
  • Múltiples vías para el sistema límbico.

Irrigación

La irrigación esta provista directamente por la arteria cerebral anterior, rama de la arteria carótida interna cuando esta se comunica con su homologa por medio de la arteria comunicante anterior.


Neurohormonas

El hipotálamo, en cuanto órgano endocrino, se ocupa de liberar factores liberadores o inhibidores a la sangre, pero también es capaz de producir neurohormonas listas para su secreción.

  • Hormona antidiurética: El hipotálamo produce en los núcleos supraópticos y paraventriculares la ADH (hormona antidiurética) o vasopresina, la cual se acumula en la neurohipófisis, desde donde es secretada. La vasopresina regula el balance de agua en el cuerpo actuando sobre los riñones. Esta hormona se almacena en la hipófisis posterior de donde es liberada. La disfunción del hipotálamo en la producción de ADH causa diabetes insípida.
  • Oxitocina: La oxitocina es también producida por el hipotálamo y almacenada y liberada por la neurohipófisis; también comparte similitudes en su estructura proteínica y llegan a compartir algunas funciones. En el caso de los hombres, se desconoce su funcionalidad, pero se la asocia con los genitales externos y con receptores de la vesícula seminal. En el caso de las mujeres, la oxitocina acelera el número de contracciones en el parto e influye al útero a que se reacomode después del parto. También incita a las fibras musculares que rodean a las células secretoras de leche de las glándulas mamarias a secretar leche en respuesta al acto de mamar del niño.


Factores hipotalámicos

Aparte de las dos hormonas de acción directa mencionadas, el hipotálamo secreta diversas hormonas o factores que regulan la secreción de hormonas hipofisarias.

  • Hormona liberadora de gonadotropinas (GnRH, LHRH o LHRF): Es un decapéptido (una cadena de 10 aminoácidos) que actúa sobre la hipófisis, estimulando la producción y la liberación de la hormona luteinizante (LH) y la hormona foliculoestimulante (FSH). El balance de estas hormonas coordina el ciclo menstrual femenino y la espermatogénesis en los hombres.
  • Hormona liberadora de tirotropina (TRH): Es un tripéptido (molécula compuesta por tres aminoácidos). Estimula la secreción de prolactina (PRL) y de tirotropina (TSH) por parte de la adenohipófisis.
  • Hormona liberadora de corticotropina (CRH o CRF): Se sintetiza en los núcleos paraventriculares, a partir de un precursor polipeptídico de unos 41 aminoácidos y posee una vida larga (minutos). Las neuronas secretoras se encuentran en la porción anterior de los núcleos paraventriculares y sus axones terminan en la capa externa de la eminencia media. Estimula la liberación de adrenocorticotropina (ACTH) y β-endorfina por parte de la adenohipófisis. La hormona antidiurética y la angiotensina II potencian el efecto liberador de CRH.
  • Somatocrinina, hormona liberadora de somatotropina (STH) o factor liberador de hormona del crecimiento (GRF): Las neuronas productoras de este factor se encuentran en el núcleo arcuato del hipotálamo. Se sintetiza a partir de un precursor de 107 o 108 aminoácidos. Estimula la liberación de la hormona del crecimiento hipofisaria (GH).
  • Somatostatina u hormona inhibidora de la liberación de somatotropina (GIH): Como su nombre indica, inhibe la secreción de somatotropina y de otras hormonas como la insulina, el glucagón, el polipéptido pancreático y la TSH. La zona secretora se encuentra en la región periventricular del hipotálamo. Es un tetradecapéptido que se encuentra en el hipotálamo y en las células D de los islotes de Langerhans. Su precursor posee 116 aminoácidos. Hormona liberadora de corticotropina
  • PIF (Factor inhibidor de la liberación de prolactina): Actúa en forma constante inhibiendo la secreción de prolactina hipofisaria. Dado que la dopamina inhibe también la producción de prolactina al unirse a las células lactotropas de la hipófisis, durante algún tiempo se pensó que se trataba de PIF; la dopamina puede ser un PIF secundario. Las neuronas secretoras de PIF se encuentran en el núcleo arcuato hipotalámico.
  • Angiotensina II (AII): Es un octapéptido que estimula la acción de la hormona liberadora de corticotropina; libera algo de adrenocorticotropina hipofisaria.

Funciones

Regulación cardiovascular

La estimulación en diferentes partes del hipotálamo puede causar cualquier tipo de efecto neurogénico sobre el sistema cardiovascular como un aumento de la presión arterial, un descenso y un aumento o disminución de la frecuencia cardiaca. La estimulación de la parte posterior y lateral puede aumentar la presión arterial y la frecuencia cardiaca en tanto que la estimulación del área preóptica tiene efectos contrarios. Estos efectos se transmiten a través de los centros específicos de control cardiovascular de las regiones reticulares del bulbo y la protuberancia.


Control autónomo

Este tiene una influencia controladora sobre el sistema nervioso autónomo y aparentemente integra los sistemas autónomos y endocrinos por lo que mantiene la homeostasis corporal. El hipotálamo es considerado un centro nervioso superior para el control de los centros autónomos inferiores en el tronco del encéfalo y la médula espinal. La estimulación del área anterior y preóptica del hipotálamo influye en las respuestas parasimpáticas como la contracción de la vejiga, mayor motilidad del tracto gastrointestinal, aumento de la acidez del jugo gástrico, salivación y contracción pupilar. La estimulación de los núcleos posterior y lateral produce respuestas simpáticas que influyen en el cese del peristaltismo en el tracto gastrointestinal, dilatación pupilar e hiperglucemia.


Neurosecreción

Se encarga de secretar vasopresina y oxitocina.


Control endocrino

Las células nerviosas de los núcleos hipotalámicos mediante la producción de factores liberadores o inhibidores de la liberación controlan la producción de hormonas del lóbulo anterior de la hipófisis. Hormona de crecimiento, Prolactina, hormona Adrenocorticotrofica, hormona Tirotrofica o Tirotrofina, hormona Luteinizante y hormona Foliculoestimulante.


Regulación del agua corporal

El hipotálamo regula el agua de dos maneras:

  • Provocando la sensación del sed.
  • Controlando la excreción de agua por la orina.

Los centros reguladores se localizan en el hipotálamo lateral. El control de la excreción renal se encuentra en el núcleo supraóptico.


Regulación de la temperatura

La porción anterior del hipotálamo controla los mecanismos que regulan la perdida de calor. La estimulación de esta área produce una dilatación de los vasos sanguíneos cutáneos y sudoración, lo que disminuye la temperatura corporal. La estimulación del hipotálamo posterior da como resultado la constricción de los vasos sanguíneos de la piel y la inhibición de la sudoración, también puede haber escalofríos durante el cual los músculos esqueléticos producen calor. En condiciones normales el hipotálamo mantiene la temperatura corporal en 36.6 – 37 grados.


Regulación de la ingesta de alimentos

La estimulación de la región lateral del hipotálamo inicia la sensación de hambre y da como resultado un aumento de la ingesta de alimentos. Esta región se denomina centro del hambre. La destrucción bilateral de este centro conduce a la desaparición del deseo de comer y a veces una inanición letal. El centro que se encarga de la oposición al deseo de comida localizado en el núcleo ventromedial se denomina centro de la saciedad. La destrucción bilateral del centro de saciedad produce un apetito voraz que trae como resultado una obesidad extrema. Otras zonas del hipotálamo que participan en el control general de la actividad gastrointestinal son los cuerpos mamilares que controlan muchos reflejos relacionados con la alimentación como lamerse los labios o deglutir.


Emoción y comportamiento

La emoción y el comportamiento son funciones del hipotálamo, el sistema límbico y la corteza prefrontal. La estimulación de los núcleos hipotalámicos laterales puede provocar signos y síntomas de ira, mientras que las lesiones de estas áreas pueden generar pasividad. La estimulación de los núcleos ventromediales produce pasividad mientras que las lesiones de estos núcleos pueden provocar ira. La estimulación de una fina zona de los núcleos periventriculares localizada en la vecindad del 3er ventrículo o la estimulación del área gris del mesencéfalo produce reacciones de miedo y de castigo. El impulso sexual puede estimularse en varias áreas del hipotálamo sobre todo en sus porciones más anteriores o más posteriores.


Control de los ritmos circadianos

Este controla muchos de estos ritmos, entre ellos la temperatura corporal, la actividad de la corteza suprarrenal, el recuento de eosinofilos y la secreción renal. Los estados de sueño y de vigilia. Las lesiones de la parte anterior del hipotálamo interfieren seriamente en el ritmo de sueño y de vigilia.

Patologías

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.
 
logo_wis_468x60.jpg
Compruébelo aquí