Hipotermia

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20081014 mgb Hipotermia .jpg

La definición de hipotermia viene dada por el descenso de la temperatura del cuerpo humano por debajo de 35ºC.

Historia

Antiguamente, el tratamiento se centraba en las amputaciones de dedos, piernas y brazos afectados, a menudo con complicaciones mortales ocasionadas por cuadros infecciosos graves.

Recordaremos en este sentido el legado dramático de la terrible retirada de las tropas napoleónicas durante la campaña rusa en el invierno de 1812-1813. Hasta entonces casi todos los clínicos seguían las indicaciones de Larrey, cirujano jefe del gran ejercito de Napoleón, quién escribió: «Cuando alguna parte del cuerpo resulta lesionada por el frío en lugar de calentarla, lo cual ocasionaría gangrena, es necesario frotarla con sustancias frías, ya que está demostrado que el calor acelera la fermentación y la putrefacción del organismo», por lo que desde entonces se emplearon el masaje y la fricción con nieve o hielo, se evitó el calor y se asimiló el problema del frío a las quemaduras.

Clasificación

Podemos clasificar la hipotermia según: la temperatura central registrada o el tiempo de exposición a las bajas temperaturas.

El registro de la temperatura central nos clasifica la hipotermia en:

  • Leve: 35-32 ºC, en la víctima observamos las manifestaciones de los intentos de generar y de conservar el calor: temblor, vasoconstricción cutánea (menor calibre de las venas superficiales con la intención de disminuir la pérdida de calor), disminución de la perfusión periférica (menor aporte sanguíneo a zonas no vitales con la misma intención). Aumento de la diuresis ("diuresis por frío"), de la frecuencia cardiaca, de la tensión arterial, del gasto cardiaco y de la frecuencia respiratoria.
  • Severa o profunda: Por debajo de 32 ºC (algunos autores incluyen la "hipotermia moderada" de 32-28ºC, reservando el término "hipotermia profunda" a temperaturas por debajo de los 28 ºC). Con el frío la actividad metabólica se enlentece, disminuye la capacidad para generar calor, desaparecen los temblores y encontramos una serie de síntomas descritos más adelante.


Según el tiempo de exposición a las bajas temperaturas clasificamos la hipotermia en:

  • Aguda: Donde la aparición del frío es tan súbita y tan intensa, que la resistencia del cuerpo a la baja temperatura se ve superada antes de agotar las reservas energéticas. Este es el caso de alpinistas, esquiadores, etc, inmovilizados por ser víctimas de un alud, de la caída en una grieta o en ríos y lagos de montaña.
  • Subaguda: El agotamiento del cuerpo y el vaciado del almacén de energía son los factores decisivos; el inicio de la hipotermia puede ser más o menos lento según las condiciones de la persona. Este es el caso de los alpinistas inmovilizados, "trekkers" o senderistas enfermos o exhaustos.
  • Crónica: Se da ante prolongadas exposiciones en ambientes de frío no muy intenso, pero en que la respuesta termorreguladora no contrarresta la baja temperatura. El inicio puede ser muy lento (días). Este es el caso de los ancianos en ciudades durante el invierno o en intoxicaciones que motiven pasar una noche de invierno bajo las estrellas.


Factores de riesgo

Entre las personas con mayores probabilidades de experimentar hipotermia se incluye a aquellos con las siguientes condiciones:

  • Muy ancianas o muy jóvenes.
  • Enfermos crónicos, especialmente quienes sufren de problemas circulatorios o cardíacos.
  • Desnutridas.
  • Excesivamente cansadas.
  • Bajo los efectos del alcohol o las drogas.

Etiologia

La hipotermia ocurre cuando el cuerpo pierde más calor del que puede generar y generalmente es causada por una prolongada exposición al frío.

Las causas más comunes son:

  • Permanecer al aire libre durante el invierno sin protegerse con la suficiente ropa adecuada.
  • Caer de una embarcación en aguas frías.
  • Usar ropas húmedas por mucho tiempo cuando hay viento o hace mucho frío.
  • Hacer esfuerzos agotadores o ingerir alimentos o bebidas en cantidades insuficientes en climas fríos, incluso en temperaturas por encima del punto de congelación.

Fisiopatología

En todos los casos se desarrolla una infiltración grasa en el miocardio, los tubulos renales, las glándulas suprarrenales y el hígado. En muchos órganos aparecen infartos múltiples debidos, presumiblemente, a hipoxia, acidosis o coagulación intravascular.

El control de la pérdida de calor se realiza en gran medida por la constricción de los vasos sanguíneos cutáneos. Ello reduce el flujo sanguíneo y, por lo tanto, la cantidad de calor que se pierde por la piel, pérdida que se produce por radiación, convección y conducción y que aumenta notablemente con el viento y la humedad.

A medida que desciende la temperatura corporal, el metabolismo se reduce a la mitad por cada 10°C de descenso. Las primeras manifestaciones se presentan en el sistema nervioso central donde el flujo cerebral disminuye un 6% por cada grado centígrado de descenso.

A los 32°C aparecen dificultades en el razonamiento, así como confusión. A los 30°C los reflejos desaparecen y las pupilas quedan fijas en midriasis. El coma aparece a los 26°C y el electroencefalograma es plano a los 20°C. Sin embargo, estos cambios son reversibles.

El sistema cardiovascular reacciona con taquicardia e hipotensión por debajo de los 26°C. En la microcirculación aparece sedimentación de los glóbulos rojos con hipoxia y acidosis a causa del aumento de la viscosidad de la sangre.

Por debajo de la misma temperatura son comunes las arritmias (fibrilación auricular y bloqueos A-V). A los 20°C aproximadamente aparece la asistolia que, junto con la fibrilación ventricular, suele constituir la causa específica de la muerte.

Síntomas

Los síntomas suelen comenzar lentamente. A medida que la persona desarrolla hipotermia, sus habilidades para pensar y moverse a menudo se van perdiendo lentamente. De hecho, es posible que la persona con hipotermia no esté consciente de la necesidad de tratamiento médico de emergencia. Asimismo, una persona persona con hipotermia tiene la probabilidad igualmente de sufrir congelación.

Los síntomas son:

  • Confusión.
  • Somnolencia.
  • Debilidad y pérdida de coordinación.
  • Piel pálida y fría.
  • Disminución del ritmo respiratorio y frecuencia cardíaca.
  • Temblor incontrolable (aunque con temperaturas corporales extremadamente bajas el temblor puede cesar).
  • Si no recibe tratamiento oportuno, se puede presentar letargo, paro cardíaco, shock y coma. La hipotermia puede incluso ser mortal.

Diagnóstico

El diagnóstico de la hipotermia es clínico tras el sugerente antecedente de exposición al frío o de inmersión. En muchas ocasiones la información nos vendrá dada por los acompañantes o por los rescatadores debido a los niveles de conciencia disminuidos que con frecuencia acompañan a las víctimas.

Métodos de medición de la temperatura central:

  • Temperatura rectal: Requiere un termómetro que registra rangos entre los 0 y los 50 ºC. Tiene el inconveniente que es de incómodo uso debido a su longitud y consecuente fragilidad, además de improbable existencia entre el arsenal disponible fuera del hospital.
  • Temperatura epitimpánica: De fácil uso, mejor transporte (pequeño paquete que cabe en cualquier mochila) y muy fiable ya que sus modificaciones se producen al mismo tiempo que en el núcleo central. Requiere la ausencia de nieve o cuerpos extraños en el conducto auditivo externo (dudoso valor en víctimas de alud) y la presencia de actividad circulatoria. La temperatura epitimpánica registra valores inferiores a los centrales tras unas dos horas aproximadamente en asistolia.
  • Temperatura esofágica: Es la medición ideal, requiere un utillaje especializado que no está disponible en todos los hospitales y no existe, hasta el momento, un dispositivo para uso extrahospitalario.

Prevención

Antes de pasar un tiempo expuesto al frío al aire libre, NO SE DEBE consumir alcohol ni tabaco y se debe tomar mucho líquido, al igual que consumir alimentos apropiados y tener descanso adecuado.

Se deben usar prendas de vestir adecuadas en temperaturas frías para proteger el cuerpo, como las siguientes:

  • Mitones (no guantes).
  • Varias capas de ropa impermeable y rompe-viento (como polipropileno).
  • Dos pares de medias (evite el algodón).
  • Una bufanda y un sombrero que cubra hasta las orejas, para evitar la pérdida de calor a través de la parte superior de la cabeza.
  • Se deben evitar las cosas que puedan contribuir a la hipotermia como:
    • Temperaturas extremadamente frías, especialmente con fuertes vientos.
    • Ropas húmedas.
    • Mala circulación que es más probable que se presente debido a la edad, el uso de ropas o botas muy ajustadas, posiciones que producen calambres, fatiga, ciertos medicamentos, consumo de tabaco, consumo de alcohol y enfermedades que afecten los vasos sanguíneos, como la diabetes.

De quedar atrapado en una tormenta de nieve muy fuerte, es necesario encontrar refugio lo antes posible.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy