Incontinencia urinaria

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20100611 mgb Incontinencia urinaria .jpg

Es una pérdida involuntaria de orina que ocurre durante una actividad física como toser, estornudar, reír o realizar ejercicio.

No existe una única causa para esta afección y los tratamientos se efectúan según su origen. Si bien suele asociarse a mujeres mayores, también lo padecen mujeres jóvenes, especialmente después de partos vaginales debido al trabajo de parto prolongado.

Etiología

La capacidad de contener la orina y controlar la micción depende de la función normal de las vías urinarias inferiores, de los riñones y del sistema nervioso. Además, usted necesita tener la capacidad de reconocer y responder a las ganas de orinar.

La vejiga adulta promedio puede contener más de 2 tazas (350 a 550 ml) de orina. Dos músculos están comprometidos en el control del flujo de orina:

  • El esfínter: Que es un músculo circular que rodea la uretra. Usted debe ser capaz de apretar este músculo para impedir que la orina escape hacia fuera.
  • El detrusor: Que es el músculo de la pared de la vejiga. Éste debe permanecer relajado para que la vejiga pueda expandirse.

En la incontinencia urinaria de esfuerzo, el músculo del esfínter y los músculos de la pelvis, que sostienen la vejiga y uretra, están debilitados. El esfínter no puede impedir el flujo de orina cuando hay aumento de la presión desde el abdomen (como cuando uno tose, se ríe o levanta algo pesado).

Causas

Causas temporales: ocurre en casos de infección urinaria, constipación y uso de algunos medicamentos.

Causas permanentes: puede ser provocada por algún trauma obstétrico, ya sea por partos vaginales difíciles, bebés de gran tamaño o trabajos de parto muy prolongados.

Incontinencia urinaria de esfuerzo: es provocado por acciones que incrementan la presión dentro de la vejiga, por ejemplo levantar objetos de gran peso o durante la actividad sexual o incluso por acciones cotidianas como reír, toser o estornudar. Puede presentarse como resultado del debilitamiento de los músculos pélvicos que sostienen la vejiga y la uretra o debido al mal funcionamiento del esfínter uretral. El debilitamiento puede ser causado por:

  • Lesión en el área uretral.
  • Algunos medicamentos.
  • Cirugía de la próstata o del área pélvica.

La incontinencia urinaria de esfuerzo es el tipo más común de incontinencia urinaria en las mujeres.

Este tipo de incontinencia se ve a menudo en mujeres que han tenido múltiples embarazos y partos vaginales y cuya vejiga, uretra o pared rectal sobresalen dentro de la vagina (prolapso pélvico).


Urge-incontinencia: es una necesidad urgente de orinar, debido a que la vejiga se contrae intempestivamente, lo que a veces impide aguantar los de deseos de orinar, produciendo la pérdida involuntaria de orina.


Incontinencia urinaria en el hombre

La más frecuente se produce debido a intervenciones quirúrgicas a la próstata, destinadas a curar en cáncer, también por cirugías destinadas a corregir la obstrucción del tracto urinario inferior o prostatismo.


Factores de riesgo

Los factores de riesgo para la incontinencia urinaria de esfuerzo comprenden:

Síntomas

La pérdida involuntaria de orina es el principal síntoma de la incontinencia urinaria de esfuerzo y puede ocurrir al:

  • Toser.
  • Estornudar.
  • Pararse.
  • Hacer ejercicio.
  • Ocuparse en otra actividad física.
  • Dedicarse a la actividad sexual.

Diagnóstico

El médico lleva a cabo un examen físico, incluyendo:

  • Un examen genital en los hombres.
  • Un examen pélvico en las mujeres.
  • Un examen rectal.

En algunas mujeres, un examen pélvico puede revelar que la vejiga o la uretra se están saliendo al espacio de la vagina.

Los exámenes pueden abarcar:

  • Inspección de la parte interna de la vejiga (cistoscopia)
  • Examen de la almohadilla (luego de colocar una almohadilla sanitaria, previamente pesada, se le pide al paciente que realice un ejercicio, después de lo cual se vuelve a pesar la almohadilla para determinar la cantidad de pérdida de orina)
  • Ecografía abdominal o pélvica.
  • Residuos posmiccionales (PVR, por sus siglas en inglés) para medir la cantidad de orina que queda después de la micción.
  • En raras ocasiones, se realiza una electromiografía ( EMG) para estudiar la actividad muscular en la uretra o en el piso pélvico.
  • Exámenes para medir la presión y flujo de orina (estudios de urodinámica)
  • Análisis de orina o urocultivo para descartar infección urinaria.
  • Examen de esfuerzo urinario (al paciente se le pide que se ponga de pie con la vejiga llena y que luego tosa)
  • Radiografías con medio de contraste de los riñones y la vejiga.
  • El médico también puede medir el cambio en el ángulo de la uretra al estar en reposo o al realizar un esfuerzo (prueba del hisopo o Q-tip). Un cambio en el ángulo mayor a 30° tiende a indicar que hay una debilidad significativa de los músculos y de los tejidos que soportan la vejiga.

Pronóstico

Los cambios de comportamiento, la terapia de ejercicios del piso pélvico y los medicamentos generalmente mejoran los síntomas más que curar la incontinencia urinaria de esfuerzo. La cirugía puede curar a la mayoría de los pacientes cuidadosamente seleccionados.

El tratamiento no funciona tan bien en personas con:

  • Afecciones que pueden impedir la recuperación o hacer más difícil la cirugía.
  • Otros problemas genitales o urinarios.
  • Fallas quirúrgicas previas.

Complicaciones

Las complicaciones son poco comunes y generalmente leves, y pueden abarcar:

  • Erosión de materiales colocados quirúrgicamente como un cabestrillo o un esfínter artificial.
  • Fístulas o abscesos.
  • Irritación de la vulva (labios vaginales)
  • Dolor durante las relaciones sexuales.
  • Ruptura de la piel y úlceras de decúbito en los pacientes reducidos a una cama o a una silla.
  • Olores desagradables.
  • Infecciones urinarias.
  • Flujo vaginal.

Esta dolencia puede afectar o deteriorar las actividades sociales, carreras y relaciones personales.


Prevención

La realización de los ejercicios de Kegel (contracción de los músculos del piso pélvico como si se tratara de detener el flujo de orina) puede ayudar a prevenir los síntomas. Hacer estos ejercicios durante y después del embarazo puede disminuir el riesgo de sufrir incontinencia urinaria de esfuerzo después del parto.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy