Infertilidad

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20080904 mgb Infertilidad .jpg

Se denomina infertilidad a la incapacidad de concepción espontánea después de uno a dos años de intento de embarazo. Implica que el embarazo será un desafío, no una imposibilidad, a diferencia de la esterilidad, que afecta al 3 - 5% de las parejas, y que consiste en una característica propia que se mantiene en el tiempo, debido a la cual no se pueden tener hijos.

Sin embargo, los tratamientos actuales dan alternativas a casos que antes eran considerados fuera de toda posibilidad terapéutica. Se estima que entre el 10 y 15% de las parejas sufre de infertilidad alguna vez en su vida. Décadas atrás se hablaba de un 8 a 10% de incidencia, lo que demuestra una tendencia al aumento.

Destronando la vieja percepción de que la infertilidad es asunto de las mujeres, se ha determinado que un 45% de los problemas son femeninos, un 45% es masculino, y el 10% restante se debe a causas desconocidas o mixtas. Dentro de este último grupo se encuentran las incompatibilidades entre los gametos y las moco-semen.

Etiología

En el hombre

  • Infecciones: Pueden ser de la próstata –prostatitis-, del epidídimo –epididimitis- o al testículo –orquitis-. La más común es la orquitis urliana, que se produce en un 30 a 40% de los casos de parotiditis o paperas. En un tercio de ellos el compromiso es bilateral, de ese grupo sólo el 10% puede presentar esterilidad. Las enfermedades de transmisión sexual, también pueden afectar la fertilidad de la pareja.
  • Azoospermia: Es la ausencia total de espermatozoides en el semen. Si ésta es adquirida por una disfunción en la estimulación del testículo, la producción de espermatozoides se puede recuperar mediante un tratamiento hormonal. Pero si es congénita o por destrucción de la gónada, sólo se puede optar por la fecundación asistida para lograr un embarazo.
  • Teratozoospermia: Células masculinas que presentan formas anormales o inmaduras. Según sea el grado del trastorno, habrá posibilidad o no de fertilidad, tanto de forma natural como mediante reproducción asistida. Puede darse el embarazo natural aunque haya niveles bajos de formas normales, siempre y cuando el resto de las características de los espermatozoides sean estándares.
  • Factor inmunológico: Ocasionalmente, pueden estar presentes en el hombre anticuerpos anti-espermáticos que no permiten que pueda ocurrir la fertilización.
  • Síndrome de inmovilidad ciliar: En esta condición el recuento de esperma es normal, pero los espermatozoides no tienen movilidad, por lo que no pueden desplazarse por el cuello del útero para encontrarse con el óvulo en la trompa de Falopio.
  • Anomalías anatómicas: Las obstrucciones del tracto genital pueden causar infertilidad al bloquear parcial o totalmente el flujo del líquido seminal. Algunas de estas anomalías pueden ser de origen congénito. Otras podrían ocurrir debido a una infección o inflamación del tracto urogenital o una cirugía que dejó una cicatriz en el tracto genital.
  • Disfunción eréctil: Al no haber erección se dificulta la obtención seminal. Este problema se puede tratar con medicamentos, prótesis, inyecciones o tratamientos psicológicos.


En la mujer

  • Obstrucción de las trompas de Falopio: Es una de las causas más frecuentes de infertilidad en la mujer, la que habitualmente es ocasionada por una enfermedad inflamatoria pelviana. La mayor parte de las mujeres que tienen obstruidas sus trompas -a consecuencia de esta inflamación-, no saben que padecen la enfermedad, ya que ésta puede no manifestarse con síntomas. La obstrucción impide que el óvulo sea fecundado o que una vez fecundado efectúe su trayecto normal hacia el útero pudiendo implantarse en la trompa, situación conocida como embarazo ectópico.
  • Endometriosis: Responsable de entre el 5 y 15% de los casos de infertilidad femenina, la endometriosis es una patología que se produce cuando el endometrio -tejido que reviste internamente el útero y que se expulsa durante la menstruación- crece fuera de él. Esta implantación anómala afecta por lo general a los ovarios y las trompas de Falopio, aunque a veces puede aparecer en otros lugares, como la vejiga, el recto y el tabique recto-vaginal. El tejido endometrial va produciendo pequeños quistes, que siguen respondiendo al estímulo hormonal tal como si estuvieran en el útero, lo que explica las fuertes molestias que pueden producirse durante el periodo menstrual. La infertilidad asociada a la endometriosis se produce cuando la enfermedad distorsiona la anatomía normal, los quistes que crecen alrededor del ovario impiden la liberación del óvulo o se presentan efectos inflamatorios que afectan los gametos.
  • Desórdenes hormonales: Alrededor de un 33% de los casos de infertilidad se debe a trastornos en la ovulación. La principal causa de esto son las alteraciones en el eje hipotálamo hipofisiario -parte del cerebro encargada de regular este proceso, a través de las hormonas luteinizante (LH) y folículo estimulante (FSH)-. Puede deberse a un daño directo al hipotálamo o la glándula pituitaria, condiciones médicas que desregulen su funcionamiento (problemas al riñón o tumores pituitarios), un exceso de ejercicio, un cuadro de anorexia nerviosa, etc.
  • Síndrome de Ovario Poliquístico: Alteración endocrina que se produce en las mujeres en edad reproductiva y que constituye una causa frecuente de infertilidad. Su manifestación involucra una serie de aspectos, como ciclos anovulatorios, hiperandrogenismo -con aumento de la vellosidad y acné-, resistencia a la insulina y sobrepeso. Debido a que los niveles de testosterona (hormona masculina) se encuentran elevados, el ovario no logra hacer madurar los folículos, los que terminan enquistándose y produciendo un engrosamiento de la pared ovárica. Al no haber ovulación, no se produce progesterona y los niveles de estrógenos permanecen constantes.
  • Menopausia precoz: Ocurre cuando una mujer experimenta el cese de su función ovárica y menstruaciones antes de los 40 años. Entre las causas que la originan pueden mencionarse la disminución en los niveles de determinados factores de crecimiento en los ovarios, tratamientos de radioterapia o quimioterapia, cirugía ovárica, enfermedades autoinmunes (como el lupus, diabetes insulino-dependiente, hipotiroidismo y problemas adrenales), el tabaquismo y los motivos desconocidos.
  • Hiperprolactinemia: La prolactina es la hormona encargada de estimular la producción de leche materna. Si en mujeres que no están embarazadas o amamantando se encuentran elevados sus niveles, pueden producirse alteraciones en la ovulación.
  • Miomas uterinos: Tumores benignos que se ubican en las paredes del útero, y que pueden bloquear las trompas de Falopio, alterar la forma de la cavidad uterina, interferir en la llegada de los espermios al útero o afectar la implantación embrionaria.
  • Adhesiones pélvicas: Las infecciones y la realización de cirugías pélvicas pueden ocasionar la aparición de tejido cicatrizal. Es posible que éste altere la relación entre el ovario y las trompas de Falopio, impidiendo la captura del óvulo por parte de la trompa.
  • Enfermedades infecciosas: Existen múltiples infecciones que pueden afectar el tracto genital femenino y consecuentemente, la fertilidad. Entre los gérmenes más conocidos destacan la Chlamydia Trachomatis, el gonococo, y otros gérmenes específicos. En la mujer, la infección comienza en el cuello del útero (cervicitis mucopurulenta) y posteriormente asciende, afectando el útero y las trompas de Falopio. Es fundamental el diagnóstico y tratamiento precoz de la enfermedad para prevenir las secuelas de infertilidad, dolor pelviano crónico y embarazo ectópico.
  • Problemas inmunológicos: El semen puede tener sustancias que resulten extrañas para la mujer, lo que lleva a que se produzcan anticuerpos que destruyen a los espermatozoides. Algunas enfermedades sistémicas, como la diabetes, disfunción renal y tiroidea, anorexia nerviosa, alteraciones hepáticas, hemocromatosis y trombosis vascular, también pueden afectar la fertilidad de la mujer.

Diagnóstico

Es esencial contar con una historia médica completa y un examen físico de ambos miembros de la pareja.

Los exámenes pueden ser:

  • Niveles hormonales en la sangre.
  • Moco cervical para detectar ovulación.
  • Biopsia del endometrio.
  • Histerosalpingografía (HSG).
  • Laparoscopia.
  • Examen de hormona luteinizante en orina.
  • Examen pélvico.
  • Examen poscoital (EPC).
  • Prueba de provocación con progestágeno.
  • Análisis de semen.
  • Progesterona sérica.
  • Medición de la temperatura como primera cosa en la mañana para verificar si hay ovulación (temperatura corporal basal).
  • Biopsia testicular (rara vez realizada).

Pronóstico

En aproximadamente un 85 a un 90% de las parejas infértiles se puede determinar una causa.

Recibir la terapia adecuada (sin incluir técnicas avanzadas como la fecundación in vitro) permite un embarazo en un 50 a un 60% de las parejas que eran infértiles.

Sin ningún tratamiento, del 15 al 20% de las parejas ya diagnosticadas como infértiles finalmente lograrán un embarazo.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy