Insuficiencia aórtica

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20110511 mgb Insuficiencia aórtica .jpg

Es una valvulopatía cardíaca en la cual la válvula aórtica se debilita o se abomba, impidiendo que dicha válvula cierre herméticamente. Esto lleva a que se presente el flujo retrógrado de sangre desde la aorta (el vaso sanguíneo más grande) hacia el ventrículo izquierdo (la cámara inferior izquierda del corazón).

Etiología

La insuficiencia aórtica puede ser producto de cualquier afección que debilite la válvula aórtica. La dolencia provoca dilatación (ensanchamiento) de la cámara inferior izquierda del corazón, que continúa empeorando con el tiempo. A medida que esta área del corazón se dilata, tiene menos capacidad de bombear sangre al resto de la aorta y el corazón trata de compensar este problema enviando cantidades mayores de sangre con cada contracción cardíaca, llevando a que se presente un pulso fuerte y forzado (pulso saltón).

En el pasado, la fiebre reumática era la principal causa de insuficiencia aórtica. Ahora que se utilizan antibióticos para tratar esta enfermedad, se observan con más frecuencia otras causas.

Las causas de insuficiencia aórtica pueden comprender:


Patogenia

Cuando la válvula aórtica funciona normalmente, solo se abre cuando la presión en el ventrículo izquierdo (VI) es mayor a la presión en la aorta. Esto permite que la sangre sea expulsada desde el VI hacia la aorta durante la sístole ventricular. Después de la contracción, la presión en el ventrículo gradualmente disminuye a medida que se relaja el ventrículo y se prepara para llenarse de nuevo de sangre proveniente de la aurícula izquierda. Esta relajación del VI, durante la diástole ventricular temprana, causa una caída de presión en el VI. Cuando la presión del VI cae por debajo de la presión en la aorta, la válvula aórtica se cierra, previniendo que la sangre en la aorta vuelva al VI.

En la insuficiencia aórtica, cuando la presión en el ventrículo izquierdo cae por debajo de la presión de la aorta, la válvula aórtica no es capaz de cerrar completamente. Esto causa un regreso de sangre de la aorta al ventrículo izquierdo. Eso significa que parte de la sangre que ya había sido expulsada del ventrículo, "regurgita" de vuelta al corazón. El porcentaje de sangre que ha salido del ventrículo izquierdo y que regresa de vuelta al corazón a través de la válvula aórtica, a causa de una insuficiencia aórtica, se le llama fracción regurgitante.

Por ejemplo, un individuo con una IA que tenga un volumen de eyección de 100 mililitros y si durante la diástole ventricular, 25 ml del volumen de eyección regurgita de vuelta por la válvula aórtica, se ha producido una fracción de regurgitación del 25%. Una fracción de regurgitación severa está por encima de 40%, una fracción de regurgitación de 20% o menos es ligera, y entre 20% y 40% es una fracción regurgitante moderada. El flujo regurgitante causa una disminución de la presión sanguínea diastólica en la aorta, y por ende, un incremento en la presión de pulso (uno de los componentes de la tensión arterial), es decir, la diferencia entre la presión sistólica y la presión diastólica, es mayor, algo que no necesariamente implica que haya hipertensión.

Debido a que parte de la sangre que es expulsada durante la sístole regurgita de vuelta al ventrículo izquierdo durante la diástole, hay un disminuido flujo anterógrado en una insuficiencia aórtica. Una IA causa, tanto una sobrecarga de volumen (aumento de la precarga) como de presión (aumento en la poscarga) en el corazón.

La sobrecarga de presión, producido por la elevada presión de pulso e hipertensión, causa hipertrofia ventricular izquierda. La hipertrofia del ventrículo izquierdo en la insuficiencia aórtica es concéntrica y excéntrica. La hipertrofia concéntrica es debida a la hipertensión asociada a la insuficiencia aórtica, mientras que la hipertrofia excéntrica es por razón del volumen de sobrecarga causada por la fracción de regurgitación. La hipertrofia y dilatación del ventrículo izquierdo en la IA crónica es un mecanismo de compensación ineficaz y, por lo tanto, es el momento de la aparición de la mayoría de los síntomas en el individuo.


Clasificación

  • Insuficiencia aórtica aguda: En la IA aguda la particularidad más notable es la sobrecarga aguda de volumen que se impone al ventrículo izquierdo con el consecuente incremento súbito y dramático de las presiones de fin de diástole y auricular izquierda. Esta situación pone en acción el mecanismo de Frank- Starling pero la incapacidad del ventrículo izquierdo de desarrollar una dilatación compensatoria de la cámara deriva en una disminución del volumen expulsivo anterogrado. Esto da a lugar a la frecuente presentación de estos pacientes en edema pulmonar, bajo gasto o shock cardiogénico.
  • Insuficiencia aórtica crónica: En la IA crónica se ponen en marcha una serie de mecanismos compensatorios en respuesta a la sobrecarga de volumen, a diferencia de la presentación aguda, que incluyen un incremento en el volumen de fin de diástole, en la complacencia de la cámara y en una combinación de hipertrofia parietal excéntrica y concéntrica del ventrículo izquierdo.


Síntomas

  • Pulso saltón.
  • Dolor en el pecho, de tipo angina (raro):
    • Por debajo del esternón y puede irradiarse a otras áreas del cuerpo.
    • Aplastante, opresivo, presión, compresión.
    • Dolor que aumenta con el ejercicio y desaparece con el reposo.
  • Desmayos.
  • Fatiga, cansancio excesivo.
  • Pulso irregular, rápido, acelerado o palpitante.
  • Palpitaciones.
  • Dificultad para respirar cuando se está en actividad o acostado.
  • Debilidad, particularmente con la actividad.

Nota: La insuficiencia aórtica con frecuencia es asintomática durante muchos años y luego los síntomas pueden aparecer gradual o repentinamente.

Diagnóstico

El médico puede escuchar un soplo cardíaco al auscultar el tórax con un estetoscopio. La palpación (examen con la mano) puede revelar un latido cardíaco muy fuertes.

La presión arterial diastólica puede estar baja y puede haber signos de líquido en los pulmones.

La insuficiencia aórtica puede observarse con:

Un Electrocardiograma o una radiografía del tórax pueden mostrar un agrandamiento de la cámara inferior izquierda del corazón.

Los exámenes de laboratorio no pueden diagnosticar la insuficiencia aórtica, pero se pueden utilizar para descartar otros trastornos o causas.


Pronóstico

La insuficiencia aórtica es curable mediante la reparación quirúrgica. Esta intervención puede aliviar los síntomas por completo a menos que se presente insuficiencia cardíaca severa o se desarrollen otras complicaciones. Sin tratamiento, los pacientes con angina o insuficiencia cardíaca congestiva tienen un pronóstico desalentador.


Complicaciones

Prevención

Trate las infecciones por estreptococos oportunamente para prevenir la fiebre reumática, que puede llevar a una insuficiencia aórtica. La insuficiencia aórtica causada por otras afecciones a menudo no se puede prevenir, pero sí algunas de sus complicaciones.

Siga las recomendaciones de tratamiento médico para las afecciones que puedan producir una valvulopatía y notifíquele al médico si tiene antecedentes familiares de cardiopatías congénitas.

El control de la presión arterial es particularmente importante si usted está en riesgo de regurgitacion aórtica.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy