Mielografía

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20110715 mgb Mielografía .jpg

La mielografía es un examen por imágenes que involucra la introducción de una aguja espinal en el conducto raquídeo y la inyección de material de contraste en el especio alrededor de la médula espinal (espacio subaracnoideo) y las raíces de los nervios utilizando una forma en tiempo real de rayos X llamada fluoroscopía.

Cuando el medio de contraste es inyectado en el espacio subaracnoideo, el radiólogo puede ver y evaluar el estado de la médula espinal, las raíces nerviosas y las meninges, que son las membranas que circundan y cubran la medula espinal y las raíces nerviosas. La mielografía proporciona un cuadro muy detallado (mielograma) de la médula espinal y de la columna vertebral. El radiólogo visualiza el pasaje del medio de contraste en tiempo real dentro del espacio subaracnoideo mientras fluye utilizando la fluoroscopía pero también puede tomar imágenes permanentes, llamadas rayos X o radiografías, del medio de contraste alrededor de la médula espinal y las raíces nerviosas para registrar las anormalidades que involucran o afectan a estas estructuras. En la mayoría de los casos, el mielograma es seguido de un examen de tomografía axial computada (TAC) para definir mejor la anatomía y cualesquier anormalidades.


Indicaciones

La resonancia magnética nuclear (RMN) es por lo general el primer examen por imágenes realizado para evaluar la médula espinal y las raíces nerviosas. Sin embargo, en determinadas ocasiones, un paciente cuenta con dispositivos médicos, tales como un marcapasos cardíaco que podría impedir la realización de una RMN. Algunas veces, la mielografía y/o la exploración por TAC se realizan junto con una RMN para definir mejor las anormalidades.

La mielografía se utiliza comúnmente para detectar las anormalidades que afectan a la médula espinal, el conducto raquídeo, las raíces nerviosas espinales y los vasos sanguíneos que suministran a la médula espinal, incluyendo:

  • Mostrar si las hernias o la protruberanciadel material entre los cuerpos vertebrales, llamados discos intervertebrales, empujan las raíces nerviosas o la médula.
  • Describir una enfermedad que por lo general acompaña la degeneración de los huesos y los tejidos blandos que rodean el conducto raquídeo, llamada estenosis vertebral. En esta condición, el conducto raquídeo se hace estrecho mientras que los tejidos circundantes se agrandan debido al desarrollo de espolones óseos (osteófitos) y ligamentos adyacentes.


La mielografía también puede utilizarse para evaluar las siguientes condiciones cuando las imágenes de resonancia magnética no pueden llevarse a cabo, o como complemento de las RMN:

  • Tumores.
  • Infección.
  • Inflamación de la membrana aracnoidea que cubre la médula espinal.
  • Lesiones en la médula espinal causadas por enfermedad o trauma.

Un mielograma puede mostrar si el tratamiento quirúrgico es prometedor para un caso determinado y, en caso de serlo, puede ayudar a planificar la cirugía.

Preparación

Su médico le dará instrucciones detalladas sobre cómo prepararse para su mielograma.

Debe informar a su médico sobre cualquier medicación que se encuentre tomando y si sufre de alergias, en especial al bario o a los medios de contraste ionizados. También informe a su médico sobre sus enfermedades recientes o cualquier otra condición médica.

Específicamente, el médico necesita saber si usted está ingiriendo algún medicamento que deba interrumpirse unos pocos días antes de realizar el procedimiento y si tiene antecedentes de reacciones adversas al medio de contraste utilizado en el mielograma.

Algunas drogas deben interrumpirse uno o dos días antes de realizar la mielografía. Incluyen ciertos medicamentos antipsicóticos, antidepresivos, anticoagulantes, y drogas—especialmente metformina—que se utilizan para tratar la diabetes. El tipo más importante de medicación que debe interrumpirse son los diluyentes de sangre (anticoagulantes). Si está tomando diluyentes de sangre, deberá hablar con su médico sobre métodos alternativos para mantener el tratamiento de anticoagulación durante el mielograma. Por ejemplo, los diluyentes de sangre intravenosos tal como la heparina pueden usarse después de dejar de tomar los diluyentes de sangre convencionales, de acción más larga.

Muchas drogas utilizadas para tratar convulsiones no son indicadas antes de realizar el mielograma. En consecuencia, también es importante que el personal médico conozca con anterioridad si sufre de convulsiones para poder ayudarlo a interrumpir la medicación para las convulsiones unos días antes del mielograma. A pesar de que las reacciones al medio de contraste ionizado utilizado en el mielograma son extremadamente raras, usted debe informar a su médico si ha tenido anteriormente una reacción alérgica grave al medio de contraste o a otra medicación. Además, por favor mencione si sufre de alergias a otras sustancias no médicas o si tiene antecedentes de asma. En tal caso, será observado cuidadosamente para controlar posibles reacciones al momento de inyectar el medio de contraste. La alergia a sustancias que contienen yodo puede ser especialmente riesgosa.

Por lo general, se les indica a los pacientes que aumenten el consumo de líquidos el día anterior al mielograma programado, ya que es importante estar bien hidratado. Se deben evitar los alimentos sólidos durante varias horas previas al examen, pero puede continuarse con la ingesta de líquidos.

Se le puede solicitar que se quite toda o parte de su vestimenta y que utilice una bata durante el examen. También se le puede solicitar que se quite joyas, dentadura postiza, lentes y cualquier objeto de metal o vestimenta que pueda interferir con las imágenes de rayos X.

Las mujeres siempre deben informar a su médico y al tecnólogo de rayos X si existe la posibilidad de embarazo. Muchos exámenes por imágenes no se realizan durante el embarazo ya que la radiación puede ser peligrosa para el feto. En caso de que sea necesario el examen de rayos X, se tomarán precauciones para minimizar la exposición del bebé a la radiación.

Al finalizar el mielograma, al paciente por lo general se queda en un área de observación por 1-2 horas y luego se le da de alta. A menos que deba pasar la noche en el hospital, deberá acordar con un familiar o amigo para que lo acompañe de regreso a su casa.

Realización del examen

Este examen generalmente se realiza en pacientes ambulatorios.

Mientras el paciente yace boca abajo en la mesa de examen, el radiólogo utilizará el fluoroscopio, que proyecta imágenes radiográficas en una secuencia similar a una película en el monitor, para visualizar la columna vertebral y determinar el mejor lugar para inyectar el medio de contraste.

El material de contraste por lo general es inyectado en la región lumbar inferior, ya que se considera que es más sencillo y seguro. Ocasionalmente, si se considera más seguro o más útil, el material de contraste será inyectado en la región cervical superior de la columna.

En el lugar de la inyección, se limpiará la piel y luego adormecida con anestesia local. Dependiendo de la ubicación del pinchazo, se ubicará al paciente de costado, sobre el abdomen, o se lo mantendrá sentado mientras se inserta la aguja. En algunos casos, se les colocarán a los pacientes en posición sentado. Se hace avanzar la aguja, por lo general bajo guía con fluoroscopía, hasta que su punta se queda dentro del espacio subaracnoidea dentro del conducto raquídeo, en cuyo momento se obtiene un flujo lento pero libre de fluido. En caso de ser requerido por el médico remitente, se extraerá una pequeña cantidad de líquido cefalorraquídeo para estudios de laboratorio. El material de contraste luego se inyecta a través de la aguja, se remueva la aguja y la piel en el sitio del pinchazo de vuelve a limpiar. El paciente luego queda en posición sobre la mesa, por lo general boca abajo.

Nuevamente utilizando el fluoroscopio como guía, el radiólogo lentamente inclina la mesa de rayos X de manera para permitir que el material de contraste circule hacia arriba o hacia abajo dentro del espacio subaracnoideo y que rodee las raíces nerviosas o la médula espinal. Mientras se incline la mesa, el radiólogo controlará el flujo del contraste con fluoroscopía, focalizándose en el área correlacionada con los síntomas del paciente. En este punto, el paciente posiblemente se reposicione de costado y el dichas imágenes, es importante mantenerse inmóvil para reducir la posibilidad de imágenes borrosas.Cuando estas imágenes se haya completadas, se hacer regresar la mesa a posición horizontal, y al paciente se le permite ponerse boca arriba y asumir una posición de mayor comodidad mientras el radiólogo revise las imágenes.

Una tomografía axial computada (TAC) a menudo se realiza inmediatamente después de la conclusión de la mielografía cuando el material de contraste todavía se encuentra presente en el conducto raquídeo. Esta combinación de estudios por imágenes se conoce como mielografía con TAC.

Un examen de mielografía por lo general se completa dentro de los 30 a 60 minutos. Una TAC agregará otros 30 a 60 minutos en el tiempo total de examen.

Post examen

Después de concluir el mielograma, al paciente se la llevará a un área de recuperación donde se observan las señales vitales y condiciones generales del paciente por una a dos horas. Algunos establecimientos tienen comodidades para que los pacientes permanezcan en un área de recuperación descansando con la cabeza elevada en un ángulo de 30° a 45° por un tiempo de hasta cuatro horas. Es posible que se lo aliente a que ingiera líquidos en esta ocasión para ayudarlo a eliminar el material de contraste de su organismo y evitar el dolor de cabeza.

Luego del mielograma, debe evitar la actividad física intensa y no inclinarse durante uno o dos días.

Deberá informar al profesional de la salud que lo atiende si tiene fiebre, náuseas o vómitos excesivos, fuerte dolor de cabeza durante más de 24 horas, rigidez en el cuello o entumecimiento en las piernas. También deberá informar si tiene problemas al orinar o evacuar.

Riesgos

Los riesgos de este procedimiento están asociados con la mielografía. La mayoría de los pacientes no experimenta ningún efecto secundario. El efecto secundario más frecuente es el dolor de cabeza, el cual desaparece habitualmente en uno o dos días, con descanso e ingestión de líquidos. Otros efectos secundarios incluyen náusea, mareo, dolor generalizado, convulsiones o infección (raro).

El dolor de cabeza se puede desarrollar cuando hay una fuga de líquido cefalorraquídeo hacia el interior del tejido que rodea a la columna. Si persiste el dolor de cabeza, parte de la sangre del propio paciente, tomada de una de sus venas del brazo, se inyecta dentro del espacio epidural (llamado parche hemático). Este procedimiento detiene la fuga de líquido cefalorraquídeo y ayuda a resolver el dolor de cabeza del paciente.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy