Neuropatía diabética

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20110822 mgb Neuropatía diabética .jpg

Es una complicación frecuente de la diabetes en la cual se presenta daño a los nervios como resultado de los altos niveles de azúcar en la sangre (hiperglucemia).

Etiología

Las personas con diabetes con frecuencia desarrollan daño temporal o permanente en el tejido nervioso. Las lesiones en los nervios son causadas por una disminución del flujo sanguíneo y por los altos niveles de glucemia y tiene mayores posibilidades de desarrollarse si los niveles de glucemia no están bien controlados.

Algunos diabéticos no desarrollarán daño neurológico, mientras que otros pueden desarrollar esta afección en una etapa temprana. En promedio, los síntomas comienzan de 10 a 20 años después del diagnóstico de diabetes. Aproximadamente el 50% de las personas con diabetes finalmente desarrollará daño neurológico.

Las lesiones a los nervios periféricos pueden afectar los nervios del cráneo (pares craneales) o los de la columna vertebral y sus ramificaciones. Este tipo de lesión nerviosa (neuropatía) tiende a desarrollarse en etapas.

Las neuropatías autónomas afectan los nervios que regulan las funciones vitales involuntarias, incluyendo el músculo cardíaco y los músculos lisos.

Fisiopatología

  • Isquemia: Estudios histológicos de los nervios distales muestran alteraciones de la microcirculación (engrosamiento de la membrana basal, agregados plaquetarios.), que conducen a una hipoxia tisular y cambios celulares. La disminución del oxido nítrico endotelial contribuye a esta hipoxia. Se ven afectados los vasa nervorum.
  • Alteraciones metabólicas: Son varias las alteraciones metabólicas que dan lugar a neuropatía. Por un lado el exceso de glucosa provoca un aumento de la función de la vía de los polioles con formación de sorbitol y de fructosa que se acumulan en las células nerviosas, provocando lesiones en ellas. Además la disminución del mioinositol intracelular ocasiona cambios celulares que alteran la estructura de forma irreversible. Finalmente el déficit de PGE1 y de L-carnitina alteran el funcionamiento de la transmisión nerviosa.
  • Alteraciones inmunológicas: Los nervios periféricos se encuentran afectados por infiltración de linfocitos T. Anatomopatológicamente se observa desmielinización y degeneración de los axones, con fibrosis y cambios en el final de la placa motora.

Síntomas

Tubo digestivo:


Piernas y brazos:

  • Dolor profundo, con mayor frecuencia en los pies y en las piernas.
  • Pérdida de la sensación de calor o frío.
  • Calambres musculares.
  • Entumecimiento (si los nervios están gravemente dañados, la persona puede no estar consciente de que se le ha infectado una ampolla o una herida menor)
  • Hormigueo o sensación de ardor en las extremidades, particularmente los pies.
  • Debilidad.


Otros síntomas:

Nota: Los síntomas varían dependiendo del nervio o nervios afectados y pueden ser distintos a los antes enumerados. Los síntomas suelen desarrollarse de forma gradual con los años.

Diagnóstico

Con el examen físico, incluyendo pruebas del sistema nervioso (neurológicas) y sensoriales, se pueden diagnosticar neuropatías. Un hallazgo inicial frecuente es la ausencia del reflejo aquíleo.

Los médicos a menudo verifican la pérdida de la sensibilidad en los pies con un instrumento similar a un cepillo llamado monofilamento.

Asimismo, se pueden llevar a cabo pruebas electrodiagnósticas.

Pronóstico

El tratamiento alivia el dolor y puede controlar algunos de los síntomas, pero la enfermedad generalmente sigue empeorando.

Complicaciones

  • Lesión en los pies debido a la pérdida de la sensibilidad.
  • Degradación muscular y desequilibrio.
  • Control deficiente de la glucemia debido a las náuseas y los vómitos.
  • Degradación (ulceración) de la piel y tejidos blandos que puede requerir amputación.

Además, la neuropatía puede enmascarar una angina, el dolor de advertencia en el pecho para cardiopatía y ataque cardíaco.

Prevención

El control estricto de los niveles de glucemia puede prevenir el desarrollo de neuropatía en muchas personas con diabetes tipo 1 y puede disminuir la gravedad de los síntomas.

Además, el cuidado regular de los pies puede evitar que una pequeña infección empeore, razón por la cual, ninguna cita para el cuidado de la diabetes es completa sin un examen minucioso de los pies.


Recomendaciones

  • Lave sus pies con agua tibia —no caliente— y un jabón suave todos los días.
  • Seque bien sus pies, especialmente entre los dedos. Use una toalla suave y séquelos con palmaditas delicadas, sin frotarlos.
  • Suavice la piel de sus pies aplicando una crema o loción a base de lanolina; en particular en los talones. Si la piel está agrietada, consulte a su médico acerca de cómo tratarla.
  • Mantenga sus pies secos poniéndoles talco no medicinal antes de colocarse los zapatos, los calcetines o las medias.
  • Revise sus pies todos los días. Quizá necesite un espejo para observar la planta de sus pies. Consulte a su médico si usted tiene enrojecimiento, hinchazón, dolor persistente, adormecimiento u hormigueo en cualquier parte de su pie.
  • No se haga tratamientos en callos, endurecimientos de la piel o juanetes sin consultar antes con su médico.
  • Corte las uñas de los pies en forma recta pare evitar que se le encarnen. Puede ser útil remojar las uñas en agua tibia para suavizarlas antes de cortarlas. Límese los bordes de las uñas con mucho cuidado.
  • No deje que sus pies se calienten o enfríen demasiado.
  • No camine descalzo.
  • No use zapatos sin ponerse calcetines.
  • No use sandalias u otro calzado que deje sus dedos al descubierto.
  • Evite los zapatos de tacón alto y los zapatos terminados en punta.
  • Use calcetines o medias bien acolchados que tengan 0,5 pulgadas (1,3 cm) más de longitud que su dedo más largo. No use calcetines elastizados, calcetines de nylon, calcetines con una liga o banda elástica en la parte superior, ni calcetines con costuras internas.
  • No use calzado incómodo o ajustado que le roce o lesione los pies. Si ya ha tenido problemas con zapatos que no le quedaban bien, quizá desee ir adonde le hagan zapatos a su medida.
  • Consulte con su médico antes de comprar zapatos o aparatos ortóticos especiales.
  • Compre el calzado nuevo al final del día, cuando sus pies están algo hinchados. Si el calzado le resulta cómodo cuando sus pies están hinchados, probablemente será cómodo durante todo el día.
  • Ablande los zapatos nuevos poco a poco, usándolos no más de una hora al día durante varios días.
  • Cambie su calzado y sus calcetines todos los días. Tenga al menos dos (2) pares de zapatos para que pueda alternar los pares día por medio.
  • Revise el interior del calzado todos los días para controlar que no haya ciertos elementos, como gravilla o partes descocidas dentro del zapato Estos elementos podrían rozar contra sus pies y provocarle ampollas o úlceras.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.