Osteomielitis

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20080611 mgb Osteomielitis .jpg

Es una infección ósea aguda o crónica, causada generalmente por bacterias.

Etiología

Con frecuencia, la infección que causa la osteomielitis se origina en otra parte del cuerpo y se disemina al hueso por medio de la sangre. El hueso puede haber estado predispuesto a la infección debido a un trauma reciente.

En los niños, por lo general, se afectan usualmente los huesos largos, mientras que en los adultos se afectan más comúnmente las vértebras y la pelvis. La infección ósea puede ser producida por bacterias o por hongos. Cuando el hueso está infectado, se produce pus dentro del mismo, lo cual puede causar un absceso , y dicho absceso priva luego al hueso de su suministro sanguíneo.

La osteomielitis crónica se produce cuando el tejido óseo muere a causa de la pérdida de suministro sanguíneo. Esta infección crónica puede persistir en forma intermitente por años.

Los factores de riesgo son trauma reciente, diabetes, hemodiálisis y drogadicción intravenosa. Las personas que se han sometido a una extirpación de bazo también se encuentran en alto riesgo de padecer esta enfermedad, cuya incidencia es 2 casos por cada 10.000 personas.


Clasificación

Según las formas clínicas puede ser:

  • Agudas.
  • Subagudas.
  • Crónicas.
  • Formas especiales.


Según su patogenia, puede ser:

  • Hematógena.
  • Exógena.
  • Yatrogénica.


Patogenia

El germen puede llegar al hueso por dos vías: hematógena o directa.

En el primer caso hablamos de osteomielitis hematógena, cuando el germen llega al hueso arrastrado por el torrente sanguíneo (bacteremia). El germen parte de un foco infeccioso preexistente (piodermitis, furúnculo, antrax, faringoamigdalitis, neumonitis), pasa al torrente sanguíneo (bacteremia) y de allí se instala en el hueso. Se ubica de elección en la metáfisis, donde se produciría una lentificación del flujo sanguíneo y permitiría la anidación del germen. Concomitantemente hay un compromiso vascular de mayor o menor magnitud, pero que siempre lleva implícito una grave riesgo de la irrigación de tejido óseo. La consecuencia es la necrosis ósea (secuestro). Por lo tanto, en la osteomielitis hematógena, el concepto de necrosis ósea avascular es consustancial al concepto de osteomielitis.

La extensión de la necrosis ósea alcanza a todo el territorio del tejido irrigado por el sistema vascular comprometido. Si el vaso arterial resulta ser de calibre importante, como una arteria nutricia o alguna de sus ramas, la necrosis ósea puede comprometer gran parte o la totalidad de la diáfisis del hueso (secuestro masivo).

La gran frecuencia de infecciones de la piel en los niños, hace que este grupo de edad tenga más osteomielitis que otros grupos de edades. El cuadro clínico se presenta en los niños en forma aguda, por lo cual el diagnóstico lo rotulamos de « osteomielitis aguda hematógena del niño» , haciendo referencia al cuadro clínico y la vía de infección ósea. Con frecuencia no se encuentra la puerta de entrada de la infección.

En la osteomielitis por vía directa, el germen llega al hueso a través de una herida que se infecta (cortante, contusa, punzante, por proyectil, quirúrgica, fractura expuesta, etc.).

El proceso histopatológico es esencialmente idéntico, pero en cambio es de límites locales con los caracteres de una osteomielitis focalizada.


Síntomas

  • Dolor en el hueso.
  • Hinchazón local, enrojecimiento y calor.
  • Fiebre.
  • Náuseas.
  • Malestar general, inquietud, sensación de enfermedad (malestar).
  • Drenaje de pus a través de la piel (en la osteomielitis crónica).


Otros síntomas que pueden estar asociados con esta enfermedad son:

  • Sudoración excesiva.
  • Escalofrío.
  • Lumbago.
  • Hinchazón de tobillos, pies y piernas.

Diagnóstico

Un examen físico muestra sensibilidad ósea y posiblemente hinchazón y enrojecimiento.


Los exámenes pueden ser:


Esta enfermedad puede alterar los resultados de los siguientes exámenes:

  • Radiografía de las articulaciones.
  • Radiografía de las manos.
  • Radiografía de la extremidad.
  • Radiografía del hueso.
  • Isoenzima ALP (fosfatasa alcalina).
  • Fosfatasa alcalina.

Pronóstico

El pronóstico de la osteomielitis aguda generalmente es bueno cuando se recibe tratamiento.

El pronóstico es desalentador en el caso de la osteomielitis crónica, incluso si se lleva a cabo una cirugía. Es posible que se requiera una amputación, especialmente en diabéticos u otros pacientes con circulación sanguínea deficiente. El pronóstico es reservado en aquellas personas que tienen una infección por una prótesis.


Complicaciones

  • Osteomielitis crónica.
  • Diseminación local de la infección.
  • Disminución de la función de la extremidad o de la articulación.
  • Amputación.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy