Síndrome de muerte súbita del lactante

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
El acostar siempre al bebé boca arriba disminuye el riesgo del Síndrome de muerte súbita.

Es la muerte repentina e inesperada de un niño menor de 1 año de edad, en la cual una autopsia no revela una causa explicable de la muerte.

Etiología

Desde 1992, las tasas del síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) han bajado en forma considerable, cuando por primera vez se alertó a los padres sobre la conveniencia de acostar a los bebés de lado o boca arriba para reducir la posibilidad del Síndrome de muerte súbita. Infortunadamente, el Síndrome de muerte súbita sigue siendo una causa significativa de muerte de bebés menores de un año.

La causa se desconoce. Se han postulado numerosas teorías y muchos médicos e investigadores creen en la actualidad que este síndrome no es un fenómeno único causado siempre por los mismos problemas médicos, sino que la muerte del bebé es ocasionada por varios factores diferentes.

Entre los factores se pueden incluir problemas con la estimulación del sueño y una incapacidad para percibir una acumulación de dióxido de carbono en la sangre. Casi todos los casos de Síndrome de muerte súbita se presentan de una manera inadvertida y asintomática cuando se cree que el bebé está dormido.

El Síndrome de muerte súbita tiene más probabilidades de ocurrir entre los 2 y 4 meses de edad y el 90% se presenta hacia los 6 meses. Ocurre con mayor frecuencia en los meses de invierno; también se presenta una tasa mayor entre los nativos americanos y en las personas de raza negra.

Genética

Podría existir una característica que predisponga genéticamente a un bebé al Síndrome de muerte súbita. A veces, algunos trastornos metabólicos (hereditarios en algunos casos) se han confundido con el Síndrome de muerte súbita.

Uno de estos trastornos, conocido como deficiencia de acylCoA deshidrogenada de cadena media (medium chain acylCoA dehydrogenase deficiency), impide que el niño pueda procesar los ácidos grasos. Una acumulación de estos metabolitos ácidos podría ocasionar una interrupción rápida y fatal de la respiración y de la función cardiaca.

Si en la familia existe una historia médica de este tipo de trastorno, o si se ha producido alguna muerte inexplicable (especialmente más de un caso) debe realizarse a los padres del bebé un estudio genético por medio de un análisis de sangre para determinar si son portadores de este trastorno. Si uno de los padres o ambos son portadores, el bebé deberá ser analizado después de nacer (estudio de muy bajo costo).

Por esta razón, la autopsia adquiere una importancia fundamental. Los tejidos del niño pueden ser analizados para detectar trastornos metabólicos conocidos.

Posición para dormir del bebé

En el año 1992, la Academia Americana de Pediatría (American Academy of Pediatrics) recomendaba las posiciones boca arriba o de costado para acostar a dormir a los bebés con el objetivo de disminuir la incidencia del Síndrome de muerte súbita. Sin embargo, en el año 1996, luego de haber analizado muchas investigaciones, concluyeron que la posición más segura para acostar a dormir a los bebés es boca arriba. Las investigaciones señalaban que el riesgo del Síndrome de muerte súbita es mayor si los bebés duermen de costado, porque en esta posición es más fácil para el bebé girar hacia la posición boca abajo.

Muchos padres acuestan a sus bebés boca abajo porque temen que estos puedan atragantarse si vomitan o regurgitan mientras duermen. Sin embargo, en los países que recientemente adoptaron la posición boca arriba se han realizado muchas investigaciones al respecto. Estas investigaciones concluyeron que la posición boca arriba no aumenta la incidencia de aspiración, neumonía, atragantamiento y otros trastornos. Asimismo, la literatura médica relativa a este tema no ha encontrado relación entre la posición boca arriba para acostar a dormir a los bebés y el riesgo de atragantamiento.

En algunos casos los médicos recomiendan que determinados niños duerman boca abajo si padecen ciertos trastornos como reflujo gastroesofágico o determinadas patologías de la vía aérea superior que podrían predisponerlos a un atragantamiento o a problemas respiratorios si duermen boca arriba. Si los padres están inseguros acerca de la posición en que debe dormir su bebé, deben conversar acerca de este tema con el médico del niño u otro profesional.

Ciertos estudios sugieren que la posición boca arriba podría aumentar la incidencia de plagiocefalia o “cabeza chata” en el bebé. Sin embargo, se trata de una característica benigna que desaparece por sí sola cuando el niño comienza a sentarse. Esta característica puede revertirse simplemente con girar la cabeza del bebé alternando diferentes posiciones para que no apoye siempre sobre el mismo lado (por ejemplo, una semana hacia la derecha, otra semana hacia la izquierda). También se puede rotar la ubicación del bebé en la cuna, para que pueda observar la actividad exterior (por ejemplo, la puerta de la habitación).

Se recomiendan los momentos de juego boca abajo mientras el bebé está despierto y es supervisado por una persona adulta. Estos momentos de juego boca abajo contribuyen a fortalecer los músculos de la parte superior de su cuerpo y el desarrollo motriz. Además, los momentos de juego boca abajo disminuyen las áreas chatas en la parte posterior de la cabeza del bebé (“cabeza chata” o plagiocefalia).

Los bebés manifiestan una preferencia a determinada posición desde que nacen hasta los 4-6 meses de edad. Si desde el día que nacen son acostados boca arriba, ellos finalmente aceptarán esta posición y se acostumbrarán a ella.


Factores de riesgo

Los siguientes factores han sido vinculados a un mayor riesgo de Síndrome de muerte súbita:

  • Bebés que duermen boca abajo.
  • Bebés que están en torno al humo del cigarrillo mientras están en el útero o después de nacer.
  • Bebés que duermen en la misma cama con sus padres.
  • Bebés que tienen tendidos de cama blandos en las cunas.
  • Partos múltiples (ser mellizo, trillizo, etc.)
  • Bebés prematuros.
  • Bebés con un hermano o hermana que padeció Síndrome de muerte súbita.
  • Madres que fuman o consumen sustancias psicoactivas.
  • Madres adolescentes.
  • Intervalos de tiempo cortos entre embarazos.
  • Cuidado prenatal tardío o ningún cuidado prenatal.
  • Situaciones de pobreza.

Este síndrome afecta más a los niños que a las niñas. Aunque los estudios muestran que los bebés con estos factores de riesgo mencionados arriba presentan más probabilidades de resultar afectados, el impacto o importancia de cada factor aún no está bien definido ni entendido.


Síntomas

No hay ningún síntoma. Los bebés que mueren a causa del Síndrome de muerte súbita no parecen sufrir ni luchar.

Diagnóstico

Con los resultados de la autopsia no se puede determinar la causa de muerte, pero éstos pueden ser útiles si se los ve como un medio de aportar algo al conocimiento existente acerca del Síndrome de muerte súbita. Las leyes estatales pueden exigir una autopsia en caso de una muerte inexplicable.


Prevención

Las pautas de la Academia Estadounidense de Pediatría (American Academy of Pediatrics), emitidas en octubre de 2005, recomiendan lo siguiente:

  • Acueste siempre a los bebés a dormir boca arriba (incluso durante las siestas). NO acueste a los bebés a dormir boca abajo. Dormir de lado es inestable y también se debe evitar. Permitir que el bebé ruede sobre su vientre mientras está despierto puede impedir que se forme un punto plano (debido al hecho de dormir en una posición) en la parte posterior de la cabeza.
  • Acueste a los bebés solamente en una cuna. NUNCA permita que el bebé duerma en la cama con otros niños o adultos y tampoco lo acueste a dormir sobre superficies diferentes a cunas, como un sofá.
  • Deje que los bebés duerman en el mismo cuarto (NO en la misma cama) que sus padres. En lo posible, las cunas de los bebés deben estar ubicadas en la alcoba de los padres para permitir la alimentación por la noche.
  • Evite los tendidos de cama blandos. Los bebés deben estar en colchones para cunas firmes, apretados, bien ajustados, y sin cobertores. Use una frazada liviana para cubrir el bebé. No utilice almohadas, cobertores ni edredones.
  • Verifique que la temperatura ambiente no esté muy caliente. La temperatura ambiente debe ser confortable para un adulto con ropas ligeras. El bebé no debe estar caliente al tacto.
  • Ofrézcale al bebé un chupete (biberón) al irse a dormir. Los chupetes (biberones) a la hora de la siesta y a la hora de ir a dormir pueden reducir el riesgo de Síndrome de muerte súbita. Los médicos creen que los chupetes podrían permitir que las vías respiratorias se abran más o impedir que el bebé caiga en un sueño profundo. Un bebé que se despierta más fácilmente puede en forma automática salirse o abandonar una posición peligrosa. Si el bebé está lactando, es mejor esperar hasta un mes antes de ofrecerle un chupete, de manera que esto no interfiera con la lactancia. No fuerce a un bebé a usar chupete.
  • No utilice monitores de respiración ni productos comercializados como formas de reducir el Síndrome de muerte súbita. En el pasado, en las familias con antecedentes de este problema, se recomendaba el uso de monitores caseros para apnea (respiración), pero la investigación concluyó que no tenían efecto y su uso ha cesado en gran medida.


Otras recomendaciones de los expertos en Síndrome de muerte súbita:

  • Mantenga al bebé en un ambiente libre de humo.
  • Amamante a su bebé si es posible: la lactancia disminuye la incidencia de algunas infecciones de las vías respiratorias altas que pueden influir en el desarrollo de Síndrome de muerte súbita.
  • NUNCA le dé miel a un bebé menor de 1 año, ya que ésta puede causar botulismo infantil en niños muy pequeños, enfermedad que puede estar asociada con el Síndrome de muerte súbita.
  • Hasta que la naturaleza de la enfermedad no se comprenda por completo, la prevención total no será una realidad.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy