Talidomida

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20110505 mgb Talidomida .jpg

La talidomida es un fármaco que fue comercializado entre los años 1958 y 1963 como sedante y como calmante de las náuseas durante los tres primeros meses de embarazo (hiperémesis gravídica).

Como sedante tuvo un gran éxito popular ya que no causaba casi ningún efecto secundario y en caso de ingestión masiva no era letal. Este medicamento, producido por Chemie Grünenthal, de Alemania, provocó miles de nacimientos de bebés afectados de focomelia, anomalía congénita caracterizada por la carencia o excesiva cortedad de las extremidades.

La talidomida afectaba a los fetos de dos maneras: bien que la madre tomara el medicamento directamente como sedante o calmante de náuseas o bien que el padre lo tomara, ya que la talidomida afecta al esperma y transmite los efectos nocivos ya en el momento de la concepción. Cuando se comprobaron los efectos teratogénicos (que provoca malformaciones congénitas), del medicamento, éste fue retirado con más o menos prisa en los países donde había sido comercializado bajo diferentes nombres. España fue de los últimos países al retirarlo el año 1963.

Investigando se descubrió que había dos talidomidas distintas, aunque de igual fórmula molecular, en las cuales cambiaba la disposición de los grupos en un carbono, que hasta entonces no se tenía en cuenta. Están pues (según la nomenclatura actual) la forma R (que producía el efecto sedante que se buscaba) y la S (que producía efectos teratogénicos). Este descubrimiento produjo que a partir de ese momento se tuviese en cuenta la esteroisomería en moléculas, utilizando el sistema R-S actual.

En 1998, la Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU. (Food and Drug Administration, FDA) aprobó el medicamento talidomida (Thalomid®) para el tratamiento de un trastorno grave de la piel. En 2006, la FDA también lo aprobó para el tratamiento de una forma de cáncer.


Historia

La talidomida se recetó por primera vez a finales de la década de 1950 en Europa para tratar la ansiedad, el insomnio y, en las mujeres embarazadas, las náuseas matutinas. Se comercializó en Europa y, además, en Japón, Australia y Canadá. Se retiró del mercado a comienzos de la década de 1960, cuando los médicos descubrieron que producía terribles malformaciones fetales. Unos 10,000 niños de todo el mundo nacieron con graves malformaciones porque sus madres habían tomado el medicamento durante la primera etapa del embarazo.

Hasta 1998, la talidomida no se había aprobado en los Estados Unidos. En gran medida, se debió al escepticismo de la Dra. Frances Kelsey, funcionaria de la FDA. La Dra. Kelsey quería tener pruebas de que la talidomida no presentaba riesgos para los seres humanos y, en particular, para los embriones. A finales de 1961, la singular capacidad que tenía este medicamento para provocar malformaciones humanas graves empezó a ser evidente.

La tragedia mundial de la talidomida cambió el modo en que los medicamentos se desarrollan, prueban y reglamentan en los EE.UU., ampliando la autoridad de la FDA considerablemente. A menudo se atribuye a la Dra. Kelsey la confirmación de la reputación de la FDA como la autoridad líder en el mundo en lo referente a la seguridad de alimentos y medicamentos.

Indicaciones

Se ha usado con éxito y como terapia alternativa o de segunda elección para enfermedades como:

Actualmente se están desarrollando estudios con la droga en casos de prostatitis crónica.

Mecanismo de Acción

El uso de la talidomida se hace bajo estricta supervisión médica. Su efecto inmunomodulador y antiinflamatorio se explica mediante la inducción en el incremento de la relación linfocitos T CD8/CD4 por disminución de los linfocitos T colaboradores circulantes, además inhibe la producción de Interleucina 1 y 12, los factores de necrosis tumoral alfa y gamma.

Efectos secundarios

Riesgo de defectos congénitos graves. Incluso una única dosis de talidomida que se tome durante el embarazo puede provocar defectos congénitos graves (problemas físicos presentes en el bebé desde el nacimiento) o la muerte del bebé por nacer.

La talidomida puede provocar daños nerviosos graves (neuropatía periférica) que pueden volverse irreversibles después de que el paciente deje de tomar el medicamento. Los síntomas incluyen sensación de ardor y adormecimiento u hormigueo de los brazos, las manos, las piernas o los pies.

Aparentemente, la talidomida también aumenta el riesgo de formación de coágulos sanguíneos en las personas que se están tratando por mieloma múltiple.

Otros efectos secundarios son:

Contraindicaciones

Está contraindicado en: hipersensibilidad a la talidomida.

Las mujeres que están o pueden quedar embarazadas no deben tomar nunca talidomida.

Se recomienda a las mujeres no amamantar a su bebé mientras están tomando talidomida debido a posibles efectos colaterales en el niño.

Debido a su neurotoxicidad periférica y sus efectos menores sobre el Sistema nervioso central, la talidomida está contraindicada en aquellos pacientes que presenten síntomas de neuropatía o polineuritits de cualquier otra etiología.

40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy