Traumatismo craneal

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20091209 mgb Traumatismo craneal .jpg

Es cualquier tipo de traumatismo que lleva a una lesión del cuero cabelludo, el cráneo o el cerebro. Las lesiones pueden variar desde un pequeño abultamiento en el cráneo hasta una lesión cerebral grave.

Clasificación

El traumatismo craneal se clasifica como cerrado o abierto (penetrante).

  • Traumatismo craneal cerrado: Significa que usted recibió un impacto fuerte en la cabeza al golpear un objeto, pero el objeto no rompió el cráneo.
  • Traumatismo craneal abierto o penetrante: Significa que usted fue golpeado con un objeto que rompió el cráneo e ingresó al cerebro. Esto suele suceder cuando uno se desplaza a alta velocidad, como al salir disparado a través del parabrisas durante un accidente automovilístico. También puede suceder por un disparo en la cabeza.


Existen algunos tipos de traumatismos craneales, incluyendo:

  • La conmoción cerebral, que es el tipo de lesión cerebral traumática más común, en la cual se sacude el cerebro.
  • La contusión, que es un hematoma en el cerebro.

En los pacientes que han sufrido un traumatismo craneal severo, a menudo hay otros sistemas de órganos lesionados. Por ejemplo, un traumatismo craneal algunas veces está acompañado de una lesión en la columna.


Etiología

Entre las causas más comunes de traumatismo craneal se encuentran los accidentes de tránsito, las caídas, la agresión física, al igual que los accidentes laborales, en el hogar, al aire libre o mientras se practican deportes.

Algunos traumatismos craneales causan daño cerebral prolongado o irreversible, el cual puede ocurrir como resultado de una hemorragia intracerebral o de fuerzas que causan directamente daño cerebral. Estos traumatismos craneales más graves pueden ocasionar:

  • Coma.
  • Dolores de cabeza crónicos.
  • Pérdida o cambio en la sensibilidad, la audición, la visión, el gusto o el olfato.
  • Parálisis.
  • Convulsiones.
  • Problemas del habla y el lenguaje.

Síntomas

Los síntomas de un traumatismo craneal pueden ocurrir inmediatamente o desarrollarse con lentitud después de varias horas o días. Incluso si no hay fractura del cráneo, el cerebro puede chocar contra el interior del cráneo y presentar hematoma. La cabeza puede lucir bien, pero el sangrado o la hinchazón dentro del cráneo podría causar complicaciones.

Al encontrarse con una persona que acaba de sufrir un traumatismo craneal, trate de averiguar qué pasó. Si la víctima no puede decírselo, busque indicios y pregúntele a los testigos del accidente. Suponga siempre que en cualquier traumatismo craneal grave también hay una lesión de la médula espinal.

Los siguientes síntomas sugieren la presencia de un traumatismo craneal más grave, distinto a la conmoción cerebral o a la contusión, y requiere tratamiento médico urgente.

  • Cambios o tamaño desigual de las pupilas.
  • Convulsiones.
  • Rasgos del rostro deformados.
  • Secreción de líquido por la nariz, la boca o las orejas (puede ser transparente o sanguinolento)
  • Fractura en el cráneo o en la cara, hematomas faciales, hinchazón en el sitio de la lesión o herida en el cuero cabelludo.
  • Deterioro en los sentidos de la audición, el gusto, el olfato y la vista.
  • Incapacidad de mover una o más extremidades.
  • Irritabilidad (especialmente en los niños), cambios en la personalidad o comportamiento inusual.
  • Pérdida del conocimiento, confusión o somnolencia.
  • Frecuencia respiratoria baja o caída de la presión arterial.
  • Inquietud, torpeza o falta de coordinación.
  • Dolor de cabeza fuerte.
  • Problemas en el habla o visión borrosa.
  • Cuello rígido o vómitos.
  • Mejoramiento inicial seguido de un empeoramiento de los síntomas (cambio en el estado de conciencia)

Primeros auxilios

Consiga ayuda médica de inmediato si la persona:

  • Se torna inusualmente soñolienta.
  • Se comporta de manera anormal.
  • Presenta fuerte dolor de cabeza o rigidez en el cuello.
  • Pierde el conocimiento, incluso brevemente.
  • Vomita más de una vez.


En caso de traumatismo craneal de moderado a grave, tome las siguientes medidas:

  • Llame al número local de emergencias.
  • Revise las vías respiratorias, la respiración y la circulación de la persona y, de ser necesario, inicie la respiración boca a boca y RCP.
  • Si la respiración y la frecuencia cardíaca son normales, pero la persona está inconsciente, trátela como si hubiera una lesión de columna. Estabilice la cabeza y el cuello, colocando las manos en ambos lados de la cabeza de la persona, manteniéndola en línea con la columna y evitando el movimiento. Espere a que llegue la ayuda médica.
  • Detenga cualquier sangrado, presionando firmemente con un pedazo de tela limpio sobre la herida. Si la lesión es grave, tenga cuidado de no mover la cabeza de la persona. Si la sangre empapa la tela, NO la quite, sino que coloque otro pedazo de tela encima de la primera.
  • Si sospecha que se produjo una fractura craneal, NO aplique presión directa en el sitio del sangrado ni TAMPOCO retire ningún residuo de la herida. Cubra la herida con un apósito de gasa estéril.
  • Si la persona está vomitando, gírele la cabeza, el cuello y el cuerpo como una unidad para prevenir el ahogamiento. Esto también protege la columna, la cual siempre se debe presumir lesionada en el caso de un traumatismo craneal. (Los niños con frecuencia vomitan UNA VEZ después de un traumatismo craneal, lo cual puede no ser un problema, pero llame al médico para recibir una orientación adicional.)
  • Aplique compresas de hielo en el área inflamada.
  • Es posible que para un traumatismo craneal leve no se requiera un tratamiento específico; sin embargo, vigile a la persona de cerca por cualquier síntoma preocupante durante las siguientes 24 horas. Los síntomas de un traumatismo craneal grave se pueden demorar. Mientras la persona está durmiendo, despiértela cada 2 ó 3 horas y hágale preguntas simples para verificar su lucidez mental, como ¿cómo te llamas?

Si un niño comienza a jugar o a correr inmediatamente después de recibir un golpe en la cabeza, es probable que la lesión no sea seria. Sin embargo, al igual que con cualquier otro traumatismo craneal, vigílelo de cerca durante 24 horas después del incidente.

Se pueden utilizar medicamentos para el dolor de venta sin receta médica, como paracetamol, en caso de dolor de cabeza leve. NO tome ácido acetilsalicílico (aspirina), ibuprofeno ni otros antinflamatorios debido a que pueden incrementar el riesgo de sangrado.


Que NO hacer

  • NO lave una herida de la cabeza si es profunda o está sangrando mucho.
  • NO retire ningún objeto que sobresalga de una herida.
  • NO mueva a la persona a menos que sea absolutamente necesario.
  • NO sacuda a la persona si parece mareada.
  • NO retire el casco de la víctima si sospecha que se produjo un traumatismo craneal grave.
  • NO levante a un niño que se ha caído si presenta signos de traumatismo craneal.
  • NO tome alcohol dentro de las primeras 48 horas siguientes a un traumatismo craneal grave.


Buscar asistencia médica de emergencia si

Llame al número local de emergencias si:

  • Hay una hemorragia grave en la cabeza o en la cara.
  • La persona presenta confusión, somnolencia, letargo o está inconsciente.
  • La persona deja de respirar.
  • Usted sospecha de una lesión de cuello o traumatismo craneal serio, o la persona presenta cualquier signo o síntoma de un traumatismo craneoencefálico grave.

Prevención

  • Utilice siempre equipos de seguridad apropiados, como cascos para bicicleta y motocicleta, protectores para la cabeza y cinturones de seguridad, cuando realice actividades que podrían provocar traumatismos craneales.
  • Obedezca las señales de tránsito al andar en bicicleta y sea predecible para que los otros conductores puedan determinar su curso.
  • Hágase visible. NO monte en bicicleta de noche, a menos que utilice ropas reflectivas y brillantes y tenga reflectores y linternas.
  • Utilice sillas de seguridad o auxiliares para niños pequeños y bebés, apropiadas para su edad.
  • Cerciórese de que los niños tengan un área segura para jugar.
  • Supervise a los niños de cualquier edad.
  • NO conduzca después de ingerir alcohol y NO permita que lo transporte alguien que usted sepa o sospeche que ha estado bebiendo alcohol o tiene algún otro tipo de alteración.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy