Trombosis

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
20080424 mgb Trombosis .jpg

La producción de un trombo es desencadenada por un proceso patológico en la activación y regulación de la hemostasia, es decir, del proceso de coagulación. Como consecuencia de la alteración de estos mecanismos, los elementos celulares que componen la sangre comienzan a precipitar y a adherirse originando los trombos.

Factores de riesgo

Factores de riesgo trombótico:

Primarios:

  • Congénitos:
    • Déficit de proteína C. Proteína que evita la coagulación.
    • Resistencia a proteína C activada. Aunque liberada en las cantidades necesarias su función se encuentra alterada.
    • Alteraciones de la fase de contacto.
  • Adquiridos:
    • Anticuerpos antifosfolípido: Proteínas de defensa que actúan contra un tipo de lípidos (grasas) denominados fosfolípidos del propio organismo y que son uno de los principales compuestos de las membranas celulares


Secundarios:

  • Anomalías de la coagulación y la fibrinólisis.
  • Anomalías plaquetarias.
  • Anomalías vasculares y reológicas.

Etiología

La formación de un trombo viene condicionada por la tríada de Virchow:

  • Pared vascular: La formación de trombos es estimulada por la pérdida del endotelio, que puede ser causada por estrés hemodinámico, productos derivados del tabaco, aumentos de colesterol y enzimas liberadas por plaquetas y leucocitos.
  • Flujo sanguíneo: Condiciona el tamaño, localización y estructura del trombo.
  • Constituyentes sanguíneos: Las anomalías del sistema hemostático intervienen en la trombosis.

Síntomas

Dependiendo del tamaño y localización del trombo pueden variar algunos de los síntomas:

  • Dolor.
  • Isquemia.
  • Frialdad.
  • Ausencia de pulso.

Diagnóstico

Además de una historia médica completa y un examen físico, los procedimientos de diagnóstico para la trombosis pueden incluir exámenes de sangre adicionales, incluyendo pruebas de hipercoagulabilidad. También se utiliza la inyección de un contraste y la cateterización para diagnosticar la presencia de la trombosis venosa y arterial.

Tipos de Trombosis

Trombosis coronaria

El término trombosis coronaria define la variedad más común de ataque al corazón, y su causa es el bloqueo de una arteria coronaria debido a un trombo, que interrumpe el suministro de sangre a una de las regiones del músculo cardíaco, lesionando el tejido de la zona afectada.

La consecuencia de la trombosis es una angina de pecho o un infarto de miocardio.

La trombosis coronaria es la enfermedad que más muertes causa en el hemisferio occidental. Sin embargo, por cada ataque cardíaco que lleva a la muerte, hay por lo menos dos que no lo son.

Trombosis cerebral

La trombosis cerebral puede causar la muerte o la parálisis de quien la sufre. Esta enfermedad sucede cuando una de las arterias que suministra sangre al cerebro se estrecha, por lo general a causa de asterosclerosis, y el aporte sanguíneo al cerebro resulta tan precario que la sangre forma una coágulo en la porción dañada y bloquea la arteria de forma total o parcial.

El efecto de la trombosis depende de la extensión y localización del área cerebral interesada. Puede dar lugar a una hemiplejía, con parálisis y pérdida de la sensibilidad de una mitad del cuerpo, con pérdida de la capacidad de hablar, torpeza de movimientos, visión borrosa o doble, confusión y pérdida de conciencia. Cuando afecta la parte derecha del cerebro, las manifestaciones se producen en el lado izquierdo del cuerpo, y viceversa.

La parálisis tiende a mejorar algunas horas después de lo ocurrido el ataque, y la recuperación incluye fisioterapia, para devolver la funcionalidad a los miembros afectados, y en su caso logopedia.

La recuperación del enfermo depende de la gravedad del daño inicial, de su edad y del estado físico general, así como del apoyo físico y moral que reciba, y de su fuerza de voluntad para rehabilitarse que le sean prescritos por el médico.

Tromboflebitis

La flebitis, o inflamación de una vena, se origina , por lo general, a partir de la formación en el interior de esta vena de una coágulo de sangre o un trombo que obstaculiza la circulación a través del vaso que ha sido afectado.

Suele presentarse en las venas de los miembros inferiores.

Se manifiesta con dolor, prurito, enrojecimiento, hipersensibilidad y edema o hinchazón.

Las mujeres sufren tromboflebitis con mayor frecuencia que los hombres. Las personas más propensas a padecerlas son aquellas que tienen varices.

El tratamiento incluye reposo y la administración de anticoagulantes para evitar el desarrollo del trombo y la formación de otros.

En los casos más graves en que el tratamiento no resulta eficaz hay que recurrir a la cirugía.

Trombosis de venas profundas

Cuando los trombos se forman en una vena inflamada cerca de la superficie cutánea una tromboflebitis superficial, y cuando se forman en una vena interior originan una tromboflebitis profunda.

Hay numerosas causas posibles de esta dolencia, pero la más importante es la debida a la inmovilidad. Con mayor frecuencia se presenta en las piernas, pero puede parecer también en la parte inferior del abdomen.

Es menos frecuente que la tromboflebitis superficial, y las personas ancianas y las obesas son más propensas a padecerlas.

La trombosis de venas profundas tienen complicaciones de alto riesgo, como el embolismo pulmonar, que puede ser mortal.

Factor V Leiden

El factor de riesgo genético más frecuente para la trombosis venosa es el factor V Leiden, presente en el 5 por ciento de la población general. El factor V es uno de los factores normales de coagulación sanguínea.

El factor V Leiden es una forma cambiada o "mutada" del factor V que se inactiva diez veces más lentamente que el factor V normal. Esto provoca que permanezca más tiempo en la circulación, produciendo un estado de hipercoagulación. En otras palabras, la sangre sigue coagulándose, lo que produce una posible obstrucción.

Una copia del gen del factor V Leiden aumenta el riesgo de trombosis venosa de 4 a 8 veces, mientras que dos copias del gen aumentan el riesgo 80 veces.

Otros defectos coexistentes de la coagulación pueden producirse con el factor V Leiden y, en general, el riesgo de trombosis aumenta en los pacientes que tienen más de un defecto genético.

La mutación del factor V Leiden está implicada en el 20-40 por ciento de los casos de trombosis venosa, y se sospecha en individuos que tienen antecedentes médicos de trombosis venosa o en familias en las que existe una alta incidencia de trombosis venosa.

Prevención

  • No fumar.
  • Tratar de mantener el peso adecuado.
  • Después de una intervención quirúrgica es conveniente poner el cuerpo en movimiento tan pronto como sea posible.
  • Las personas hipertensas y las diabéticas deben seguir su dieta de forma estricta y no abandonar la medicación.
  • Seguir un programa de ejercicios regulares, ya que la trombosis es menos frecuente entre las personas activas o que mantienen un buen estado físico.
  • Las mujeres mayores de 35 años que toman píldoras anticonceptivas deben tomar medidas de prevención, pues los riesgos de la trombosis asociados a la píldora aumenta con la edad; este riesgo se potencia con el consumo de tabaco y el sedentarismo.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy