Cáncer de esófago

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.

Es un tumor canceroso (maligno) del esófago, el tubo muscular que transporta el alimento desde la boca hasta el estómago.


Etiología

El cáncer esofágico se presenta con mayor frecuencia en hombres mayores de 50 años. Existen dos tipos principales de este cáncer: carcinoma escamocelular y adenocarcinoma. Estos dos tipos lucen diferentes el uno del otro bajo el microscopio.

El cáncer esofágico escamocelular está asociado con el tabaquismo y el consumo de alcohol.

Clasificación

Las dos formas más comunes de cáncer de esófago se denominan de acuerdo con el tipo de células que se vuelven malignas (cancerosas):

  • Carcinoma de células escamosas: Cáncer que se forma en las células escamosas, las células delgadas, planas que revisten el esófago. Este tipo de cáncer se encuentra con mayor frecuencia en la parte superior y media del esófago, pero se puede presentar en cualquier lugar del esófago. También se llama carcinoma epidermoide.
  • Adenocarcinoma: Cáncer que comienza en las células glandulares (secretorias). Células glandulares en el revestimiento del esófago que producen y liberan líquidos como el moco. Los adenocarcinomas habitualmente se forman en la parte inferior del esófago, cerca del estómago.

Factores de riesgo

El Síndrome de Barrett, una complicación de la enfermedad del reflujo gastroesofágico (ERGE), aumenta significativamente el riesgo para el desarrollo del adenocarcinoma del esófago. Otros factores de riesgo para el adenocarcinoma del esófago son, entre otros:

Síntomas

Diagnóstico

Los exámenes empleados para ayudar a diagnosticar el cáncer esofágico pueden abarcar:

El examen coprológico puede mostrar pequeñas cantidades de sangre en las heces (oculta).


Pronóstico

El pronóstico (probabilidad de recuperación) y las opciones de tratamiento dependen de los siguientes aspectos:

  • Estadio del cáncer (si afecta parte del esófago o todo el esófago, o si se diseminó hasta otras partes del cuerpo).
  • Tamaño del tumor.
  • Estado general de salud del paciente.

El cáncer esofágico es una enfermedad muy difícil de curar. Cuando este cáncer no se ha diseminado por fuera del esófago, la cirugía puede mejorar las probabilidades de sobrevivir.

La radioterapia se emplea en lugar de la cirugía en algunos casos donde el cáncer no se ha diseminado por fuera del esófago.

Para los pacientes cuyo cáncer se ha diseminado, la cura generalmente no es posible y el tratamiento está dirigido hacia el alivio de los síntomas.


Complicaciones

  • Dificultad para deglutir.
  • Neumonía.
  • Pérdida de peso severa causada por la ingesta insuficiente de alimento.
  • Diseminación del tumor a otras áreas del cuerpo.

Prevención

Lo siguiente puede ayudar a disminuir el riesgo de padecer cáncer escamocelular del esófago:

  • Evitar el tabaquismo.
  • Limitar o eliminar las bebidas alcohólicas.
  • Las personas con síntomas de reflujo gastroesofágico severo deben buscar atención médica.

Los exámenes con EGD (esofagogastroduodenoscopia) y biopsia en personas con síndrome de Barrett pueden llevar a una detección temprana del cáncer y a mejorar la supervivencia. Las personas a quienes se les ha diagnosticado síndrome de Barrett deben someterse a chequeos regulares en busca de cáncer del esófago.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy