Embolia pulmonar

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.

Una embolia pulmonar es un bloqueo súbito de una arteria pulmonar ya sea por grasa, aire, coágulo sanguíneo o células tumorales.

Etiología

En la mayoría de los casos un émbolo pulmonar es causado por un coágulo sanguíneo en una vena, especialmente una vena en la pierna o en la pelvis (área de la cadera). La causa más común es un coágulo sanguíneo en las venas de las piernas, llamado trombosis venosa profunda (TVP).

Muy rara vez, burbujas de aire, gotitas de grasa, líquido amniótico o grupos de parásitos o células tumorales pueden llevar a un émbolo pulmonar.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo para un émbolo pulmonar abarcan los siguientes:

  • Reposo prolongado en cama o permanecer en una posición por mucho tiempo, como un viaje largo en avión o automóvil.
  • Uso de anticonceptivos orales.
  • Cirugía (especialmente cirugía pélvica).
  • Parto.
  • Lesión severa.
  • Quemaduras.
  • Cáncer.
  • Accidente cerebrovascular.
  • Ataque cardíaco.
  • Cirugía del corazón.
  • Fracturas de la cadera o el fémur.
  • Las personas con ciertos trastornos de coagulación también pueden presentar un riesgo mayor.


Síntomas

  • Tos:
  • Dificultad respiratoria.
    • Que comienza súbitamente.
    • Puede ocurrir en reposo o durante actividad.
  • Dolor en las costillas durante la respiración (la persona se agacha o se toma el pecho).
  • Dolor torácico:
    • Debajo del esternón o en un lado.
    • Especialmente agudo o punzante, también puede ser con ardor, agudo o sordo o sensación de pesadez.
    • Puede empeorar al respirar profundamente, al toser, al comer, al inclinarse o al agacharse.
  • Respiración rápida.
  • Frecuencia cardíaca rápida.


Otros síntomas que pueden ocurrir son:

  • Sibilancias.
  • Piel fría y húmeda.
  • Piel azulada.
  • Aleteo nasal.
  • Dolor pélvico.
  • Dolor de pierna, en una o en ambas.
  • Hinchazón en las piernas.
  • Protuberancia asociada con una vena cercana a la superficie del cuerpo, que puede ser dolorosa.
  • Presión arterial baja.
  • Pulso débil o ausente.
  • Mareo o desmayo.
  • Vértigo.
  • Sudoración.
  • Ansiedad.

Diagnóstico

Se pueden realizar los siguientes exámenes para ver qué tan bien están funcionando los pulmones:


Los siguientes exámenes imagenológicos pueden ayudar a determinar dónde se localiza el coágulo sanguíneo:


Otros exámenes que se pueden hacer son:

Pronóstico

Es difícil predecir lo que pasará con el paciente. A menudo, el pronóstico se relaciona con la enfermedad que ha puesto a la persona en riesgo de embolia pulmonar (por ejemplo, cáncer, cirugía mayor, traumatismo). En casos de embolia pulmonar grave, donde se presenta shock e insuficiencia cardíaca, la tasa de mortalidad puede ser mayor del 50%.


Complicaciones

Prevención

La prevención de la trombosis venosa profunda (TVP) entre los pacientes que están en riesgo es muy importante. Para ayudar a prevenir este tipo de trombosis, mueva las piernas con frecuencia o dé un paseo durante los viajes largos en avión, en automóvil y en otras situaciones en las cuales uno esté sentado o acostado por períodos de tiempo prolongados. El hecho de caminar y permanecer activo tan pronto como sea posible, después de una cirugía o durante una afección prolongada, puede reducir el riesgo.

Se puede prescribir terapia con heparina (bajas dosis de heparina inyectadas debajo de la piel) en aquellas personas que están en reposo prolongado en cama.

Algunas veces, los pacientes en el hospital usan botas especiales suaves que automática (y suavemente) aprietan las pantorrillas cada vez. Esto se denomina compresión neumática intermitente que ayuda a mantener la sangre moviéndose y previene su coagulación.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy