Diferencia entre revisiones de «Espondilitis anquilosante»

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Línea 54: Línea 54:
  
 
Algunos pacientes pueden tener [[fibrosis pulmonar]] o [[enfermedad pulmonar restrictiva]].
 
Algunos pacientes pueden tener [[fibrosis pulmonar]] o [[enfermedad pulmonar restrictiva]].
 +
 +
==Recomendaciones==
 +
Es necesario educar al paciente con espondilitis anquilosante. Así, tiene que aceptar sus limitaciones para evitar una mala evolución de la enfermedad y mejorar su calidad de vida. Existen unas pautas o normas que tiene que seguir:
 +
 +
*Evitar las malas posturas.
 +
*No utilizar fajas o corsés que inmovilicen la columna.
 +
*No estar demasiado tiempo en la cama o sentado.
 +
*No coger demasiado peso.
 +
*No [[Tabaquismo|fumar]] para no perjudicar la función respiratoria.
 +
*Darse una ducha matinal para relajar los [[Músculo|músculos]] y aliviar la rigidez matutina.
 +
*Hacer ejercicio físico moderado a diario.

Revisión del 23:21 27 abr 2010

La Espondilitis anquilosante, también llamada Morbus Bechterew, Mal de Bechterew-Strümpell-Marie, Espondilitis reumática y Espondilitis anquilopoyética, es una enfermedad reumática autoinmune crónica.

Pertenece al grupo de las llamadas espondilopatías o espondiloartropatías seronegativas. Seronegativas porque el resultado del análisis de sangre FR (factor reumatoideo) es negativo, a diferencia de la artritis reumatoide que es positivo.

Es una enfermedad que causa inflamación de las articulaciones entre las vértebras de la columna y las articulaciones entre la columna y la pelvis. Esta enfermedad finalmente hace que las vértebras afectadas se fusionen.

En muchos casos la enfermedad se presenta con síntomas muy leves, lo que dificulta mucho su diagnóstico e imposibiliza una estadística relevante.

Etiología

Se desconoce la causa de la espondilitis anquilosante, pero los genes parecen jugar un papel.

La enfermedad comienza con mayor frecuencia entre los 20 y los 40 años de edad, pero puede ocurrir antes de la edad de 10 años y afecta más a los hombres que a las mujeres.

Factores de riesgo

Los factores de riesgo abarcan:

  • Antecedentes familiares de espondilitis anquilosante.
  • Sexo masculino.

Síntomas

La enfermedad comienza con un lumbago que aparece y desaparece.

  • El dolor y la rigidez son peores en la noche, en la mañana o cuando no se está activo.
  • El dolor mejora particularmente con ejercicio o actividad.
  • El dolor de espalda puede comenzar en las articulaciones sacroilíacas (entre la pelvis y la columna). Con el tiempo, puede comprometer toda o parte de la columna.
  • Se puede perder movimiento o movilidad en la columna lumbar y es posible que usted no sea capaz de expandir completamente el tórax, debido al compromiso de las articulaciones intercostales.

La fatiga también es un síntoma común.


Otros síntomas menos comunes abarcan:

  • Inflamación de los ojos o uveítis.
  • Dolor en los talones.
  • Rigidez y dolor en la cadera.
  • Dolor e inflamación articular en los hombros, rodillas y tobillos.
  • Inapetencia.
  • Fiebre leve.
  • Pérdida de peso.

Diagnóstico

Los exámenes pueden ser:

Pronóstico

El curso de la enfermedad es impredecible y los síntomas pueden aparecer y desaparecer en cualquier momento. La mayoría de los pacientes puede valerse por sí mismo, a no ser que las caderas estén seriamente comprometidas.


Complicaciones

En raras ocasiones, las personas pueden tener problemas con la válvula aórtica del corazón (insuficiencia aórtica) y problemas del ritmo cardíaco.

Algunos pacientes pueden tener fibrosis pulmonar o enfermedad pulmonar restrictiva.

Recomendaciones

Es necesario educar al paciente con espondilitis anquilosante. Así, tiene que aceptar sus limitaciones para evitar una mala evolución de la enfermedad y mejorar su calidad de vida. Existen unas pautas o normas que tiene que seguir:

  • Evitar las malas posturas.
  • No utilizar fajas o corsés que inmovilicen la columna.
  • No estar demasiado tiempo en la cama o sentado.
  • No coger demasiado peso.
  • No fumar para no perjudicar la función respiratoria.
  • Darse una ducha matinal para relajar los músculos y aliviar la rigidez matutina.
  • Hacer ejercicio físico moderado a diario.
Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy