Punción lumbar

De Información médica en Ferato, enciclopedia de la salud en español.
Revisión del 16:37 13 dic 2011 de Admin dr (discusión | contribuciones) (→‎Resultados anormales)
(dif) ← Revisión anterior | Revisión actual (dif) | Revisión siguiente → (dif)
20081110 mgb Punción lumbar .jpg

Es un examen para evaluar el líquido que rodea el cerebro y la médula espinal. El líquido cefalorraquídeo, que normalmente es transparente, actúa como un amortiguador, protegiendo el cerebro y la columna de una lesión. El examen también se utiliza para medir la presión en dicho líquido.

Realización del examen

Existen diferentes formas de obtener una muestra de líquido cefalorraquídeo. Una punción lumbar, comúnmente llamada punción raquídea, es el método más común y generalmente se realiza de la siguiente manera:

  • El paciente debe acostarse de lado con las rodillas encogidas hacia el abdomen y la barbilla pegada al tórax. Algunas veces, este procedimiento se realiza con la persona sentada, pero doblada hacia adelante.
  • Después de limpiar la espalda, el médico inyecta anestésico local en la parte inferior de la columna.
  • Se inserta la aguja espinal, generalmente en el área baja de la espalda.
  • Una vez que se ha insertado la aguja adecuadamente, se mide la presión del líquido cefalorraquídeo y se recoge la muestra.
  • Luego, se retira la aguja, se limpia el área y se aplica un vendaje sobre el sitio. Con frecuencia, se le pide al paciente permanecer acostado por un corto período de tiempo después del examen.

Ocasionalmente, se utilizan rayos X especiales para ayudar a guiar la aguja hasta la posición apropiada, lo cual se denomina fluoroscopia.

La punción lumbar con recolección de líquido puede ser también una parte de otros procedimientos, particularmente de una mielografía (radiografía o Tomografía después de que se ha introducido el medio de contraste en el líquido cefalorraquídeo).

Los métodos alternativos para obtener el líquido cefalorraquídeo rara vez se utilizan, pero pueden ser necesarios en el caso de una deformidad o infección en la espalda.

La punción cisternal o suboccipital implica la inserción de una aguja debajo del hueso occipital (parte posterior del cráneo). Esto puede ser peligroso porque está muy cerca del tronco encefálico.

La punción ventricular es aún menos común, pero se puede recomendar cuando es necesario obtener la muestra de líquido cefalorraquídeo en personas con posible hernia cerebral y se realiza generalmente en el quirófano. Se perfora un orificio en el cráneo y se inserta una aguja directamente en uno de los ventrículos del cerebro.

Indicaciones

Este examen se hace para medir las presiones en el líquido cefalorraquídeo y para recoger una muestra de éste con el fin de realizar pruebas adicionales. El líquido cefalorraquídeo se puede utilizar para diagnosticar ciertos trastornos neurológicos, particularmente infecciones (como meningitis) y daño cerebral o daño a la médula espinal.

Valores normales

Los valores normales varían de un laboratorio a otro, pero típicamente fluctúan de la siguiente manera:

  • Presión de 50 a 180 mm H20.
  • Apariencia: transparente, sin color.
  • Proteína total en líquido cefalorraquídeo: 15 a 45 mg/100 mL.
  • Gamma globulina: 3 a 12% de la proteína total.
  • Glucosa en líquido cefalorraquídeo: 50 a 80 mg/100 mL (o aproximadamente 2/3 del nivel de azúcar en la sangre).
  • Conteo de células del líquido cefalorraquídeo: 0 a 5 GB, ausencia de GR.
  • Cloruro: 110 a 125 mEq por litro.

Nota: mg/mL = miligramos por mililitro; mEq/L = miliequivalente por litro


Resultados anormales

Si el líquido cefalorraquídeo luce turbio, eso podría significar que hay una infección o una acumulación de glóbulos blancos o proteína.

Si el líquido cefalorraquídeo luce sanguinolento o rojo, puede ser un signo de sangrado u obstrucción de la médula espinal. Si es marrón, naranja o amarillo, puede ser un signo de aumento de la proteína en el líquido cefalorraquídeo o un sangrado previo (hace más de 3 días).

El aumento de la presión en el puede deberse al aumento de la presión intracraneal (presión en el cráneo); mientras que la disminución en la presión del líquido cefalorraquídeo puede deberse a un tumor de médula espinal, shock, desmayo o coma diabético.

El aumento de la proteína puede deberse a sangre en líquido cefalorraquídeo, diabetes, polineuritis, tumores, lesión y cualquier afección inflamatoria o infecciosa; mientras que la disminución de la proteína es un signo de producción de líquido cefalorraquídeo rápida.

El aumento de los niveles de gammaglobulina puede deberse a enfermedades tales como esclerosis múltiple, neurosífilis o síndrome de Guillain-Barré.

El aumento de la glucosa es un signo de azúcar elevado en la sangre; mientras que la disminución de la glucosa puede deberse a: hipoglucemia (azúcar bajo en la sangre), infección bacteriana o micótica (como meningitis), tuberculosis o ciertos tipos de meningitis.

El aumento de los glóbulos blancos en el líquido cefalorraquídeo puede ser un signo de meningitis, infección aguda, inicio de una enfermedad crónica, tumor, absceso, accidente cerebrovascular, enfermedad desmielinizante (como la esclerosis múltiple).

La presencia de glóbulos rojos en la muestra de líquido cefalorraquídeo puede ser un signo de sangrado en dicho líquido o el resultado de una punción lumbar traumática.

Otras afecciones bajo las cuales se puede realizar el examen son:

Riesgos

Los riesgos de la punción lumbar son, entre otros:

Existe un aumento del riesgo de sangrado en personas que toman anticoagulantes.

Se puede presentar una hernia cerebral si este examen se realiza en una persona con una masa en el cerebro (como un tumor o un absceso) y puede ocasionar daño cerebral o muerte. Este examen no se hace si otro examen o prueba revelan signos de una masa cerebral.

Puede ocurrir un daño a los nervios en la médula espinal, particularmente si la persona se mueve durante el examen.

La punción cisternal o la punción ventricular conllevan riesgos adicionales de daño cerebral y sangrado dentro del cerebro.

Contraindicaciones

  • Síndrome de hipertensión intracraneal: Antes de realizar una punción lumbar se debe valorar si existe un aumento de la presión intracraneal ya que si se tiene y se extrae líquido cefalorraquídeo por punción lumbar se crea un gradiente de presión céfalo–caudal, favoreciendo la aparición de herniación cerebral y provocando el enclavamiento.
  • Inestabilidad hemodinámica: Una flexión excesiva del tronco y del cuello durante la punción lumbar puede producir hipoxia en el neonato y síntomas similares en pacientes con shock.
  • Infección local.
  • Lesión espinal.
40px-Books-aj.svg aj ashton 01.svg.png
Véase También

20px-Star of life2.svg.pngRecuerda que este no es un consultorio médico.

Consulta siempre a tu doctor o profesional médico. La medicina no es una ciencia exacta y pueden existir distintas versiones y opiniones sobre un mismo tema, nosotros no favorecemos ninguna opinión sobre otra, solamente te presentamos las opciones para que hagas tus propias decisiones mejor informado/a. No te automediques.

Compruébelo aquí


Ferato es un sitio de OK Internet, conoce también: Guía Celíaca y Valor de la UF Hoy